"Universidad Brigantia de Estudios Mágicos" es un foro RPG basado en el mundo de J.K. Rowling con temática, tramas y personajes 100% originales creados por el equipo administrativo y los usuarios de este mismo foro"

OGMIOS: 275 PUNTOS
CERRIDWEN: 150 PUNTOS
ARIANRHOD: 35 PUNTOS
SMERTIOS: 175 PUNTOS

Últimos temas
» Plagio de idea!
Lun Jul 15, 2013 1:57 pm por Gerhard Immëndorff

» PANGEA RPG - !UN FORO DIFERENTE! Ven y conócenos.
Sáb Abr 06, 2013 5:04 pm por Morten J. Harket

» Anybody home?
Sáb Abr 06, 2013 4:57 pm por Morten J. Harket

» Morsmorde Era Tom Riddle {Elite} No es cualquier rpg de Hp
Sáb Mar 30, 2013 11:41 am por Invitado

» Morrigan's Mental Asylum FORO NUEVO DE JULIA MCREARY
Lun Mar 25, 2013 2:28 am por Julia McCreary

» San Valentín
Sáb Mar 16, 2013 12:17 am por Aldrich Burroughs

» Necronomicon [Normal]
Vie Mar 08, 2013 1:37 pm por Invitado

» Inferio RPG ~ Afiliación Elite {Nuevos Botones y Nuevo Dominio}
Jue Mar 07, 2013 5:49 pm por Invitado

» Partis Temporus [elite]
Lun Mar 04, 2013 5:04 pm por Invitado

» Into the darkness {Afiliacion Normal}
Lun Feb 25, 2013 6:34 pm por Invitado

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 22 el Dom Sep 09, 2012 11:22 am.

Titanic RPG Photobucket Los Vengadores Clash of Kingdoms Photobucket The Hunger Games RPG Image and video hosting by TinyPic Seven Kingdoms Photobucket The Hole Image and video hosting by TinyPic Guardianes Photobucket C.H.A.O.S. Image and video hosting by TinyPic Image and video hosting by TinyPic Party Is My Life Rol Pretty Little Liars BelovedHogwarts Dirty Passion http://24.media.tumblr.com/tumblr_mbutyvMPnl1rrtdjmo4_100.jpg 7th & Spring Wizards Army The Dark Tales Of Grimm The History of Camelot Prague Project Freedom University The Mundial War RPG Fateful
DISEÑO DE SKIN:Foroactivo.com GRÁFICOS:Julia McCreary
Este foro está creado enteramente para esparcimiento y diversión sin fines de lucro. La temática, tramas y personajes son 100% originales creados por el equipo administrativo y los usuarios de este mismo foro. Todo lo demás, pertenece a J.K.Rowling.

----------

"Universidad Brigantia de Estudios Mágicos" está protegida por una licencia creativa. Cualquier reproducción total o parcial del contenido del foro, así como el diseño, será considerado como plagio. Por favor, se original, no robes ni copies.

Por los veinte cojones de Poseidón...

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Por los veinte cojones de Poseidón...

Mensaje por Joseph Crawford el Miér Sep 12, 2012 2:05 am

Viernes en la mañana. Sí ya sé que el puto viernes en la mañana hay varias clases a las cuales asistir, pero tampoco era como si Pearlie se pudiera ver de alguna forma afectada por no ir a un par de ellas y tal… además es un ambiente universitario joder, aquí cada quien decide a cuántas y cuáles clases asistir sin riesgo a que nadie te venga a decir qué hacer, así que nada… era buena hora y buen día para esa ocasión en particular.

Había citado a Pearlie a las orillas del lago de Dagda a las 10 am, el sol estaba en una buena posición y el clima en general era bastante agradable. Como única referencia le había dicho que me hiciera el favor de traer traje de baño (sí, me moría de ganas por ver más piel de ese cuerpo que se deshacía en cualquier momento de lo bueno que estaba), con lo cual de seguro la muy tonta ya podía estar adivinando que la cosa se inclinaba a meterse al lago así sin más. Pues sí… por ahí iba la cosa, pero por supuesto las cosas serían mucho más interesantes que simplemente nadar como idiotas en el lago, todo por supuesto bajo la limitante de no poder sacarla del campus tal y como la muy desconfiada había pedido.

Pearlie Burroughs me gustaba bastante, y mis planes de conquista a corto y mediano plazo era tratar de hacerle ver que no era tan hijo de puta como seguramente ya algún puto soplón envidioso (de esos había muchos en nuestra facultad) le podría haber dicho. Bueno igual y sí lo era… pero justamente de lo que se trataba era hacerle ver que no había nadie mejor que yo para alguien como ella. Tranquilos, esta vez no planeaba volverme loco como la noche en la que me la había encontrado en el salón de convivencia, y no lo arruinaría con historias idiotas de personas que poco o nada tenían que ver con nosotros. Que me perdonara mi madre, pero a nadie le importaban un par de inadaptados y su romance setentero.

Estaba yo justamente parado en frente del lago, viendo hacia las aguas y al mismo tiempo hacia la nada mientras mis audífonos me daban esa dosis necesaria de The Clash. Algunos me acusaban de puto viejuno y de no abrir mi mente hacia los nuevos valores musicales, pero ¿qué podía hacer yo si de los nuevos valores poco o nada se podía rescatar?, ¿Qué querían que hiciera si prefería deleitarme con la interminable variedad de música que se había desarrollado desde los cincuentas hasta los finales del siglo anterior?. No estoy diciendo que no me gustaran unos cuantos grupos actuales, pero joder… que tampoco tenía muchas ganas de explorar producciones y producciones de trece canciones cada una en donde solo se podía rescatar cuando mucho una canción.

Bueno, les decía que estaba yo escuchando a The Clash cuando, al pasar unos cinco minutos de las 10 de la mañana, giré la vista hacia el campus para encontrarme con que Pearlie por fin se acercaba. Dioses y más dioses… verla caminar hacia aquí con esas increíbles piernas era como… como ver una jeringa de heroína a punto de inyectarse sobre tu brazo… pero multiplicado por cinco. Y ya me imaginaba yo la parálisis en mi corazón (y en otro lado) cuando la chica estuviera por fin en traje de baño… por los veinte cojones de Poseidón.

-PEARLIE!... diez minutos tarde lindura, eso no se le hace a un buen cristiano-

No era cristiano, mierda, yo a la religión me la paso por los huevos… pero pues así se dice, ya saben.

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
FICHA
Historia de la Magia
avatar
Joseph Crawford

Mensajes : 248
Fecha de inscripción : 08/09/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: Por los veinte cojones de Poseidón...

Mensaje por Pearlie F. Burroughs el Miér Sep 12, 2012 2:29 am

¿Qué le pasaba a Crawford? ¿Por qué la citaba POR LA MAÑANA? En cuanto le había dicho la hora se dio cuenta que para estar a tiempo tenía que saltarse, precisamente, una clase de leyes. Se lo pensó bastante, tal vez demasiado. Nunca había faltado a una clase si no era por enfermedad. Y además, no le había contado a nadie lo que había pasado, ni a Sofie, ni a Maria, ni a Shadow, ¡menos a Aquila!, decidiendo al final que, aunque necesitaba consejos, lo que no quería era que le dijeran "no salgas con ese!" no porque fuera una tonta influenciable, sino porque no quería que le transmitieran ningún tipo de inseguridad a su decisión y algo le decía, que Crawford no era muy bien visto en sociedad, al menos no para alguien como ella.

Finalmente se decidió a faltar y si se daban cuenta después, ya ni modo, les explicaría. Al menos Shadow estaba medio enterada porque se había dado cuenta de cosas en al fiesta, pero ni con ella había soltado gran cosa. No sabía si Crawford se lo había contado a alguien. Daba igual, se tenía que calmar. De cualquier forma salió del salón de convivencia con su mochila al hombro y sus libros de leyes dentro de ella. Si todo salía mal, se largaba a la clase y pediría mil disculpas al profesor por llegar tarde.

Respecto al traje de baño, también le dio un poco de pánico, pero al final terminó haciendo caso a la indicación, ¿qué daño podía hacer? y se llevó el más discreto que tenía debajo de la ropa, que había elegido como para un día normal. Seguro que nadie sospecharía nada, aunque se recordaba que ya no estaba en Beauxbatons como para andarse escondiendo por no ir a una clase y ese pensamiento la tranquilizaba un poco.

Mochila al hombro, caminó hasta el lago de Dagda, la verdad era que con el clima, sí que apetecía meterse un poco a sus aguas termales y hasta el momento, no lo había hecho, así que intentó ser positiva respecto a esa perspectiva. Le sonrió cuando estuvo cerca y su primer acto fue quitarse los zapatos -aunque no sabía si se moverían, aunque no lo creía, precisamente por lo del traje- y soltar la pesada mochila.

-Oui, pardon. No calculo bien las distancias todavía en este lugar.

No se atrevió a verlo mucho a la cara, su gesto de chico duro de verdad era muy atrayente y no quería cometer ni un solo error por las debilidades naturales de una chica de su edad. No, no señorita, a comportarse.

-¿Cuál es el plan?


_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Spoiler:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

PAZUZU y FAUSTA (Segismunda)
Ƹ̴Ӂ̴Ʒ Animagia registrada Ƹ̴Ӂ̴Ʒ
avatar
Pearlie F. Burroughs

Mensajes : 638
Fecha de inscripción : 07/09/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: Por los veinte cojones de Poseidón...

Mensaje por Joseph Crawford el Miér Sep 12, 2012 3:00 am

Mierda, mierda, mierda mil veces. Si no me lanzaba sobre ella para meter mis manos por debajo de su falda, era nada más porque todavía estaba consciente de que tenía ya diecinueve años y no quince, pero juro por los putos dioses que era nada más eso y las ganas de no arruinar todo lo que me impedían que me le fuera encima. Esa mañana al levantarme había tenido una puta erección matutina que te cagas, y algo me decía que si no me apuraba a meternos al agua de una buena vez… iba a terminar por evidenciar que no era más que un jodido cerdo que se moría de ganas por estar entre sus piernas. Tranquilo Crawford… ni siquiera se ha quitado el vestido…

Que me saludara en francés fue un buen distractor, aunque sé que ustedes son igual de cerdos y saben que eso me daba vía directa para comenzar a imaginar el morbo que tendría el que me hablara en francés mientras me la follaba. Como fuera, logré despejar mi mente de todas esas cosas y le sonreí tras escuchar su primera pregunta respecto al plan de esa mañana. Giré sobre mi propio eje, me saqué el cigarrillo de los labios y señalé hacia las lejanías del lago, o para ser más precisos, hacia un sujeto que se encontraba en medio del puto lago sobre lo que a la distancia parecía ser un bote. Sí, era un bote… pero no un bote cualquiera.

-¿Ves a ese hijo de puta?, pues me debe dinero y a cambio nos hará esta mañana mucho más interesante… pero para eso tenemos que nadar hasta allá. ¿Por qué?, bueno… pues me gusta nadar, joder, así que espero que a ti también te guste-

Le guiñé el ojo y un segundo después tiré el cigarrillo para comenzar a deshacerme de mis ropas, que de hecho solo consistía en una puta camiseta negra sin mangas y unos jeans gastados… así que en realidad me tardé como tres segundos para quedarme con el puto bañador puesto. No era gran cosa, solo una mierda naranja con rayas blancas a los costados y que me llegaba un poco más arriba de las rodillas. Total, que caminé al agua hasta sentir la agradable tibieza de las putas aguas de ese lago que tantas cosas podría contar si hablara el muy cabrón. Giré hacia Pearlie y me le quedé mirando…

-Joder, ¿qué cojones estás esperando?, anda quítate eso y ven aquí…

Por supuesto, tenía que estar en primera fila para ver cómo Pearlie se deshacía de esa linda falda y descubrir más de esas piernas que tanto me gustaba ver. Medio traté de disimular hacia donde enfocaban mis ojos, claro… pero casi ni me importaba que pensara lo que pensara la chica, porque ni puta mierda me perdería de esa escena que, si no pasaba nada ese día, me serviría al menos para entretenerme varias noches hasta que pudiera ver algo más.

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
FICHA
Historia de la Magia
avatar
Joseph Crawford

Mensajes : 248
Fecha de inscripción : 08/09/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: Por los veinte cojones de Poseidón...

Mensaje por Pearlie F. Burroughs el Miér Sep 12, 2012 10:30 am

Se puso la mano a modo de viscera para ver hacia donde Crawford le señalaba, logrando identificar más o menos al tipo y al bote. Frunció ligeramente el ceño no porque no le gustara el plan sino porque no entendía nada, ¿iba a ser un paseo romántico en bote? ¿Tipo Venecia? Se le quedó mirando al chico como si no pudiera creer lo que estaba pasando y le costara trabajo asimilar que alguien como él tuviera un plan semejante, aunque quizá se estaba adelantando demasiado.

Sí le gustaba nadar, en Beauxbatons tenían un montón de actividades extracurriculares y nadar era una de ellas. Hasta tenían un uniforme todas igual para el nado sincronizado, las carreras y las pruebas con grindylows, así que además de todo, era bastante buena. No había conservado el traje de baño pero hubiera sido más adecuado que el que traía puesto. No miró a Crawford mientras se desvestía, de repente ya no le pareció tan genial la idea de nadar pero ya estaba ahí y ya había lanzado todas las apuestas. Y bueno, una mirada de reojo no le haría daño a nadie.

Frunció el ceño con el "qué cojones estás esperando" y fue muy notorio, pero no le dijo nada respecto a que, por favor, no le hablara como un bárbaro salvaje sino que se quedó con el ceño medio fruncido mientras se quitaba la blusa y dejaba caer la falda.

-Pero, ¿y mis cosas? ¿Y la varita? No la pienso dejar aquí.

La llevaría consigo, y se respondió a ella misma sobre sus cosas poniéndole encantamientos protectores a su mochila. La ropa no importaba, no era como si fuera a entrar a nadar desnuda, pero sus libros eran caso aparte. Notó la mirada de Crawford y se sonrojó bastante, así que para amarrarse el larguísimo cabello y no tener que aguantar su escrutinio, que la ponía nerviosa, le dio la espalda al tiempo en que se colocaba la goma elástica que había llevado escondida bajo la manga de su blusa. Una vez con el cabello fuera de sitio, volvió a girarse hacia el chico y le sonrió antes de caminar hacia el interior.

El agua era muy cálida y se sentía bien, tanto que se metió más al fondo sin pensarlo y sonrió más ampliamente a Crawford. Sentía que tenía un montón de barreras con él pero tal vez, solo tal vez, toda esa agua le ayudara a derribarlas un poco.

-Bueno...te advierto que soy muy rápida.

Y no esperó mucho para empezar a nadar en dirección al dichoso bote, no por alardear de sus dotes de sirena, sino porque en realidad tenía mucha curiosidad de saber el resto del plan.

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Spoiler:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

PAZUZU y FAUSTA (Segismunda)
Ƹ̴Ӂ̴Ʒ Animagia registrada Ƹ̴Ӂ̴Ʒ
avatar
Pearlie F. Burroughs

Mensajes : 638
Fecha de inscripción : 07/09/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: Por los veinte cojones de Poseidón...

Mensaje por Joseph Crawford el Miér Sep 12, 2012 10:56 am

Fue la puta mejor escena que podría haber visto jamás, la de Pearlie con el ceño fruncido en un evidente reacción de molestia y desvistiéndose al mismo tiempo justo en frente de mí, como si se tratara de una chiquilla que no quiere meterse al agua. No es una cuestión de pedofilia ni esas mierdas, calma, pero saben a lo que me refiero… todo eso estaba a punto de ocasionarme un puto derrame cerebral.

-¿De qué estás hablando?, nadie se las va a robar!-

En efecto, no era como si alguien se fuera a robar sus putas cosas si veían su ropa, su varita y sus libros tirados a la orilla del lago. Suponía yo que lo que le preocupaba era la varita y no tanto la ropa, porque joder… la chica de seguro tenía cinco veces la cantidad de ropa que yo había tenido en toda mi vida, pero de cualquier forma en estos días cualquiera era capaz de encontrar su varita la tuviera quien la tuviera… y ya se imaginaran lo que yo le haría al hijo de puta que se atreviera a robarse mi puto pedazo de madero mágico. Me reí al ver cómo encantaba con alguna especie de hechizo de protección sus cosas y aún más cuando se giraba para ponerse la elástica… ¿elástica?, joder… ¿por qué no se lo dejaba mejor así suelto?

Finalmente la chica se metió al agua y, tras recibir su risa con un guiño, yo también camine hacia las profundidades mientras me advertía acerca de sus habilidades para nadar. “Bueno Pearlie, yo también soy muy hábil pero no para nadar… si quieres puedes quitarte ese bañador y te lo muestro”, esa era justamente la respuesta que se deslizaba peligrosamente por mi lengua, contenida todavía por mi sentido común y mis pocas ganas de, como ya lo he dicho antes, echarlo a perder.

-¿Sí chica rápida?, pues venga… si llegas antes que yo…-

Antes de que pudiera decir cualquier cosa la estudiante de leyes ya estaba manoteando en dirección al bote. Había que joderse, me sumergí y comencé a nadar en la misma dirección dándome cuenta que efectivamente, Pearlie era lo suficientemente rápida como para dejarme atrás por varios metros en solo cuestión de minutos. Tal vez hubiera sido mejor idea hacer que el hijo de puta hubiera traído su puto bote hasta la orilla y de ahí llevarnos hasta el centro del inmenso lago, pero ah no… lúcete nadando, Crawford idiota.

Después de un rato nadando (y ya al final con un poco de dificultad por tratar de igualar a la puta sirena), finalmente llegamos hasta donde se encontraba el bote con el sujeto aquel que en realidad había aceptado hacer toda esa mierda a cambio de perdonarle una pequeña deuda de juego. Sí, Pearlie ya me había estado esperando en esa zona durante uno o dos minutos, lo que de inmediato me hacía pensar que quizás el ser tan buen nadadora era la causa principal del espléndido cuerpo que tenía.

-Joder… ¿no podías esperarme… sirenita?... bueno… él es… él es Carlos…. Carlos… o venga, seguro ya…-

Bueno, ahora tenían que esperar a que mi respiración se regulara y fuera capaz de articular una oración sin sentir que mis pulmones se exprimían como putas naranjas.

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
FICHA
Historia de la Magia
avatar
Joseph Crawford

Mensajes : 248
Fecha de inscripción : 08/09/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: Por los veinte cojones de Poseidón...

Mensaje por Pearlie F. Burroughs el Miér Sep 12, 2012 11:29 am


Al llegar a tocar el bote con una mano, se detuvo y se giró para ver donde iba Crawford, a quien había dejado atrás. Dibujó una sonrisa mientras lo miraba nadar y luego se giró a saludar al chico del bote con otra sonrisilla, un gesto de la mano y un “hola”, mientras esperaba a que llegara el nadador estrella. Era buena en muchos deportes, sin contar el quidditch que no lo jugaba bien, más bien eran actividades como bailar, nadar, correr, gimnasia y esas tonterías que en su escuela eran muy importantes y que le daban status a una en la sociedad.

Cuando Crawford la alcanzó y parecía tener dificultades para hablar, soltó una risa inevitable, bastante sincera, que de hecho se parecía mucho a la que había dejado escapar cuando él se había puesto a bailar tap. Estaba loco y era un tonto. Había que admitir que hasta el momento, no le había encontrado nada malo a excepción de su boca de cría-gnomos, y claro, que a veces la manera en que la miraba la hacían sentir medio desnuda. Aunque eso, precisamente, también influenciaba a que, por alguna extraña razón, tuviera muchas muchas ganas de besarlo, algo que decididamente no haría por más que él tuviera un magnetismo animal extraño.

-¿Ya te recuperaste, principiante?

Bromeó con él y luego sin poderlo evitar, le pasó una mano por el cabello. No fue la caricia que se le hace a un perro o a un gato, sino más bien una expresión inevitable de las ganas que tenía de tocarlo, una necesidad que cada vez le costaba más esconder, aunque tuviera mucha fuerza de voluntad. El gesto fue, precisamente, tan poco parecido a una caricia corriente, que de pronto le dio mucha vergüenza haberlo hecho enfrente del tal Carlos y retiró rápidamente la mano y la mirada, para esconderse bajo el agua, que la cubrió toda excepto los ojos, desde donde se le quedó mirando a Crawford como una criaturilla marina.

-Solo dale un par de segundos a tu respiración.

Se rió de nuevo cuando volvió a emerger de su escondite y puso una mano en el borde del bote porque asumía que se iban a trepar a él y no que los iban a jalar o algo así. Con agilidad, pero también ayudada de Carlos, se subió a él y una vez arriba, volvió a desamarrarse el cabello y miró a Crawford ansiosa, esperando. Era él quien llevaba la batuta al final, tal vez estaban jugando con las reglas iniciales de Pearlie, pero era él quien estaba marcando el ritmo.


_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Spoiler:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

PAZUZU y FAUSTA (Segismunda)
Ƹ̴Ӂ̴Ʒ Animagia registrada Ƹ̴Ӂ̴Ʒ
avatar
Pearlie F. Burroughs

Mensajes : 638
Fecha de inscripción : 07/09/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: Por los veinte cojones de Poseidón...

Mensaje por Joseph Crawford el Miér Sep 12, 2012 11:55 am

-Juro por el puto Dios que… que un día de estos voy a dejar… el maldito cigarro.-

No es cierto, jamás lo iba a dejar. Probablemente mis hijos tendrían problemas respiratorios por mi culpa y yo moriría de un enfisema pulmonar a los cuarenta si es que la magia no podía evitarlo de alguna forma, pero no… definitivamente me era imposible dejar de fumar. Esa era justamente la razón del por qué había decidido no matricularme en la puta carrera de Quidditch Profesional, porque sabía perfectamente que alguien como yo no podía ser un puto deportista por muy bueno que fuera sobre la escoba (porque si joder, sí que era bueno).

Aún en estado de recuperación, mi vista no podía dejar de mirar la sonrisa de Pearlie y esos labios en particular de los que increíblemente aún no había disfrutado… lo cual ya era por así llamarlo, un puto record. Levante el puño con el pulgar hacia arriba en señal de que solo era cuestión de segundos para que estuviera completamente recuperado, y entonces a Pearlie se le ocurrió deslizar su mano por mi cabello lo cual, si colegas míos, era como la puta victoria obtenida a base de esfuerzo y mucha concentración. Sí joder, ya sé que son unos palurdos y pueden no entender ni mierda de lo que estoy hablando, pero aunque no lo crean, ese gesto… esas simples ganas de tocar mi cabello para una chica como Pearlie significaba mucho más de lo que cualquiera podría pensar.

Desvié mi vista para mirar un segundo a Carlos, quien desde luego se había dado cuenta de lo que acababa de hacer, e incluso Pearlie se escondió bajo el agua como si le diera absoluta vergüenza lo que acababa de suceder. Por supuesto que no dije nada para no arruinarlo, y cuando emergió por completo sacudí mi cabello para salpicarla solo un poco, entonces la chica finalmente subió a la pequeña embarcación ayudada por el buen colega.

-Anda ya, saca esos putos esquíes, que no tenemos todo el día…-

Le guiñé el ojo a Pearlie adivinando que probablemente no tenía ni puta idea de lo que eran unos jodidos “esquíes”. Carlos, tras encoger los hombros y no decir una mierda, sacó de las profundidades de su embarcación un par de esquíes de mediano tamaño y los lanzo al agua. Acto seguido sacó su varita y conjuro alguna mierda que hizo que las cuatro delgadas plataformas se alinearan y dejaran de moverse producto del agua.

-Vamos Pearlie, salta sobre ellas… no te vas a hundir, están hechizadas o… alguna mierda-

No podía dejar de sonreír justamente por pensar en las cosas que pasaban por la cabeza de la chica, y hasta el jodido Carlos parecía bastante risueño con el detalle. Mientras tanto yo subí a mi par respectivo y coloqué mis pies en cada uno gracias, efectivamente, a que estaban alineados y no se movían ni se hundían por mi peso. Esperé a que Pearlie hiciera lo propio y se colocara hacia el frente de la embarcación, justo a mi lado… entonces Carlos nos lanzó a ambos un par de cuerdas con agarraderas sujetadas al bote.

-¿Me vas a decir que nunca has hecho esquí sobre aguas termales?, joder es una puta maravilla… ya verás-

Por supuesto que jamás lo había hecho, y eso colegas… era el puto chiste de todo el asunto.

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
FICHA
Historia de la Magia
avatar
Joseph Crawford

Mensajes : 248
Fecha de inscripción : 08/09/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: Por los veinte cojones de Poseidón...

Mensaje por Pearlie F. Burroughs el Miér Sep 12, 2012 11:03 pm

Pues iba a resultar que sí tenía idea de lo que hablaba, solo que nunca había probado unos. Unas chicas en Beauxbatons habían hablado de ellos luego del regreso de las vacaciones de verano de 6º curso y le habían dado ganas pero luego olvidó contárselo a su padre y así que ya nunca tuvo oportunidad de volvérselo a plantear. Ahora Crawford le daba la oportunidad. Sonrió, porque estaba bastante bien la idea, al menos no tenía nada que ver con solo nadar en el lago, ver el atardecer y esas cosas que no le iban a parecer tan entretenidas, no porque no fuera agradable, sino porque si se estaba perdiendo una clase, tenía que valer la pena por algo extraordinario. Y Crawford sonreía y parecía que lo hacía sinceramente y todo. Se mordió los labios con nerviosismo antes de saltar, sin planteárselo mucho ni ponerse exquisita con eso.

En efecto, las cosas esas se mantuvieron estables, con todo y que intentó saltar un par de veces sobre ellas para ver si se hundían. Sonrió a Crawford. Tenía que dejar de llamarlo por su apellido, incluso en su mente.

-¿Te puedo decir Joe?

Preguntó mirando hacia sus esquís. Preguntaba porque no a toda la gente le gustaban los motes así que no quería cometer un error. A ella le gustaba más que le llamaran Felicia, pero todo mundo la conocía por Pearlie o por su apellido y en Beauxbatons le llamaban así también. No le molestaba, pero nadie se lo había preguntado.

-Nunca he hecho esquí en ningún tipo de agua. Así que si me caigo o algo, no te vayas a burlar.

Le advirtió sacándole la lengua, algo le decía que debía tener sentido del ridículo pero no le importaba verse glamourosa todo el tiempo ni mucho menos. En la mañana hasta se había vestido a las apuraciones para ir a verlo, cosa también de los nervios, no era como si estuviera siendo la vanidad encarnada como para preocuparle verse ridícula yendo a toda velocidad en esas cosas.

Tomó las cuerdas que Carlos le lanzaba y se agarró bien fuerte de ellas, aunque suponía que eso no haría mucha diferencia y en realidad era cosa de técnica, no estaba segura.

-Y si nos matamos…pues que Carlos le explique a mi familia.


_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Spoiler:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

PAZUZU y FAUSTA (Segismunda)
Ƹ̴Ӂ̴Ʒ Animagia registrada Ƹ̴Ӂ̴Ʒ
avatar
Pearlie F. Burroughs

Mensajes : 638
Fecha de inscripción : 07/09/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: Por los veinte cojones de Poseidón...

Mensaje por Joseph Crawford el Jue Sep 13, 2012 12:41 am

Cuando uno planea ese tipo de estupideces para una cita, en realidad no se detiene a pensar que quizás a la chica en cuestión no le va a agradar del todo una actividad tan… distinta, sobre todo a alguien como Pearlie Burroughs, que parecía cualquier cosa menos la clase de chica que se dedicaba al surf o al alpinismo. Reparé en ello demasiado tarde y giré para ver si el rostro de la chica era más bien el de un susto mortal y no tanto como el de emoción que yo deseaba. Nah, al parecer las cosas estaban saliendo bastante bien y deje de preocuparme por ella al menos en ese sentido.

-Mete los pies en esas hendiduras… sujétate muy fuerte y solo trata de mantener cierto equilibrio…y las piernas, no dobles demasiado las piernas, solo flexiona suavemente-

En realidad no era cosa del otro mundo, solo era cuestión de agarrarse con fuerza y mantener las piernas bien en su lugar, el resto dependía casi por completo del puto conductor que tenía que asegurarse de que no termináramos estrellándonos en las putas rocas o algo así. Dioses, esperaba que de verdad a Carlos no se le ocurriera hacer alguna chistosada, porque de eso dependía que pudiera caminar normalmente el día de mañana.

Le sonreí cuando preguntó si podía llamarme Joe. En realidad no había demasiada gente que me llamaba así… bueno en realidad no mucha gente me llamaba por mi puto nombre debido a que la mayoría usaba el “Crawford”. Joe solo lo usaba mi madre, Angus, el tío Charlie y Rayder, así que la posibilidad de que Pearlie también lo hiciera lo hacía todo más personal, lo cual al final de cuentas era positivo para mis fines.

-Puedes llamarme Joe… o puedes llamarme “mi cielo” si quieres, es tu elección-

Le guiñé un ojo antes de mirar hacia donde se encontraba Carlos y hacerle una señal. En cuestión de segundos, el bote comenzó a moverse primero de forma lenta, jalándonos en un movimiento no tan agresivo hasta que, repentinamente, el muy hijo de puta acelero y ambos tuvimos que aferrarnos a las cuerdas para no terminar olvidados en el mismo lugar en el que todo comenzaba. Al acelerar, solté un grito de pura adrenalina y miré a mi derecha para asegurarme de que Pearlie aún estaba en el mismo lugar y sin problemas.

-NO TE SUELTES POR NADA PEARLIE, NO QUIERES SABER LO QUE PASA SI LO HACES-

Solté una carcajada y para ese momento ya habíamos tomado una velocidad considerable. Nuestros skies se hundían a varios centímetros del agua por la propia inercia de la aceleración y el vapor de las aguas termales salía disparado con mucha mayor altitud que el agua, lo que dificultaba mucho la visibilidad hacia el frente en donde solo veíamos la puta silueta del bote delante nuestro y un montón de luces y sombras en todo el rededor. No paraba de gritar y lanzar alaridos de ánimos hacia Pearlie, pensando que era buena idea que me escuchara todo el tiempo para que en ningún momento se sintiera desorientada o alguna mierda así.

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
FICHA
Historia de la Magia
avatar
Joseph Crawford

Mensajes : 248
Fecha de inscripción : 08/09/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: Por los veinte cojones de Poseidón...

Mensaje por Pearlie F. Burroughs el Jue Sep 13, 2012 11:09 am

Siguió las instrucciones que le daban, aunque la mayoría de las cosas parecían más instintivas que otra cosa, apreciaba que le diera ese consejo de las piernas por ejemplo, que no las doblara demasiado y tal. Se aseguró de estar bien acomodada, bien agarrada y todo, y miró hacia enfrente como para hacerse a la idea de cuanto terreno iban a recorrer. Se rió bastante con lo de “mi cielo” pero solo negó con la cabeza como si hubiera escuchado un chiste. Joe sería entonces, le gustaba como sonaba, tenía algo de antiguo, de bar muggle o algo así, no sabría explicarlo porque ni siquiera era capaz de describir la imagen mental abstracta que se le formaba en la cabeza con ese nombre, pero sonaba bien y le iba.

Le sonrió sin nerviosismo al guiño, probablemente confiada por la adrenalina de la situación y porque bueno, quedaba de manifiesto que todo estaba en orden, que la iban a pasar bien y que todo eso era bastante divertido, así que ya fuera por la actividad, o porque estaba agarrando confianza conforme pasaba el tiempo, no sentía que tuviera nada que temer en realidad. Y eso estaba bien.

El bote empezó lento, pero de todos modos se arrepintió de haberse desamarrado el cabello y no habérselo vuelto a atar, porque cuando Carlos aceleró, se le hizo un revoltijo en todos lados. Nada glamouroso de cabello de semiveela danzando hacia atrás con los fuertes vientos. No, eso era un desastre, tan desastre que le dio mucha risa, una risa que aumentaba con los gritos de loco de Joe.

Ella no era muy dada a gritar, pero sí a reírse bastante. Y tampoco veía luces y sombras ni nada fantástico porque la mayor parte del tiempo veía su propio cabello. De todos modos la sensación, excepto por ese detalle, estaba bastante bien y tenía que admitir que había sido una grata sorpresa y que se estaba divirtiendo. Si las cosas eran así con él siempre, entonces una potencial amistad no sonaba nada mal y más le valía irse dando cuenta de que todos sus instintos estaban mejor guardados, no se sentía de esa manera, o al menos no hasta el momento, no era la misma sensación de la noche en la que la había abordado, pero se sentía muy muy bien de todos modos.


_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Spoiler:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

PAZUZU y FAUSTA (Segismunda)
Ƹ̴Ӂ̴Ʒ Animagia registrada Ƹ̴Ӂ̴Ʒ
avatar
Pearlie F. Burroughs

Mensajes : 638
Fecha de inscripción : 07/09/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: Por los veinte cojones de Poseidón...

Mensaje por Joseph Crawford el Jue Sep 13, 2012 11:30 am

Fueron solo unos cuantos minutos los que estuvimos de esa forma, sujetados a los botes y deslizándonos a toda puta velocidad por la superficie del lago. Particularmente, debo decir que yo no podía vivir sin ese tipo de cosas, y no sé si es algún puto problema psicológico arraigado desde mi infancia o alguna mierda de esas, pero es un hecho que ni mi mente ni mi cuerpo podían estar en estado pasivo… así que siempre tenía que buscar esa forma de hacerlo explotar todo, y eso podía ser andar con skies por un puto lago, o meterme cocaína e ir a partirle los huesos a alguien que no soportara, o buscar a una chica y tratar de quitale las bragas por todos los medios posibles. Así era y así continuaría siendo probablemente hasta el puto fin de mi existencia, durara lo que durara.

Levanté el puño hacia el cielo como una señal hacia Carlos, la idea era que el cabrón disminuyera gradualmente la velocidad hasta que dejarse caer sobre el agua no significara un doloroso aterrizaje. Tal y como habíamos acordado, el colega fue disminuyendo poco a poco la velocidad de tal forma que ya podíamos incluso mirar hacia la orilla del lago sin sentir la ráfaga de aire frío golpear violentamente nuestras caras.

-BIEN PEARLIE, A LA CUENTA DE TRES VAS A SOLTAR LA AGARRADERA Y TE DEJARÁS CAER DE ESPADAS SOBRE EL LAGO, ¿DE ACUERDO?. UNO… DOS…-

Parecía divertida, lo cual era un punto bastante a favor… sin embargo no planeaba de ninguna forma desperdiciar el rato que tuviéramos libre para estar todo el puto tiempo haciendo lo mismo. Llegamos a la cuenta de tres y ambos caímos de espaldas sobre el lago de Dagda y sus cálidas y humeantes aguas, pero en lugar de emerger hacia la superficie justo en el lugar en donde había caído, nadé bajo las profundidades lentamente hasta llegar a donde se encontraba Pearlie, quien seguro ya estaba en la superficie volteando hacia todos lados para ver en dónde coño había quedado yo.

Cuando por fin salí a la superficie, de inmediato tomé su rostro entre mis manos y sin puto previo aviso simplemente la besé. No era un beso agresivo, si sorpresivo pero de ninguna manera violento. En mi mente se dibujaban varios escenarios, uno de ellos que la chica decidiera darme otra bofetada tal y como había sucedido en el salón de convivencia, o tal vez todo lo contrario… que las cálidas aguas y el calor del momento le hicieran enroscar sus piernas alrededor de mi cuerpo y se entregara de una puta vez a sus más básicos deseos. O podían pasar las dos… o ninguna, nunca se sabe.

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
FICHA
Historia de la Magia
avatar
Joseph Crawford

Mensajes : 248
Fecha de inscripción : 08/09/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: Por los veinte cojones de Poseidón...

Mensaje por Pearlie F. Burroughs el Jue Sep 13, 2012 6:55 pm

Asintió cuando le dio nuevas instrucciones, o al menos eso intentó hacer porque sus expresiones faciales y movimientos eran más bien reducidos por el momento. Cuando llegó a tres, siguió sus instrucciones y se soltó como le había indicado, el golpe en el agua no le dolió mucho más que un clavado medianamente ejecutado. Emergió a la superficie, se quitó el cabello de la cara y en lugar de buscar a Joe, se lo volvió a intentar amarrar para que no le estuviera molestando, así que, que de repente saliera cerquísima de ella, le tomó por doble sorpresa, porque ni siquiera se había dado cuenta de que había desaparecido bajo las aguas del lago.

El beso la tomó totalmente por sorpresa. El calor de sus mejillas lo traía desde la actividad física pero supo inmediatamente que le quemaban porque estaba nerviosa por lo que ocurría en el momento. Empezó a analizarlo todo de más, aun cuando sentía sus labios sobre los suyos, en conjunto con las aguas cálidas del lago. Nunca se había dejado besar por un tipo tan pronto, nunca se había dejado besar por un tipo como ESE tan pronto. Estaban solos, pero eso no significaba ninguna seguridad. Estaban dentro de los terrenos de Brigantia como ella había pedido, pero eso no significaba ninguna seguridad tampoco. No iba a tener un rollo casual con un chico porque no era de ese tipo y sin embargo, algo le pedía a gritos que se dejara de estupideces y simplemente lo besara y ya, que no iba a pasar nada. Quería dejar de pensar que era un tipo de tatuajes, no de túnicas de gala, quería dejar de pensar que seguramente no tenían nada en común, quería dejar de ver la cara de su padre en el cielo diciéndole que era una deshonra, todas esas cosas.

Bueno, al punto, simplemente quería dejar de pensar.

Dejó escapar un respiro profundo entre sus labios, sonrió en medio del beso. Un beso no le iba a hacer daño a nadie. No era como si le fuera a enredar las piernas, ni nada. Le acarició la nuca húmeda, luego le tomó el rostro con las dos manos y correspondió el beso con ganas. Se separó de él de pronto y se le quedó mirando unos segundos antes de darle un beso diminuto con los labios apretados, como si fuera un cierre.

No le pegó, pero estuvo a punto. En vez de eso, lo salpicó violentamente con el agua y se separó de él nadando un poco, sumergiéndose completa en el lago para acomodar sus ideas y enfríar –claro, en aguas termales, como no- su cabeza que bullía. Que sí, que no se lo estaba follando ni nada, pero de todos modos, ¿qué le pasaba? ¿qué estaba haciendo? Un chico como ese la hubiera hecho correr en dirección opuesta en circunstancias normales y sin embargo ahí estaba, jugándole al tonto.

Emergió de nuevo y lo buscó con la mirada antes de volver a acortar la distancia entre ellos. Y lo besó otra vez, pero no fue nada invasivo como el primero; fue algo suave, lento, casi un roce. Al separarse negó con la cabeza, firme y decidida.

-No lo vuelvas a hacer.

Intentó por todos los medios que sonara a una sentencia, y a una muy segura. Pero después de lo que acababa de dejar pasar, la menos segura de nada, era ella. Lo peor del caso, era que se estaba haciendo líos innecesarios, lo sabía bien, pero no era como si de pronto pudiera cambiar y ver todo eso como algo casual y natural.

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Spoiler:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

PAZUZU y FAUSTA (Segismunda)
Ƹ̴Ӂ̴Ʒ Animagia registrada Ƹ̴Ӂ̴Ʒ
avatar
Pearlie F. Burroughs

Mensajes : 638
Fecha de inscripción : 07/09/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: Por los veinte cojones de Poseidón...

Mensaje por Joseph Crawford el Vie Sep 14, 2012 12:34 am

¿Pueden tener una puta idea del triunfo que significó estar unido a los labios de Pearlie durante más de dos segundos sin recibir una bofetada a cambio?, ¿pueden si quiera imaginar lo que significaba estar con ella de esa forma?, yo sé que para muchos de ustedes un puto beso es solo un puto beso… y en realidad sí, un beso es solo un puto beso y ya… pero, joder no solo era el beso por sí solo, era una especie de conjunción de varias circunstancias que conformaban un todo… o no sé, alguna mierda de ese nivel que me hizo sentir jodidamente bien.

No podría yo decir cuántas veces eh besado a una chica, es más, esa no era la primera vez que intentaba conquistar a una chica de ese tipo, y con “ese tipo” me refiero al tipo de chica que ha pasado toda su vida arropada por una familia con apellido de peso en el mundo mágico, a una chica que siempre lo había tenido todo y cuyo destino consistía en contraer matrimonio en cualquier momento con un tío pijo de la misma talla. Pero aun cuando Pearlie tenía esas características tan definidas en esa clase de gente, por alguna puta razón creía ver algo completamente distinto en ella… y bueno, además de que la gran mayoría de ocasiones que había intentado algo con esa clase chica, las cosas habían terminado bastante mal; esta vez mis pocas ganas de echar a perder todo iban más allá de eso… era algo más que un puto record o algo más que una simple conquista. Pero de alguna manera mi mente trataba de bloquear todas esas mierdas que, en efecto, no correspondían una mierda con Joseph Crawford.

Sentí su sonrisa durante el beso, lo que provocaba una especie de onda de calor por los costados de mi rostro, algo que inmediatamente me provocaba imitar ese gesto. Luego se separó y después me dio uno de esos castísimos besos que significaban una especie de cierre. Quise decir cualquier mierda pero sentía como si cualquier palabra de mi terrible vocabulario tenía el poder de acabar con todo el encanto que para ella se había generado. Ella cálidamente cautivada y yo calculándolo todo fríamente, así tenía que ser porque así era como estaba hecho el puto guión, y así era como debía mantenerse en todo momento.

Me reí cuando me salpicó y luego vi cómo se hundía… en ese momento solté un “pero qué cojones” entre susurros de tal forma que ella no pudiera escuchar, y es que de alguna manera me sentía un tanto confundido y con mucha curiosidad respecto a las reacciones de Pearlie que de pronto parecía algo así como una pequeña sirena tímida y juguetona. La chica apareció de nuevo justo en frente de mí, se acercó y nuevamente me besó, esta vez de forma más cálida y lenta que cuando yo había tomado la iniciativa. La miré a los ojos cuando pedía aquello que de hecho no parecía ser algo que de verdad quisiera que pasara… obviamente no quería que pasara, pero lo tenía que decir porque así era como ella concebía esa situación, suponía yo.

-No pasará si no quieres que pase, eso te lo puedo jurar… Pearlie-

Y en cierta forma era cierto. Lo divertido de todo ello era justamente provocar que ella se muriera por recibir mis besos, mis caricias, y eventualmente… todo lo demás, de nada me servía algo forzado ni tratar de obtener lo que quería a una velocidad más acelerada de lo que debía ser. Eso en particular lo había aprendido a la mala… muy a la mala, y ahora pues tenía las capacidades de ser muy paciente y tal, o al menos solo cuando sentía que de verdad valía la pena, como con ella particularmente.

-¿Y yo cómo te puedo decir?... sé que también te llamas Felicia-

La verdad no me importaba demasiado si de pronto pensaba que sabía demasiadas cosas de ella, por que sí… en realidad si conocía algunos detalles gracias a mi pequeña investigación previa. Pero qué mierda, tampoco era como si yo tuviera la apariencia de un jodido acosador, ¿no?. En esos momentos, algunas pequeñas gotas más finas como un puto alfiler comenzaron a caer del cielo… y entonces nos dimos cuenta que por alguna maldita razón el cielo había decidido nublarse de un momento a otro… y estaba a punto de comenzar a llover.

-¿Pero qué mierda?... joder, andando-

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
FICHA
Historia de la Magia
avatar
Joseph Crawford

Mensajes : 248
Fecha de inscripción : 08/09/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: Por los veinte cojones de Poseidón...

Mensaje por Pearlie F. Burroughs el Vie Sep 14, 2012 1:25 am

¿Qué no pasaría si ella no quería? ¿Y si sí quería pero no se lo podía decir? ¿Entonces qué? Se mordió los labios dubitativa pero no le dijo nada y solamente le sonrió después. Tendría la fuerza de voluntad necesaria para marcarle los límites y ponerle las barreras necesarias. No le veía nada de malo en realidad, excepto que era todo lo que se suponía que a ella no le tenía que atraer. Él se estaba portando bien, estaba siendo lindo, se estaba esforzando. Pero apenas pensaba ella en todo lo demás que había detrás de eso, desde la manera en que se vestía hasta el hecho de que su apellido no era de los de la lista de sociedad o algo así, la hacían retenerse por el bien de todos.

De pronto pensó en que, al poner esa barrera, él fácilmente pudiera conseguir a alguien más. Lo cierto era que a la tonta ni siquiera se le ocurría pensar que nada de eso iba enserio y que con o sin ella, siempre habría alguien más. O más bien, lo pensó apenas un segundo después y se puso seria. Hasta parecía distraída cuando le preguntaba lo del nombre y solo se esforzaba en mantenerse a flote y no hundirse. Bueno, ella estaba haciendo sacrificios por lo que se esperaba de sí misma, tendría también que cargar con el nuevo sacrificio de no pensar en él como alguien suyo, si ella misma se estaba negando a todo.

-¿Eh? Ah sí…Pearlie…así me dicen todos, pero en realidad no me gusta. Los Burroughs siempre tenemos uno o dos nombres feos, es un sello de distinción al parecer. Prefiero Felicia, si quieres llámame así…pero no Feli o alguna de esas cosas…

Se hundió un poco más, en el justo momento en que una gota de lluvia le golpeaba la cara y se le metía directo en el ojo, que se tuvo que tallar con una mano igual de mojada. Qué de idioteces pensaba, qué de tonterías se le habían metido en la cabeza de pronto. Lo miró fijamente. De pronto le dieron ganas de mandar todo al diablo y pedirle que la volviera a besar, pero firme, no lo hizo.

Dispuesta a nadar hacia la orilla, comenzó a hacerlo pero, a propósito, fue más lento que la vez anterior para dejarlo ganar, aunque no hubieran establecido tal cual una competencia. Era un gesto tonto, pero gesto al fin.

-¿La lluvia también es parte de tu plan?

Le preguntó cuando alcanzaron la orilla, relajada por el nado lento. Se sentía raro de todos modos, estar ahí platicando con él después de haberlo besado, sabiendo que seguían siendo en muchas formas, los desconocidos del principio. ¿Quería conocerle más? La verdad era que sí, pero no sabía que tanto eso podría afectarle a las decisiones. Tal vez se desencantara, tal vez terminara pidiéndole que volviera a acercarse a ella. Lo bueno de todo eso, era la incertidumbre. También lo malo.

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Spoiler:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

PAZUZU y FAUSTA (Segismunda)
Ƹ̴Ӂ̴Ʒ Animagia registrada Ƹ̴Ӂ̴Ʒ
avatar
Pearlie F. Burroughs

Mensajes : 638
Fecha de inscripción : 07/09/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: Por los veinte cojones de Poseidón...

Mensaje por Joseph Crawford el Vie Sep 14, 2012 1:55 am

-Será Felicia entonces, me agradará llamarte como muy pocos lo hacen. Mierda… vamos a la orilla de una buena vez-

¿Quieren saber la verdad? ¿De verdad quieren saber cuál es la puta verdad?. Venga, bajo el peligro de quedar como un puto niño de catorce años, lo contaré. Los besos de Pearlie, tan distintos uno del otro, tan cálidos y tan jodidamente sexys (aunque ella no los hubiera pensado tal cual así) me habían ocasionado, sin siquiera tocarla en los términos que ya conocen, una puta erección digna de nombrarla algo así como “el puño de hierro”, y por todos los putos dioses del olimpo juro que si no me la terminaba follando en ese momento y en ese lugar era nada más porque existía algo en mi cabeza llamado “humanidad” y que aún era capaz de refrenar a esa puta bestia que estaba por salirse quién sabe por dónde.

Para mi buena fortuna, aquello no podía notarse de ninguna forma debajo del agua a menos que a la chica de pronto se le ocurriera pegar su cuerpo al mío (lo cual dudaba mucho), y además de ello ahora teníamos que nadar a la orilla para evitar que la próxima lluvia nos tomara por sorpresa a mitad del lago, tiempo suficiente para que mi jodida y traicionera reacción corporal dejara de ser tan evidente y esa parte de mi cuerpo volviera en el justo momento a su estado original. Por supuesto, la fatiga de nadar hasta la orilla reventado por mis resecos pulmones, ayudaba muchísimo a que la tarea inmediata se completara tal y como debía ser.

Desde luego que noté que Felicia no estaba dando su máximo esfuerzo físico y calculadamente me permitía llevar cierta ventaja en la competencia inexistente que teníamos joder. No voy a decir que no, la verdad es que si era bastante vergonzoso que la chica tuviera que disminuir su puto rendimiento para no evidenciar mi pésima condición física, lo cual por supuesto me hacía sentir aun peor. Pero qué mierda, aquello era lo de menos siempre y cuando, dado el momento adecuado, le demostrara realmente cuales eran mis verdaderas capacidades física… si saben a lo que me refiero.

Finalmente alcanzamos la orilla y solo me reí ante su pregunta, no porque no tuviera ganas de responderle con alguna chistosada, sino más bien porque ya saben… el puto aliento se había escapado de manera indefinida de mis atrofiados pulmones. Alcancé mis cosas en donde tenía la varita y después de un par de sencillos movimientos, ambos quedamos completamente secos, aunque de cualquier forma teníamos que apurarnos si es que queríamos evitar ser atendidos por la puta lluvia matutina.

-Lo siento, no sé cómo conjurar un puto paraguas… así que tendremos que correr así hasta refugiarnos y ya luego te vistes o lo que quieras-

Tomé sus cosas, la tomé de la mano y ambos corrimos hacia un pequeño conjunto de árboles que existía como a la mitad de camino entre el jodido campus y las orillas del lago. Eso no era, por supuesto, ni una mierda parte del plan, pero de alguna forma resultaría conveniente si gracias a la lluvia podía estar un rato más a solas con la chica… o al menos el tiempo suficiente antes de que a la muy ñoña le apurara llegar a la próxima clase… que era algo así como en quince minutos.

-Bueno ahora solo hay que esperar, sirenita. Mientras tanto te quedas aquí conmigo y… anda vístete, joder-

Vístete antes de que me muera de ansiedad nada más de ver ese precioso cuerpo tan cerca del mío.

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
FICHA
Historia de la Magia
avatar
Joseph Crawford

Mensajes : 248
Fecha de inscripción : 08/09/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: Por los veinte cojones de Poseidón...

Mensaje por Pearlie F. Burroughs el Vie Sep 14, 2012 10:55 pm

Le dio risa que volviera a salir del agua con aparente deficiencia pulmonar otra vez, pero su risa fue discreta para que él no pensara que se estaba riendo de él tal cual. Le agradeció con una sonrisa que la secara, aunque las gotas de lluvia ya amenazaban con volverla a mojar, necesitaba al menos ponerse los zapatos pero no le dio tiempo porque Crawford agarró sus cosas y echó a correr con ellas tomándola a ella de la mano con la que tenía libre. Se dejó llevar hasta que llegaron al refugio, donde tomó sus cosas.

-¿Esto fue todo?

Se dio cuenta de lo mal y acusadora que sonaba esa pregunta y se mordió los labios arrepentida en el acto por su grosería.

-…me refiero a que…pensé que íbamos a pasar más tiempo juntos. Pero si es solo esperar a que pase la lluvia entonces no me importa mojarme, tengo otra clase pronto.

Se puso la blusa con cuidado. ¿Se habría dado cuenta de lo que había en el mensaje detrás de eso? ¿qué le estaba diciendo que solo esperaba más tiempo con él y que la cita durara más y que no le había importado la idea de perder unas cuantas clases? Tal vez ahora solo pensaba que sonaba a una insatisfecha grosera malcriada caprichosa needy de atención, y además dramática.

Tan solo de pensar eso, se puso la falda rápidamente y luego los zapatos, limpiándose los pies con la varita antes, porque estaban llenos de pasto y tierra. Entonces la lluvia comenzó a arreciar, pero a ella ya no le importaba la idea de mojarse y llegar corriendo hecha una sopa al campus. Un impervius bien conjurado sobre sus cosas tendría que bastar. Y eso fue lo que hizo, conjurar precipitadamente el hechizo sobre su mochila y afianzar su varita en la cintura de su falda, dispuesta a correr lo más rápido posible, bien bien lejos de ahí, sintiendo que lo había arruinado todo y que se moría de la vergüenza.

Tranquilízate Burroughs, tú misma dijiste que no había nada que arruinar.

Lo besó en la mejilla a modo de despedida como ya había hecho una vez, apoyándose en sus hombros, pero hizo un gesto gracioso casi inmediatamente cuando cayó un relámpago espantoso. Iba a morir ahogada por la lluvia, pero prefería eso a morir por la vergüenza de la malinterpretación.

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Spoiler:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

PAZUZU y FAUSTA (Segismunda)
Ƹ̴Ӂ̴Ʒ Animagia registrada Ƹ̴Ӂ̴Ʒ
avatar
Pearlie F. Burroughs

Mensajes : 638
Fecha de inscripción : 07/09/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: Por los veinte cojones de Poseidón...

Mensaje por Joseph Crawford el Sáb Sep 15, 2012 12:34 am

La puta lluvia no era algo que me preocupara demasiado, de hecho hasta agradecía a los cielos que la hubiera hecho caer en esos momentos porque gracias a ello, había podido apreciar un poco más de la cuenta el cuerpo de Pearlie que, mierda… pues sí, que estaba como para comérselo de una sola vez y sin pausas de por medio. Trataba de que mis ojos no la vieran tan directamente para no incomodarla mientras nos refugiábamos en aquel conjunto de árboles, sin embargo mi cabeza no paraba de preguntar una y otra vez el por qué coño no aprovechaba la ocasión para tener un contacto mucho más físico pasara lo que pasara. Evidentemente no, en definitiva no era una muy buena idea, o eso así era al menos por ese momento que las cosas apenas estaban tomando cierta temperatura que permitía pensar positivo, pero me obligaba al mismo tiempo ser jodidamente precavido. Puta precaución… ¿desde cuándo mierda era tan considerado con un buen culo?.

Lo que si me tomó por completo por sorpresa es que de la nada saliera con un “¿eso fue todo?”, lo cual sonaba jodidamente terrible considerando que lo que intentaba hacer ese día era justamente tratar de hacer que expresara muchas cosas menos eso… que más bien era como decir “¿bueno y entonces?, ¿hasta aquí llega tu puto ligue, perdedor?. Luego vino una aclaración medio dudosa que de cualquier forma me seguía dejando completamente mal parado y Pearlie entonces comenzó a ponerse rápidamente sus ropas, como si efectivamente tuviera demasiada prisa por largarse de una vez.

-¿Qué mier… no!, es decir…-

Me sentí como un imbécil, y por un instante pensé en dejar que se fuera y mandarla al puto diablo. ¿Quién coño se creía que era para hablar de esa forma?, o más bien ¿con quién mierda creía que estaba tratando para hacer esa clase de cuestionamientos que nadie en mi puta vida había hecho? Así que en efecto, dejé que se vistiera sin decir una puta palabra mientras los nubarrones rojos se hacían malas ideas en mi cabeza sin entender que tras todo aquello había un puto mensaje.

Pero aun sin entender el trasfondo de nada, hubo algo que le dio un giro a la inesperadamente turbia situación. En realidad es una mierda ridícula… pero joder, resulta que Pearlie se acercó a mí para darme un beso en la mejilla y luego hizo un particular gesto al ser sorprendida por un trueno que había roto la atmósfera de silencio que se había creado de la nada, entonces esos ojos grandes y encantadores perforaron por completo cualquier puta mierda que se hubiera creado en mi cabeza. ¿En que coño estás pensando Crawford?, ¿las vas a dejar ir así?, ¿en medio de la lluvia?.

-En realidad pensaba llevarte al Radegast. No rompe las reglas porque está dentro del colegio y además… lo atiende Angus Finnerty. ¿Te conté que ese cabrón es algo así como mi hermano mayor?. Anda, ven aquí y te cuento toda la historia...-

Extendí la mano hacia ella, esperando que tomara la decisión adecuada y no terminara por largarse y dejarme ahí en ese refugio de mierda. Claro, antes de ir al Radegast primero tenía que vestirme de una puta vez antes de pescar un maldito resfriado.

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
FICHA
Historia de la Magia
avatar
Joseph Crawford

Mensajes : 248
Fecha de inscripción : 08/09/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: Por los veinte cojones de Poseidón...

Mensaje por Pearlie F. Burroughs el Sáb Sep 15, 2012 1:05 am

Se le quedó mirando intensamente cuando le dijo lo que seguía en el plan, acotando que no rompía con las reglas ni nada, porque seguía dentro del campus y dispuesto a contarle cosas de su vida y de Angus Finnerty. Se mordió los labios ansiosa y miró hacia los nubarrones. Luego tomó su mano, tomando la decisión y regresó a al zona más tupida de los árboles, a su lado. Dejó la mochila sobre el césped y se recargó en uno de los troncos.

-¿Tienes un cigarro?

Le preguntó, esperando que contara con el mismo arsenal de la vez pasada. No le importaría volver a compartir. Hablar no les haría nada de daño, aunque Pearlie sabía perfectamente que a veces, hablar era lo que la hacía más débil ante cualquier cosa. La conquistaban con un buen discurso.

-También quiero que me cuentes la historia de algunos de estos…

Le pasó el dedo índice por uno de los tatuajes de su pecho y después casi la palma completa, aprovechando que todavía no se había vestido. Tenía tatuadas muchas calaveras y ella no sabía si eso significaba algo o si solamente era un gusto adquirido superficial. Se demoró en su toque pero luego retiró la mano como si se hubiera quemado. Le sonrió para disimular el bochorno que ella misma se había provocado.

-Y también lo de Finnerty, claro. Parece que este diluvio durará eternamente, así que, tómate tu tiempo, me gustará escucharte.

Le dijo, aunque en ese momento reparó en un extraño detalle: hablaba como si acabara de tragarse un diccionario de groserías, pero ella parecía no haberlo notado hasta ese momento, como si su tolerancia se hubiera extendido. ¿Qué le iba a gustar escucharlo? ¿Así como hablaba? Estaba completamente loca. Y de todos modos quería saberlo todo. Sabía muchas cosas de Finnerty por sus primos pero por ejemplo, el licántropo para ella era un misterio, hijo de un prófugo. Cosas así. Tenía ganas de saber las dos caras de la moneda y de primera mano.

-Oye y el islandés ese, ¿es tu amigo también?

Lo preguntaba porque a Shadow como que le gustaba y si era amigo de Joe, entonces algo podría salir de ahí también que dejara a todos contentos. Ya eran muchas respuestas prometedoras.

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Spoiler:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

PAZUZU y FAUSTA (Segismunda)
Ƹ̴Ӂ̴Ʒ Animagia registrada Ƹ̴Ӂ̴Ʒ
avatar
Pearlie F. Burroughs

Mensajes : 638
Fecha de inscripción : 07/09/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: Por los veinte cojones de Poseidón...

Mensaje por Joseph Crawford el Sáb Sep 15, 2012 11:52 am

Por Zeus y todos los cojones del olimpo, que de verdad no había un solo puto día en el que no me saliera con la mía de una u otra forma. ¿Saben?, en el puto mundo solo hay dos clases de hombres: los perdedores, y los cracks. Los perdedores son los que andan tristeando y por el puto mundo por no tener la capacidad de conseguir las cosas que quieren o porque su existencia no funciona como tenían planeado, en cambio los jodidos cracks… bueno, ahí estaba yo y unos cuantos más. Digo esto porque efectivamente, con una única frase y extender mi mano hacia la chica tuve suficiente para que ella volviera su mirada y, después de un instante de mirarme a los ojos, decidiera con una gran sonrisa que era mejor idea quedarse conmigo y no largarse a una puta clase de mierda que de todos modos podía recuperar cualquier día.

-Claro cielo, espero que no se hayan mojado esas mierdas…-

En cuanto me pidió el cigarrillo de inmediato busqué entre mis putos trapos la cajetilla que nunca faltaba en mis bolsillos al igual que el mechero. Saqué un par, me puse el mío entre los labios, le ofrecí el otro a Pearlie y se lo encendí para después hacer lo mismo con el mío. Me vi sorprendido cuando repentinamente la chica preguntó acerca de mis tatuajes mientras deslizaba suavemente su dedo índice por encima del que se encontraba en mi pecho, y después incluso ejercía un contacto mucho más directo con toda la mano. Me quede quieto y la miré divertido mientras lo hacía, porque aunque ella misma no se diera cuenta… aquello me parecía jodidamente atractivo de su parte, tanto como el propio bochorno que le siguió al contacto.

-Significa lo que tú quieras que signifiquen. Si ves fijamente y con atención cada uno de ellos, todos son capaces de producirte algo en el interior… una sensación. Esa sensación es lo que significan y ninguna otra mierda más. ¿Ves estos?, me los hice yo mismo en ciertos momentos chungos… pero ninguno tiene una puta historia por sí solo, más bien son expresiones… las mismas que quizás puedas ver-

Era verdad, en realidad no significaban una mierda en concreto más que las ganas de tenerlo en mi piel según las circunstancias, varios de ellos los había obtenido mientras estaba hasta la mierda de todo, uno tal vez pensando en mi padre… algún otro simplemente por estar hasta los cojones de alcohol. A la mayoría de las chicas les inventaba una mierda respecto a simbolismos que en algún momento había aprendido, justamente con el fin de impresionar y ganar puntos para conseguir que me abrieran las piernas en menos tiempos… y joder, vaya que funcionaba. Pero bueno, a veces tras contar las mismas idioteces una y otra vez terminas por cansarte, aunque igual y justo lo que le acababa de decir a Pearlie seguía sonando a porquería… quien sabe.

-¿Tú no tienes aun ninguno? Deberías animarte.- (tal vez entre las tetas... y dejar que sea yo quien te lo haga, preciosa). -Finnerty bueno… conocí a ese cabrón hace mucho tiempo gracias a mi madre. Resulta que ella y también Miller eran amigos de David… el padre de Angus, y durante muchos años tuvimos una convivencia bastante cercana. Para no extenderme demasiado, en resumen debo decirte que Angus me enseñó prácticamente todo lo que sé desde que tengo como cinco años, él es unos cinco o seis mayor que yo y bueno, jamás tuve un hermano mayor así que él pudo cubrir ese hueco bastante bien. No es que yo necesitara un jodido hermano mayor para sobrevivir pero ya sabes, de pequeño resulta que necesitas a alguien a quien admirar… y bueno Miller no era precisamente alguien que se lo mereciera.

No sabía yo que tan buena o mala idea era estar contando todo eso acerca de mí. En realidad eran cosas básicas de mi persona, tanto que prácticamente le estaba descubriendo una gigantesca parte de mi jodido perfil psicológico. Pero bueno… era muy probable que todo ello ayudara a que la chica me tuviera más confianza y tal, y entonces pudiera haber un puto acercamiento de mayor escala.

-¿Islandes?, ¿te refieres a Hakan Ksitjánsson?, nah… es solo un jodido buen jugador de su puto pueblo, pero apenas si lo conozco. ¿Por qué? ¿te gusta-

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
FICHA
Historia de la Magia
avatar
Joseph Crawford

Mensajes : 248
Fecha de inscripción : 08/09/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: Por los veinte cojones de Poseidón...

Mensaje por Pearlie F. Burroughs el Lun Sep 17, 2012 9:16 pm

Se le quedó mirando con la ceja arqueada cuando comenzó a explicarle que los tatuajes no significaban nada. No porque esperaba que significaran algo, sino porque prefería que le dijera “me los hice porque sí” a ese discursillo de que podían significar lo que ella quisiera. No supo ni qué contestar a eso y hasta miró hacia cualquier lado, intentando dibujar una sonrisa aunque no le salió muy bien. Podía llegar a ser un defecto –o no – que a veces, aunque no dijera las cosas en voz alta, era demasiado transparente con lo que pensaba.

-No, no tengo y hasta el momento no me ha llamado la atención hacerme alguno.

Se encogió de hombros y escuchó atentamente lo que le contaba de Finnerty, que sonaba mucho más honesto que lo que había dicho de los tatuajes. Y entonces sí, fue la primera vez en la que creyó estar conociendo algo de él de verdad. Fue hasta ese momento que se empezó a romper una barrera importante para ella. Lo que sí, fue que no tenía ni idea de a quién se refería cuando decía “Miller”, aunque intuyó que hablaba de su padre.

-¿Quién es Miller? ¿Tu verdadero hermano mayor? ¿Tu papá?

Se mordió los labios, esperaba que no pensara que se estaba metiendo de más en su vida personal, pero si la había besado, al menos que tuviera la decencia de contestar sus preguntas. Negó con la cabeza cuando le preguntaba si le gustaba Hákan. Bueno, es decir, era guapo y jugaba condenadamente bien al quidditch, pero no era para nada el tipo de chico que la atraía. Bueno, había pensado que nunca la atraería un chico como Joe y ahí estaba…

-No, a mi prima le gustó el día de la fiesta, pero estaba contigo y no me quise acercar porque ese día me diste miedo.

Le dibujó una sonrisa tímida. Ese día de la fiesta había pensado que Crawford estaba completamente loco, pero ahora que lo ponía en perspectiva, sus miradas no le molestaban nada.

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Spoiler:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

PAZUZU y FAUSTA (Segismunda)
Ƹ̴Ӂ̴Ʒ Animagia registrada Ƹ̴Ӂ̴Ʒ
avatar
Pearlie F. Burroughs

Mensajes : 638
Fecha de inscripción : 07/09/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: Por los veinte cojones de Poseidón...

Mensaje por Joseph Crawford el Lun Sep 17, 2012 10:16 pm

-Estaría de puta madre. Yo podría hacértelo… soy bastante cuidadoso y además tengo algunos trucos para que no te duela-

Bien decían que si no sientes el dolor provocado por un tatuaje, entonces no es más que mierda dibujada en tu jodida piel, sin embargo gracias a la magia, había descubierto un par de trucos con los que podías tatuar libremente a las personas sin que sintieran un ápice de dolor, y con “personas” me refiero por supuesto a chicas, porque cualquier maricón que pidiera ese procedimiento merecía primero que su cráneo fuera aplastado hasta la muerte. O tal vez no tanto, pero sí al menos una partida de cara monumental.

Me sentí un poco incómodo cuando repentinamente Pearlie preguntó que si Miller era mi hermano o mi padre, y desvié la mirada de inmediato mientras negaba ligeramente con la cabeza. Joder, no es que hubiera alguna mierda sentimental por la cual incomodarme, era más bien solo la vergüenza que cualquiera tendría si su padre fuera un matón hijo de puta, nada más. No es que no apreciara mi herencia Miller ni mucho menos, y tampoco me molestaba que el cabrón hubiera elegido su propio camino lejos de mi madre y de mi desde hace mucho tiempo, ni tampoco se trataba de la forma en la que se ganaba la vida ni la indiferencia con la que siempre me había tratado. No joder, todo eso me significaba una mierda… lo que me avergonzaba de ese hijo de puta era esa maldita actitud de niñato mediocre como si nunca hubiera podido superar la adolescencia, luciéndose en carros lujosos con chicas a los brazos… vestido como un payaso y custodiado por lame-huevos que solo lo hacían más vulnerable a cualquiera que de verdad tuviera intenciones de joderlo. Eso era lo que me jodía y lo que me impedía llamarlo “padre”.

-Digamos que solo le debo el haber fornicado con mi madre… nada más.-

Afortunadamente cambiamos de tema, y por supuesto que la miré con cierta suspicacia al compartir aquella información acerca de Hakan Kristjánsson. Si me hubiera dicho que le gustaba el islandés, probablemente hubiera actuado muy parecido a como estaba actuando en esos momentos, con la gran diferencia de que no hubiera dudado un solo segundo en, al día siguiente, buscar al islandés para partirle toda la puta cara aun cuando él no fuera enteramente el culpable de gustarle a alguien. Pero la respuesta me parecía lo suficientemente satisfactoria como para no ir y arruinarle la existencia a alguien que se podía convertir en un buen colega…

-¿Miedo?, ¿a qué le temías?... ¿le temes algo ahora?-

Aún no me ponía la puta camiseta y seguía lloviendo. Me saqué el cigarrillo a la boca y me acerqué lentamente a ella mientras le hacía esos cuestionamientos, lo suficientemente cerca como para que sintiera de verdad mi presencia y lograra ponerla nerviosa. Luego extendí la mano y acaricié apenas un poco su mejilla mientras eliminaba casi toda la distancia que existía entre nosotros, entonces tomé con firmeza sus hombros y le busqué la mirada.

-Yo siempre he estado pensando en provocarte... y no estoy hablando precisamente de miedo-


_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
FICHA
Historia de la Magia
avatar
Joseph Crawford

Mensajes : 248
Fecha de inscripción : 08/09/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: Por los veinte cojones de Poseidón...

Mensaje por Pearlie F. Burroughs el Mar Sep 18, 2012 3:05 am

Le sonrió a Joe cuando parecía tan entusiasmado por tatuarla, pero ni loca se iba a dejar. En primera ni siquiera se le ocurría cosa alguna que quisiera tener en el cuerpo de por vida y en segunda, pues no quería ni imaginar la cara de su padre si se enterara de algo así, por más que pudiera esconder de él los tatuajes.

-Pero, ¿no el dolor es parte del tatuaje en sí? Si me quiero tatuar no será quitando el dolor, así no vale. De todos modos ni siquiera sé qué me podría tatuar, ni en dónde. Y mi padre me haría puré, y créeme, todavía necesito la herencia familiar.

Le sacó la lengua. En ese mismo momento se sentía cómoda con él, al menos a sabiendas de que era lo suficientemente honesto como hasta para hablar de su padre, aunque fuera con esas palabras y en ese tono que le hicieron no preguntar absolutamente nada más al respecto del tal Miller. Iba mejor a seguir indagando sobre el islandés para Shadow cuando Joe se le volvió a acercar, no demasiado, pero si logrando a la perfección ponerla nerviosa. Lo miró a los ojos, siendo valiente, aunque le costaba bastante. Hasta pareció que aguantaba la respiración, por alguna razón idiota deseó no haberse vestido. Se sonrojó de su propio pensamiento y seguro él lo notó. Ni siquiera pudo contestarle inmediatamente.

Terminó por desviar la mirada cuando le tocó la mejilla. Sentía las piernas como de gelatina. Lo tuvo que mirar, porque él la buscaba tanto que era imposible no hacerlo. Sentía su respiración agitadísima y por toda la magia, quería controlarse de verdad pero no podía. Y él lo notaba seguro, y ella no podía hacer nada al respecto.

-Me sigues dando miedo, sobretodo cuando te me acercas tanto. Y le temo a muchas cosas.

Tenía que ser honesta. Y no mirarle la boca cada medio segundo. Si se lo estaba preguntando era su deber decirle que era lo que le pasaba por la cabeza, con todas las letras. Se moría de ganas de tocarlo, era imposible no querer pasarle las manos por los tatuajes, por los músculos apenas marcados, por la piel de apariencia firme, llena de colores y trazos.

-No me puedes gustar, porque…no está bien. Te me acercas y me dan ganas de…y no puedo…¡no te conozco! No sé lo que piensas, no sé lo que quieres de mi. No entiendo la forma en que me miras, nadie me había mirado así.

Era la verdad, o al menos, era lo que la hacía sentir. No porque nadie la hubiera puesto nerviosa, o porque nunca hubiera querido besar a nadie. Solo era la forma, la sensación que le provocaba, que era una muy particular. Era porque la miraba con intensidad, o eso era lo que sentía ella, pero era una intensidad extraña, que la presionaba y la acorralaba. Tiró el cigarrillo a un lado, le puso las manos en el pecho sin pensarlo y terminó por acortar las distancias para besarlo, de nuevo lentamente, sin prisas. Se separó de él apenas poco más de un par de segundos después.

-Joe…perdí mi anillo en el lago.

Dijo dándose cuenta de pronto, al mirar sus propias manos recargadas en chico y no encontrar la joya. Respiró, como si se hubiera mantenido tensionada todo ese tiempo. Tenía que alejarse de él, eso era un hecho.

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Spoiler:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

PAZUZU y FAUSTA (Segismunda)
Ƹ̴Ӂ̴Ʒ Animagia registrada Ƹ̴Ӂ̴Ʒ
avatar
Pearlie F. Burroughs

Mensajes : 638
Fecha de inscripción : 07/09/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: Por los veinte cojones de Poseidón...

Mensaje por Joseph Crawford el Miér Sep 19, 2012 7:56 pm

¿Que si me divertía con la manera en la que el lenguaje corporal de Pearlie me decía lo nerviosa que se ponía cuando me le acercaba de ese modo?, ¿Que si estaba disfrutando como un auténtico cabronazo de la forma en la que sus mejillas se teñían de rojo al tenerme a tan pocos centímetros de distancia mientras buscaba su mirada?, si joder… por supuesto que lo disfrutaba como pocas cosas se podían disfrutar en este puto mundo, tan lo disfrutaba que de verdad me importaba una mierda usar cualquier truco sensiblero con tal de tenerla en la palma de mi mano.

Todo estaba jodidamente justificado, absolutamente todo, porque de verdad les puedo asegurar que mi atracción por Pearlie resultaba ser la maldita cosa más fuerte y obsesiva que se me había cruzado por delante de los ojos en toda mi puta vida. No sé en qué momento había llegado a esa conclusión, pero la tenía bastante clara aquí en la cabeza.

-¿Aún no sabes lo que quiero?. Quiero estar contigo tal y como lo hacemos ahora, y quiero hacerlo por mucho más tiempo. Me gusta estar aquí, mirar tus ojos, y tus labios… y joder, besarte…-

Y justamente eso fue lo que paso, pero gratamente por iniciativa de la propia Pearlie. En esos instantes maldecía que la chica se hubiera puesto de forma tan repentina su ropa, pero de cualquier forma aproveché ese contacto de como dos segundos para poder acariciar su cintura y concretar ese contacto de la mejor forma. Pensándolo bien, creo que de hecho no era mala idea que ya tuviera la ropa puesta, porque de lo contrario solo dios sabe lo que hubiera sucedido si de pronto se me hubiera aflojado alguna puta tuerca.

Pearlie se separó y en efecto, había sido un beso demasiado breve como para quedarse conforme con ello, y mientras más avanzaban los minutos del día, más sentía que de una u otra forma iba a terminar saltando sobre ella para manosearla por todos lados y finalmente echar todo a perder, lo cual hablaba… o muy mal de mis capacidades de contingencia, o jodidamente bien del poder de atracción con el que contaba Pearlie. O las dos, más bien…

-Tu anillo?, o bueno, no creo que sea demasiado problema… seguro con un accio basta-

El muy imbécil se separó de Pearlie, se agachó hacia sus ropas y cogió su varita para conjurar un simple “accio anillo” que evidentemente, no traería solamente el que había perdido Burroughs. No me culpen, estaba demasiado encantado con Pearlie como para reparar en esos detalles mínimos que pueden hacer la diferencia entre la idiotez y la brillantez. Total que aterrizaron a nuestros pies como treinta putos anillos de diferentes tamaños, colores, niveles de oxidación y material, y justo en esos instantes paró finalmente de llover.

-Bueno, ¿qué te parece si encontramos tu anillo y luego nos vamos al bar de Angus?, y pues a ver qué carambas pasa…

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
FICHA
Historia de la Magia
avatar
Joseph Crawford

Mensajes : 248
Fecha de inscripción : 08/09/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: Por los veinte cojones de Poseidón...

Mensaje por Pearlie F. Burroughs el Jue Sep 20, 2012 8:49 pm

Soltó una risa cuando un montón de anillos aterrizaron frente a ellos. Se puso de cuclillas para no arruinar más su falda, aunque de todos modos le iba a pasar encima un hechizo para que quedara impecable antes de ir por ahí. No le costó trabajo encontrar el suyo, porque estaba todavía muy limpio así que lo secó con la varita y se lo puso en de vuelta en el dedo. Aunque se quedó mirando el resto, no con avaricia sino con una sana curiosidad, no entendía como Joe, siendo historiador, no estaba muerto de lo mismo por todo lo que esos anillos podían significar.

Había uno increíble que le llamó la atención inmediatamente, porque era una serpiente que se enroscaba en todo el dedo, de plata, con diminutas esmeraldas por ojos. Se lo probó y le quedaba perfecto, pero después sintió un escalofrío horrible en la espalda y lo volvió a dejar con los demás. Había otro que era como una gran esfera, otro como un erizo, con un montón de picos anaranjados, otro con cara de luna, otro con forma de rosa. Estaba como en éxtasis, tanto que miró a Joe distraída.

-¿ Eh? ¿El bar? Ah sí sí…

No podía dejar de mirar los anillos e imaginar mil cosas. Todos tenían una vibra distinta. De pronto deseó no haberse probado ese anillo de serpiente, pero lucía muy bonito. Había historias raras de gente recibiendo feas lecciones por andar husmeando.

-No los vamos a dejar aquí, ¿no?.

Se mordió los labios y lo miró exigiendo que hiciera algo con los anillos. Apuntó a un pedazo de terreno con la varita y conjuró un defodio para hacer un hoyo. No lo pensó mucho y tomó el bonche de anillos para esconderlos ahí.

-Ayúdame.

Le pidió, para que la tierra y la piedra volvieran a estar en su lugar. Sentía que estaba haciendo algo que hubiera querido hacer en su niñez. Su ropa ahora estaba toda salpicada de tierra pero no le importaba.

-Es nuestro botín, no se lo digas a nadie.

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Spoiler:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

PAZUZU y FAUSTA (Segismunda)
Ƹ̴Ӂ̴Ʒ Animagia registrada Ƹ̴Ӂ̴Ʒ
avatar
Pearlie F. Burroughs

Mensajes : 638
Fecha de inscripción : 07/09/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: Por los veinte cojones de Poseidón...

Mensaje por Joseph Crawford el Jue Sep 20, 2012 9:25 pm

Los anillos que habíamos de pronto recuperado con un simple accio eran, por supuesto, interesantes en su justa medida… pero tampoco me parecía algo como del otro mundo como para alocarse, es decir joder… eran solo metales viejos y tal. No es que aquello no se relacionara con la esencia de la historia, pero sinceramente dudaba mucho que se pudiera sacar algo de provecho de aquellas piezas. A mí como sabrán, el dinero me importaba una mierda… además resultaba bastante extraño que ninguno de los dueños hubiera conjurado un hechizo tan simple para simplemente recuperarlo tal y como acabábamos de hacer.

-Felicia, será mejor que te saques ese anillo… no sabemos de qué mierda se trate-

Había notado la fascinación de la chica por uno en particular en forma de serpiente, y me sentí aliviado al ver que la chica lo retiraba de su dedo. Dirán que era muy marica temer de un pequeño anillo… pero esa puta regla solo podía aplicarse en el mundo muggle, porque aquí en el mundo mágico y en Brigantia, un anillo como esos bien podía estar manufacturado para sacarte el alma o alguna mierda parecida. Era preferible tener mucho cuidado.

-¿Y qué quieres hacer?, no es como que tenga muchas ganas de cargar con ellos y llevárselos a nuestros queridos decanos…-

Pero era verdad, tampoco podíamos nada más dejarlos ahí botados y exponer a cualquiera que pasara por ahí y no tuviera la más mínima de las precauciones. Ayude con la varita a que los anillos, todos ellos, flotaran lentamente hacia el hoyo que Pearlie había cavado con el defodio. Los anillos cayeron el en agujero y bastó un movimiento de varita para que la tierra volviera al lugar que había ocupado hace algunos momentos. En seguida hice levantar una roca de gran tamaño y la hice caer justo encima, así sabríamos con exactitud en dónde se encontraban los jodidos anillos.

-Ya me temía yo que quisieras quedarte con alguno. No te preocupes preciosa, ya me tocara llenarte de joyas y lujos para que no te quedes con las ganas.-

Ya sabía yo que su puta familia tenía como diez veces el dinero que tenía la mía, y muy probablemente si querían, podían comprarse toda una puta tienda de joyería. Pero por supuesto, solo estaba jugando con la linda Pearlie quien ahora me acompañaría por un par de cervezas al maldito pub de Angus. Respecto a los anillos… bueno, no estaría de más investigar un poco al respecto y ver qué se podía hacer con ellos… si no es que eran solamente lo que parecían, un montón de fierros viejos.

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
FICHA
Historia de la Magia
avatar
Joseph Crawford

Mensajes : 248
Fecha de inscripción : 08/09/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: Por los veinte cojones de Poseidón...

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.