"Universidad Brigantia de Estudios Mágicos" es un foro RPG basado en el mundo de J.K. Rowling con temática, tramas y personajes 100% originales creados por el equipo administrativo y los usuarios de este mismo foro"

OGMIOS: 275 PUNTOS
CERRIDWEN: 150 PUNTOS
ARIANRHOD: 35 PUNTOS
SMERTIOS: 175 PUNTOS

Últimos temas
» Plagio de idea!
Lun Jul 15, 2013 1:57 pm por Gerhard Immëndorff

» PANGEA RPG - !UN FORO DIFERENTE! Ven y conócenos.
Sáb Abr 06, 2013 5:04 pm por Morten J. Harket

» Anybody home?
Sáb Abr 06, 2013 4:57 pm por Morten J. Harket

» Morsmorde Era Tom Riddle {Elite} No es cualquier rpg de Hp
Sáb Mar 30, 2013 11:41 am por Invitado

» Morrigan's Mental Asylum FORO NUEVO DE JULIA MCREARY
Lun Mar 25, 2013 2:28 am por Julia McCreary

» San Valentín
Sáb Mar 16, 2013 12:17 am por Aldrich Burroughs

» Necronomicon [Normal]
Vie Mar 08, 2013 1:37 pm por Invitado

» Inferio RPG ~ Afiliación Elite {Nuevos Botones y Nuevo Dominio}
Jue Mar 07, 2013 5:49 pm por Invitado

» Partis Temporus [elite]
Lun Mar 04, 2013 5:04 pm por Invitado

» Into the darkness {Afiliacion Normal}
Lun Feb 25, 2013 6:34 pm por Invitado

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 22 el Dom Sep 09, 2012 11:22 am.

Titanic RPG Photobucket Los Vengadores Clash of Kingdoms Photobucket The Hunger Games RPG Image and video hosting by TinyPic Seven Kingdoms Photobucket The Hole Image and video hosting by TinyPic Guardianes Photobucket C.H.A.O.S. Image and video hosting by TinyPic Image and video hosting by TinyPic Party Is My Life Rol Pretty Little Liars BelovedHogwarts Dirty Passion http://24.media.tumblr.com/tumblr_mbutyvMPnl1rrtdjmo4_100.jpg 7th & Spring Wizards Army The Dark Tales Of Grimm The History of Camelot Prague Project Freedom University The Mundial War RPG Fateful
DISEÑO DE SKIN:Foroactivo.com GRÁFICOS:Julia McCreary
Este foro está creado enteramente para esparcimiento y diversión sin fines de lucro. La temática, tramas y personajes son 100% originales creados por el equipo administrativo y los usuarios de este mismo foro. Todo lo demás, pertenece a J.K.Rowling.

----------

"Universidad Brigantia de Estudios Mágicos" está protegida por una licencia creativa. Cualquier reproducción total o parcial del contenido del foro, así como el diseño, será considerado como plagio. Por favor, se original, no robes ni copies.

En los Alpes Suizos.

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: En los Alpes Suizos.

Mensaje por Charles Luttrell el Jue Ene 17, 2013 10:13 pm

Mientras quitaba la mano de allí a bajo por iniciar con sus propias caderas el claro rose de las entrepiernas, dispuesto a llevar ambas manos a la cintura, a las costillas y pechos de Othi, con el único fin de conducirlos a sus labios, recibía de ella la propuesta de desnudarse. Y no solo eso palabras que no pudieron producir en Charles más que renovadas ganas locas sorprendidas y ardidas en deseo.

- más? - preguntó no con ingenuidad, sino con descaro, tomándola del culo para presionar los sexos en un único vaivén profundo de lo que se vendría. No sucedía que Charles no quisiera darle el gusto a ella y a él también en el mismo proceso, sino que era un muchacho por demás responsable, y por más que a cada minuto imaginara y buscara caminos para acostarse con su prometida con todas la de la ley, había ahí un límite que debía no cruzar.

Llevó las manos hasta el cuello de Othi para besarla profundo en lo que iba a incorporándose para dejar los pantalones y calzones a un lado. recorriendo por el frente el cuerpo de Othi llegó a sus propias prendas para deslizaras mientras la besaba, medio arrodillado en el sillón medio de pie junto al catre. Y terminó por quedar desnudo, arrodillado entre las piernas abiertas de Othi, buscando con una mano la ajena para llevarla al propio sexo, duro y palpitante, claro acompañante de su respiración agitada y sus labios encendidos que de los labios bajaban al cuello respirarle jadeante al oído y recibir los gemidos ajenos del mismo modo.

Con la mano de ella se masturbaba, pasándose por el arco del triunfo la novedad o el asco que a Othi pudiera provocarle aquello. Y ciertos segundos después cuando sintió la calma de fantasía cumplida, no así el sosiego de lo concluido, le abandonó en esa faena para volver a tocarla entre las piernas, encontrarse de nuevo con la humedad de su intimidad, con sus labios suaves que se abrían para dejarlo pasar, sus yemas que buscaban el botón de su placer, y que camino abajo se deslizaban para penetrarla a un dedo por primera vez.

Se adentró despacio, galante, apoyando el codo apuesto en el sofá para con la palma tomarle el cuello, besarla sin orden, pero más lento, pasando de sus labios al resto de su rostro, a esa tersura de su cuello que desde el primer día lo tenía loco. La invadía, hermoseado por la calidez de su interior, por lo rico que se sentía estar dentro de ella aunque fuera a un dedo, a dos... Lo placentero de saberla suya gimiendo y moviéndose debajo de él. Si, saberse el primero tenía su encanto, pero saber que aquella había sido una mujer de hielo, era mucho mayor placer.

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar
Charles Luttrell

Mensajes : 109
Fecha de inscripción : 28/10/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: En los Alpes Suizos.

Mensaje por Othilia van Lieshout el Vie Ene 18, 2013 10:30 am

Tardó un segundo en tragar saliva para encontrar humedad en su seca garganta, quizás fuera algo metafórico la pregunta de Charles pero Othilia sentía el impulso de susurrarle a su oído un – más – seguro y firme, necesitaba tanto cuanto pudiera darle pues no estaba saciada tras experimentar el primer orgasmo, necesitaba volver a sentir todas aquellas emociones a flor de piel para estallar aunque fuera de puro deseo. Otro gemido cuando notó aquel bulto palpitante contra su sensible entrepierna, escondió los labios en su cuello, besó con hambre hasta que fue obligada a separarse para dedicar sus esfuerzos a saborear aquellos dichosos labios que tan loca estaban volviéndole.

Tuvo la tentación de abrir un ojo para observar que tan bien estaba Charles desnudo pero decidió mejor respetar y continuar en la labor de descubrir cada imperfección en la boca del muchacho aunque no hubiera imaginado en la vida que el osado desgraciado tomara su mano para masturbarse. Los ojos de la chica se entreabrieron justo cuando Charles abandonaba su boca para ir a surcar de nuevo su cuello, agitada, respirando como si estuviera ahogándose, miró hacia abajo descubriendo que Charles era el instigador que movía su mano de arriba abajo sobre su palpitante miembro, sintiendo esa piel fina deslizarse en sus manos, la humedad del extremo mezclarse con el leve sudor de sus manos mientras inconsciente apretaba suavemente y esa bendita respiración en su oído, solo la excitaba más, humedecía más sus labios bajos, dejando escapar de vez en cuando un gemido de placer ante la expectativa.

La dejó sola ante la novedad, Othilia abrió la boca para protestar y estuvo a punto de quitar la mano del ardiente miembro pero no, ocurrió todo lo contrario cuando noto ese dedo traicionero inmiscuirse en su interior. Cerró los ojos, arqueó la espalda y casi por inercia, dejando la mano libre en la espalda de Charles, cerrando la palma sobre su piel hasta clavar las uñas en su espalda, obró igual con la mano ocupada, oprimió suavemente el miembro y pegó sus labios a ese hombro desnudo que tenía a su alcance, abriendo la boca solo para morder suavemente la zona, dejando entrever que aquello gustaba mucho más de lo que parecía en primer momento.

El primer gemido fue directo a los labios de Charles que volvían a estar sobre los suyos y a medida que ese dichoso dedo se adentraba en su interior, recorriendo la estrechez por primera vez, Othilia se deshacía en placer y sentía el corazón ahora sí a punto de salir de su pecho, igual, como para hacerle participe de aquello, empezó a mover la mano sobre su viril miembro, gimiendo y moviéndose debajo él, deshaciendo el agarre a su espalda para buscar la barbilla de Charles, obligando a que la mirara a los ojos y sentir que estaba haciendo las cosas bien porque en verdad estaba ya perdiendo la noción de lo real y estaba adentrándose en aquel mundo de fantasías eróticas.

_________________

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar
Othilia van Lieshout

Mensajes : 143
Fecha de inscripción : 08/09/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: En los Alpes Suizos.

Mensaje por Charles Luttrell el Vie Ene 18, 2013 4:23 pm

Obvio que estaba haciendo las cosas bien, estaba desnuda dejándolo tocarla, tocándolo a él, entregándose al momento sin rechazarlo. Incluso si Charles solo hubiera obtenido de aquella excursión el tenerla desvestida sin mayores toqueteos, se hubiera dado por satisfecho. Cada gemido, cada movimiento de su mano delicada de mujer, era un plus incalculable. No asintió con el rostro, al ser reclamada la mirada directo a los ojos, más bien se renovaron en él las ganas de declararle todo lo que sentía, todo lo que pasaba por su mente en aquel momento de incendiada intimidad.

- no sabes... cuanto... he pensado en esto.... - le decía mientras por estimularle el clítoris con el pulgar, dejaba algo quietos sus dedos en el interior. - tenerte así... para mi - escapó de sus ojos por cerrarlos y besarle los labios, llevar su mano alta a acariciar sus pechos, sintiendo a cada segundo que se quedaba sin aire, que iba a explotar de placer. Volviendo a poner su atención en el mete saca de sus dedos, haciendo mecánicamente todo lo demás, apagándose sus gruñidos en el escote de Othi, tratando de recuperar la cordura, al menos la que le permitirá tomar el aire necesario para seguir confesándose.

- y va a ponerse... mejor... mucho - suavemente emprendió la salida de dedos viscosos que ya estaban apresándola por la cintura. Jalándola hacía él primero y luego de uno y otro movimiento, sentándose Charles, espalda contra la pared, para cargarla sobre sus piernas, como habían estado en su casa. -... en unos meses... - Volviendo a mirarla a los ojos, acomodando su miembro erecto entre ambos cuerpos al tiempo que bajaba el rostro para comer sus pezones, y reiniciando sujetarla por la espalda para tener sus pechos, su escote, su cuello y su rostro a disposición. Y también era propósito de cambiar de posición, no buscar cosas nuevas y hacerse el loco todo en una noche, sino poner un parate al menos momentáneo en las caricias que Othi le dedicaba.

- eres hermosa... - le susurró antes de volverla a besar en los labios, luego de haber hecho y desecho con sus labios y lengua aquellos pechos suyos. Con una mano buscó su rostro, con la otra recorría la curva de su muslo apretando entre los dedos rudos cada tramo de su piel blanca, colándose entre ambos cuerpos con la derecha para volver a tocarla, sentir su humedad inferior. - te ves... hermosa así...- Y mientras le miraba a los ojos, y su propio pecho se hinchaba a cada cuantiosa respiración, con la palma izquierda en su baja espalda la retenía contra él, y con los opuestos dedos volvía a estimularla en el punto que creía más sensible, queriendo sentirla estremecerse para él y solo para él, entre sus brazos una vez más.

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar
Charles Luttrell

Mensajes : 109
Fecha de inscripción : 28/10/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: En los Alpes Suizos.

Mensaje por Othilia van Lieshout el Vie Ene 18, 2013 5:01 pm

El respirar agitado, el corazón desbocado y la garganta seca se entremezclaron con un incipiente nudo en el estómago, incrementado por cada confesión a labios de Charles. Mordió su labio inferior con fuerzas para evitar soltar gemidos ante las palabras, moviendo la mano mecánicamente en ese suave vaivén de arriba hacia abajo, sin apretar demasiado, sobre el miembro erecto de su prometido. Los ojos de la chica no se volvieron a abrir hasta que notó una respiración fuerte contra su escote, bajó los ojos, acelerada, mirando a Charles como en un dilema personal antes de tomarla para cambiar de posición dejando la expectativa del “super momento” para tiempo después, unos meses que hicieron fruncir el ceño a Othilia y apretar los labios, casi a punto de la cachetada por dejarla en aquella situación cuando estaba entregada completamente a él. ¿Estaba riéndose de ella o qué?

Ella estaba a punto de decirle que si había logrado decirle abiertamente que lo quería no era para dejar aquello en toqueteos indecentes pero ahogó sus palabras en un gemido cuando notó otra vez la lengua, jugueteando contra sus firmes pezones y erizando cada tramo de su piel, llegados a esos momentos, Othilia temblaba de placer, deshaciéndose por la parte baja a cada lamida o beso del chico. Un nuevo estrujón a ese nudo del estomago a esa confesión contra su boca, inconsciente, entreabrió los labios, deseando decirle muchas cosas pero no atinando a encontrar las palabras por inexperta pero a cambio recibió esa boca para saborear cada rincón ya sin tabús, buscando con su lengua cada rincón de su paladar, entre gemidos de gozo y caricias sobre los hombros de Charles que a veces subían hasta su cuello para detenerlo en aquella posición.

Esa mano juguetona se coló entre los dos cuerpos y Othilia, apoyando las manos sobre los hombros del chico, alzó su cuerpo un poco para facilitarle la tarea como si supiera exactamente cuales eran las santas intenciones del chico, quizás no intelectualmente pero si su cuerpo ya empezaba a reaccionar ante las caricias obscenas de Charles. Claro que se perdió en sus ojos, usando una de esas largas miradas tan especiales para ellos dos como si fueran capaces de entender exactamente cual cosa pasaba por la mente del otro. Bajó otra vez para sentir esos dedos recorrer ese botón de placer, alargó el cuello para cazar los labios de Charles pero detuvo sus labios a escasos milímetros de los suyos, rozando su boca contra la de él, suspirando contra ella y gimiendo de manera entrecortada mientras miraba sus ojos para dejar fluir aquello que quería decir desde primer momento – Te quiero – ella era más simple, un “te quiero” englobaba exactamente cada una de las cosas que había dicho Charles, terminó bésandolo con ansias, sintiendo otra vez una oleada de calor expandirse de manera placentera por todo su cuerpo. Movió su cuerpo encima de sus piernas, frotando, sintiendo y apretando la cara interna de su muslo contra los de Charles.

Tras largos segundos, segundos donde cada caricia se hizo eterna y dolorosamente satisfactoria, prendida de su cuello con un brazo cuyos dedos de la mano estaban entrelazados contra sus mechones y la otra mano buscaba la respiración agitada de Charles dejando la palma sobre su torso, notó otra vez aquella sensación deliciosa, estallando en nuevo orgasmo de placer contra los labios de Charles. Mordió a continuación sus labios, cerrando los ojos para prolongar esa sensación y apoyando la frente contra la suya, respirando agitada, mareada y buscando de vez en cuando los labios para darle un beso corto y desordenado. Las manos mientras tanto buscaron ambas perder sus dedos en el cabello de Charles y cuando logró abrir los ojos junto medio adecentar su respiración, agregó - ¿Por qué me haces esto si quieres esperar? ¿Te gusta torturarme o te ríes de mi?

_________________

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar
Othilia van Lieshout

Mensajes : 143
Fecha de inscripción : 08/09/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: En los Alpes Suizos.

Mensaje por Charles Luttrell el Sáb Ene 19, 2013 12:52 am

Se veía hermosa, no, preciosa... de ensueño, agitándose así, gimiendo así, acabando sobre él, con ese sudor perlado que le satinaba la piel, con esos ojos que cuando cerrados parecían calmos y cuando se abrían eran intensidad materializada. No abandonó su intimidad hasta mucho después desplazando todo lo largo de sus dedos por aquella extensión hasta que siguiendo el pliegue de la pierna ascendió a palma abierta hasta llegar al lateral de sus caderas, al fin de su espalda. Pero no juntó una mano con otra. Sino que la que retenía allí, la izquierda, escaló la espalda de Othi hasta posarse en su cabeza, sentir la rugosidad de sus cabellos, y apretar hacia él, mientras ambos abrían los ojos y ella le dedicaba aquellas palabras malsanas.

Sonrió apenas, y terminó por dejar caer su cara sobre el hombro de ella, y así llevar la de Othi al propio - me gusta torturarme - jugó con las palabras ajenas queriendo hacer burla de lo sucedido, llegar al punto gracioso, pero era claro el tono de amargura. Se mordió el propio labio odiándose, acariciando el pelo de Othi por no hacer lo mismo con el propio buscando cierto consuelo físico, hasta que logró salirse un poco de aquella sensación nefasta, pero no era fácil, estando al palo, palpitando su miembro contra el estómago desnudo de Othi y recibiendo de ella esas declaraciones, que repercutían en su mente con el agregado de "eres un idiota charles"

- mi amor - suspiró antes de ponerse a repasar con sus labios esa extensión de piel y hueso que tenía al simple alcance. Esa manía de acariciarse la boca con lo que tuviera a mano, cada vez que pensaba, y la recorría a ella con las manos, su espalda, la curva que daba inicio a su culo; su cabeza y sus cabellos, el vacío virtual de donde iniciaba su cuello. Tragó saliva y seguía sintiéndose un idiota - No quiero. Debo - se excusó en voz alta pues de alguna manera estúpida aquello en su mente sonaba tan lógico que si lo decía y ella escuchaba y él se escuchaba todo volvería a su sitio. pero no, ni bien lo verbalizó más estúpido, irrisorio, loco y sin sentido sonaba todo. Quien lo había mandado a él a cuidar de la doncellez de Othi?... Que clase de hombre rechazaba semejante situación? Ahora era él quien quedaba como un... frígido? impotente?... cual fuera la palabra, así se sentía.

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar
Charles Luttrell

Mensajes : 109
Fecha de inscripción : 28/10/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: En los Alpes Suizos.

Mensaje por Othilia van Lieshout el Sáb Ene 19, 2013 2:20 am

No había un conflicto dialéctico a esas alturas de la relación pues Othilia no veía por ningún lugar donde estaba la tortura de Charles cuando quien estaba privando a su prometido de toda cuestión sexual era él mismo con sus infamias sobre hipotéticas torturas autorrealizadas. Claro que ella también sentía aquel miembro contra su estómago y hacia cuestiones internas sobre como sería el momento pero parecía que no iba a llegar, si había estado segura cuando abandonaron la cocina a esas alturas, Othilia ya no sabía que pensar, confundida y obnubilada por el séquito de endorfinas que mancillaban su cuerpo.

Las manos de Othilia cayeron abatidas sobre el pecho de Charles, empujando un poco para tomar distancias a vistas que no iban a hacer más nada que calentarse mutuamente mientras él buscaba, ¿qué? ¿reírse de ella? Probablemente porque no había negado su pregunta ni afirmado. El muy negado se mantenía en un limbo de respuesta y algo en el interior de la rubia empezaba a revolotearse, humillada por ser ella quien pedía esas cosas, sintiendo a posterior el rechazo descarado de Charles en su cara que por muy bonita que digiera que era o esas palabras tan sentidas como “mi amor”, no, no convencían a la holandesa que a cada gesto o palabra, iba irritándose un poco más, dejando apartadas esos resquicios de orgasmo.

- ¿Debes? – añadió apretando los labios, buscando las dos manos de Charles con las suyas para quitarlas de encima suyo de forma brusca – ¿Me buscas y luego nada? ¿Era algo para probarte a ti mismo que podías conmigo? ¿Una especie de apuesta? – se bajó de encima suyo pero las fuerzas de sus piernas la flaquearon tras esos momentos y por poco se fue mareada al suelo por la incorporación tan brusca, igual, logró salvarse por apoyar una mano en el sillón de una sola plaza – Te estas riendo de mi – sintió otra vez no sabía qué pero buscó con la mirada la varita, casi a punto de lanzar algún hechizo poco apropiado hacia la persona que quería pero deteniéndose precisamente por eso para solo dedicar una mirada dolida a Charles, darse la vuelta y caminar presta hacia las escaleras para subir las escaleras tan rauda como sus débiles piernas permitían.

No cerró dramáticamente la puerta de un sonoro portazo como otras muchas, es más, abrió, la dejó tal cual y fue directamente hacia el baño, cerrando la puerta con mucha suavidad para segundos después apoyarse y dejarse caer hasta el suelo, apoyando las manos en la cara, desnuda y pensando que era una estúpida.

_________________

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar
Othilia van Lieshout

Mensajes : 143
Fecha de inscripción : 08/09/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: En los Alpes Suizos.

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.