"Universidad Brigantia de Estudios Mágicos" es un foro RPG basado en el mundo de J.K. Rowling con temática, tramas y personajes 100% originales creados por el equipo administrativo y los usuarios de este mismo foro"

OGMIOS: 275 PUNTOS
CERRIDWEN: 150 PUNTOS
ARIANRHOD: 35 PUNTOS
SMERTIOS: 175 PUNTOS

Últimos temas
» Plagio de idea!
Lun Jul 15, 2013 1:57 pm por Gerhard Immëndorff

» PANGEA RPG - !UN FORO DIFERENTE! Ven y conócenos.
Sáb Abr 06, 2013 5:04 pm por Morten J. Harket

» Anybody home?
Sáb Abr 06, 2013 4:57 pm por Morten J. Harket

» Morsmorde Era Tom Riddle {Elite} No es cualquier rpg de Hp
Sáb Mar 30, 2013 11:41 am por Invitado

» Morrigan's Mental Asylum FORO NUEVO DE JULIA MCREARY
Lun Mar 25, 2013 2:28 am por Julia McCreary

» San Valentín
Sáb Mar 16, 2013 12:17 am por Aldrich Burroughs

» Necronomicon [Normal]
Vie Mar 08, 2013 1:37 pm por Invitado

» Inferio RPG ~ Afiliación Elite {Nuevos Botones y Nuevo Dominio}
Jue Mar 07, 2013 5:49 pm por Invitado

» Partis Temporus [elite]
Lun Mar 04, 2013 5:04 pm por Invitado

» Into the darkness {Afiliacion Normal}
Lun Feb 25, 2013 6:34 pm por Invitado

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 22 el Dom Sep 09, 2012 11:22 am.

Titanic RPG Photobucket Los Vengadores Clash of Kingdoms Photobucket The Hunger Games RPG Image and video hosting by TinyPic Seven Kingdoms Photobucket The Hole Image and video hosting by TinyPic Guardianes Photobucket C.H.A.O.S. Image and video hosting by TinyPic Image and video hosting by TinyPic Party Is My Life Rol Pretty Little Liars BelovedHogwarts Dirty Passion http://24.media.tumblr.com/tumblr_mbutyvMPnl1rrtdjmo4_100.jpg 7th & Spring Wizards Army The Dark Tales Of Grimm The History of Camelot Prague Project Freedom University The Mundial War RPG Fateful
DISEÑO DE SKIN:Foroactivo.com GRÁFICOS:Julia McCreary
Este foro está creado enteramente para esparcimiento y diversión sin fines de lucro. La temática, tramas y personajes son 100% originales creados por el equipo administrativo y los usuarios de este mismo foro. Todo lo demás, pertenece a J.K.Rowling.

----------

"Universidad Brigantia de Estudios Mágicos" está protegida por una licencia creativa. Cualquier reproducción total o parcial del contenido del foro, así como el diseño, será considerado como plagio. Por favor, se original, no robes ni copies.

Oh, vaya...

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Oh, vaya...

Mensaje por Autumn Brackminster el Mar Sep 25, 2012 6:30 pm

Si había algo que Autumn odiara con toda su alma era andar de mensajera a causa de su hermano. Un hermano mayor que a veces parecía un niño de cinco años al que había que andar cuidando, recordándole las cosas y diciéndole que debía y que no debía hacer. Estaba cansada de jugar al papel de mamá más de una vez a la semana para acercarle cada una de las cosas que olvidaba en su habitación y por las que después se dedicaba a mandarle lechucitas para pedirle que las fuera a buscar y se las dejara en su taquilla de los vestuarios, porqué él al parecer estaba ocupadísimo con quien sabe qué.

Aquella tarde habían sido los brazales, con los que al parecer el uniforme de un golpeador no podía estar completo de ninguna de las maneras. No es que ella fuera una gran entendida en quidditch, de hecho sólo terminaba por montarse en la escoba en aquellos partidos familiares que su padre se empeñaba en seguir organizando, pero creía que si para esas horas del día, cuando todas las clases habían terminado, ya no los iba a necesitar, y que podrían esperar al día siguiente cuando él mismo podría llevarlos. Sin embargo había decidido aprovechar y luego de dejarle los malditos brazales en la taquilla, quedarse a correr por el campo un rato (porque sí, seguía obsesionada con lo de mantener la buena forma física que exigían las clases de entrenamientos para aurores).

Lo había hecho montones de veces, y por eso sabía que a esa hora ya no quedaría nadie dentro. Vaya, no era que le molestara demasiado empezar a cruzarse con cuerpos masculinos semidesnudos, pero al parecer era normativa de la universidad el que ella no pudiera pasearse por ahí como si nada.

Entró muy decidida, con paso ligero, y ya vestida con sus pantaloncitos cortos de deporte y una simple camiseta roja, aumentando a propósito su ritmo para empezar a prepararse para la carrera que vendría a continuación. Lo primero que recibió su nariz fue ese olor particular, mezcla de sudor y vapor de las duchas calientes. Todo era silencio. Dobló en el pasillo de taquillas donde había la de su hermano y ya alargaba la mano con la varita para usar el hechizo que servía para abrirla cuando notó que había alguien justo a su lado.

- Oh, vaya...

Sí, eso fue todo lo que dijo mientras se quedaba ahí parada, con la mirada fija en el chico islandés del que sabía que había leído el nombre en la misma revista donde había aparecido Adair, pero que sonaba tan extraño para ella que no conseguía recordarlo.
Tardó unos segundos en poder pensar con la claridad suficiente para recordar que primero, no debía estar ahí, y segundo estaba mirando fijamente a un chico al que no conocía y que, aunque no estuviera desnudo, tampoco iba completamente vestido.

- Lo... Lo siento. Soy Autumn, la hermana de Adair. Sólo había venido a dejarle algo en su taquilla pero puedo... Puedo volver luego. Creí que no había nadie.

Mientras se apresuraba a decir esas palabras antes que él pensara que era una loca acosadora o algo así, iba retrocediendo, pero como no miraba por donde iba y evidentemente estaba en un vestuario masculino que los elfos domésticos todavía no habían tenido tiempo a recoger, su pie fue a tropezar con los restos de un bate roto y ya ahí si se cayó hacía atrás, dándose de culos al suelo.
Y cuando levantó la vista para volver a mirarle, inexplicablemente soltó una leve carcajada.

- ¿Que crees? ¿La situación más absurda del día o todavía se puede mejorar? - preguntó todavía con una sonrisa en los labios, intentando no pensar en la primera impresión que debía haber dado.

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Ficha
¡Dixie!:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Autumn Brackminster

Mensajes : 99
Fecha de inscripción : 08/09/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: Oh, vaya...

Mensaje por Hákan Kristjánsson el Mar Sep 25, 2012 7:41 pm

Estaba contento con el nivel de exigencia física de Ayres. Tanto así que no había tenido tiempo de ir a otras clases como oyente tal como había pretendido primero. No había tenido tiempo tampoco para extrañar Islandia, ni él mismo se daba oportunidad de hacerlo. Cuando Ayres no mandaba entrenar, él lo hacía por iniciativa propia. No se había dado mucho tiempo para ir a más fiestas fuera de la que habían dado en el lago y la de casa de Finnerty, ni siquiera había visitado el bar asiduamente ni nada de lo que pensó que haría apenas despegarse de su país y llegar a Brigantia.

La verdad estaba concentrado y se sentía bien por ello. Su aparición en Quidditch Illustrated seguida de la del nombre de su padre siendo mencionado como un gran cazador en sus épocas, perteneciente a una de las mejores alineaciones de cazadores del quidditch internacional, lo hacía sentir mucha responsabilidad con su profesión. Tenía unos zapatos muy grandes que llenar y muchas expectativas que cumplir, pero la presión para él era positiva, le servía para no salirse del camino. Había mandado un ejemplar a casa, no sabía cuánto tardaría en llegar y como adjunto, les había traducido todo al islandés, incluyendo la parte en la que se mencionaba a Kristján Sveinsson. Seguro se pondrían contentos y todo.

Precisamente por todo eso era de los que se quedaban hasta más tarde o a veces iba a deshoras a entrenar o a jugar por placer con los alumnos de otras carreras que también ocupaban el campo y fue uno de esos días en los que por ende, salió hasta el final de las duchas. Estaba guardando todo su equipo en su lugar, a medio minuto de ponerse la playera cuando la voz de una chica lo hizo girarse. Sonrió de inmediato con un toque de descaro, era cierto que no estaba desnudo ni nada, pero la situación ya era de por sí simpática.

Sabía quien era, Joseph le había hablado de ella en la fiesta del lago y era bueno con los rostros, tenía que serlo siendo nuevo. Se encogió de hombros dándole a entender que a él le daba igual si estaba ahí o no y luego le señaló todo el lugar con un brazo como invitándola a su casa para que fuera a dejar lo que tuviera que dejar, sin dejar la sonrisa, que por supuesto, se amplió tanto por el nerviosismo de la chica como por su caída.

Terminó por caminar hacia ella, dejando a un lado sus cosas, y le extendió la mano para ayudarla a levantarse. –Soy Hákan, y creo que la situación todavía se puede mejorar, siempre se puede mejorar –No había dejado la sonrisa de lado. Tiró de ella con cuidado pero también con algo de maña. –Así que Adair es tu hermano, es buen golpeador. No sé cuál es su taquilla, pero tómate el tiempo que quieras.

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Hijo de islandés

Hákan Kristjánsson

Mensajes : 168
Fecha de inscripción : 08/09/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: Oh, vaya...

Mensaje por Autumn Brackminster el Miér Sep 26, 2012 8:53 am

Bueno, Hákan no parecía ni asustado ni excesivamente sorprendido de su presencia ahí, cosa que por un momento la llevó a pensar si era realmente frecuente que las chicas se colaran en los vestuarios masculinos de los jugadores de quidditch llevadas por la histeria, o algo así.
Aceptó su ayuda para levantarse del suelo, al mismo tiempo que descubría lo complicado que le resultaba mantener su mirada fija en su rostro, porque sus ojos se empeñaban una y otra vez en desviarse hacía su torso desnudo, como si nunca hubiera visto uno, correspondiéndole a su sonrisa, añadiéndole ella también a su vez una pizca de coquetería.

- Parece como si todos los días te encontraras con chicas en los vestuarios. – comentó mientras recogía los brazales de su hermano que también se habían caído al suelo – ¿O es que entran muchas fanáticas del quidditch para veros sin ropa y declararos su amor?

Esta vez si abrió la taquilla de su hermano y dejó ahí aquello que al parecer necesitaba tan desesperadamente para el día siguiente, pero cuando volvió a cerrarla, en vez de despedirse de Hákan y marcharse de un vestuario en el que, en primer lugar, no debería ni haber entrado, se sentó en uno de los bancos dispuestos delante de las taquillas, sin prisa alguna para irse, mientras le oía hablar de que su hermano era buen golpeador.

- Eso dicen. Está pero insoportable porque hablaron de él en el Quidditch Illustrated. – bueno, aquello no era técnicamente cierto, sólo le había echado en cara a su padre lo del artículo, y ya, pero ella necesitaba una excusa para haber ido como enferma a leer acerca de jugadores y futuros jugadores cuando en teoría no le interesaba tanto el deporte (pero si por sus jugadores, por merlín, cada cual tenía sus preferencias) – También salías tú, joven promesa venida de Islandia.

Recordaba algunas cosas más, como que su padre era también jugador, cosa que era casi idéntico al caso de su hermano, pero tampoco es que pudiera concentrarse demasiado en la lectura con su pequeño sobrino Thaddeus dándole golpes con su pequeña escoba para que saliera al jardín a jugar con él.

- ¿Entonces has venido sólo por el quidditch o hay otras cosas de Inglaterra que también te interesen?

Y si, tal vez aquella pregunta tuviera segundas intenciones, sobretodo acompañada de la sonrisa ligeramente descarada que se había dibujado en sus labios, pero por merlín, vestida con sus holgadas ropas de hacer deporte no debía verse lo suficientemente atractiva para aquello. De todos modos la situación ya era suficientemente surrealista de por si, ya que más daba un poco más.

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Ficha
¡Dixie!:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Autumn Brackminster

Mensajes : 99
Fecha de inscripción : 08/09/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: Oh, vaya...

Mensaje por Hákan Kristjánsson el Jue Sep 27, 2012 2:54 pm

No, no todos los días se encontraba con chicas en los vestuarios, ni muchas fanáticas del quidditch entraban para verlo sin ropa, pero la presencia de Autumn era tan agradable y al parecer también tan inocente, que no le había visto modo a sorprenderse o asustarse. En lugar de volver a su asunto aprovechó para echarle una mirada a Autumn por detrás, para ver si al menos Crawford tenía buen gusto y cuando se giró para sentarse en uno de los banco, no disimuló que la había estado mirando, simplemente que le buscó la mirada.

Él también estaba orgulloso de sí mismo por haber salido en la revista esa, no era la primera vez que salía en una revista como joven promesa y todo eso, pero le gustó saber que le estaban poniendo cada vez más atención en ese lugar y Quidditch Illustrated no era una revista cualquiera, sino de las más respetables-Sí, no me lo esperaba, pero es un buen incentivo para jugar mejor.

Lo que tampoco se había esperado era ver el nombre de su padre perfilado como uno de los mejores cazadores de su época, porque era una de esas cosas que Kristján nunca había dicho. Fue una suerte que Autumn tuviera una pregunta muy oportuna para evitar que se pusiera a pensar en la locura que había significado llegar ahí y poco a poco ir descubriendo pedacitos de su padre. Sonrió también y bajó la mirada con una falsa timidez, mientras le daba un poco la espalda para seguir acomodando su equipo en su propio casillero.

-Vine también por las chicas, por supuesto. No sabría decir si por la comida. Por el whisky escocés, aunque aquí beben como maricas- Le guiñó el ojo y terminó por acomodar sus cosas por fin, dejando afuera solo la camiseta que se iba a poner para regresar al salón de convivencia, se la echó al hombro y metió las manos en los bolsillos de sus pantalones, mejor tenerlas quietas- Hasta ahora de las chicas no me he decepcionado, eso es un hecho.

Entre las miradas descaradas y eso, sentía que estaba ya pasándose de listo con la hermana de Brackminster y lo que menos quería era crear una situación violenta con un compañero de carrera. El hombre tendría que estar acostumbrado a eso de todos modos, su hermana era guapa, pero nunca se había metido con hermanas de sus compañeros, aunque eso solo porque siempre habían sido más chicas.

-Mejor me callo ya o tu hermano va a intentar romperme la boca-Intentar, que no era lo mismo que el verbo lograr

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Hijo de islandés

Hákan Kristjánsson

Mensajes : 168
Fecha de inscripción : 08/09/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: Oh, vaya...

Mensaje por Autumn Brackminster el Jue Sep 27, 2012 5:29 pm

Él no había intentado disimular que la había estado mirando mientras dejaba el encargo de su hermano dentro de su taquilla, y cuando fue él quien le dio la espalda para también terminar de guardar sus cosas, Autumn también aprovechó para reseguirlo con la mirada, parando especial atención en su trasero, y hasta perfilando una sonrisa descarada en sus labios. Sí, empezaba a entender a qué venía tanto revuelo con el islandés, y más cuando no parecía tener prisa alguna para ponerse su camiseta.

Cruzó las piernas encima del banco donde estaba, sentándose al estilo indio, e inclinando ligeramente la cabeza mientras oía sus explicaciones acerca de que había venido por las chicas y por el whisky. Bueno, mentiría si dijera que no había estado esperando una respuesta similar.

- No, no. Espera. ¿Con quien has estado bebiendo para llegar a esa conclusión de que los ingleses no sabemos beber? Las fiestas llenas de borrachos no sirven. Quizás te sorprenderías...

No es que estuviera alardeando gratuitamente. Aunque sin duda él, acostumbrado a los licores nórdicos, ella tenía a sus espaldas la experiencia que le otorgaba las incontables borracheras con su hermano a base de whisky de fuego, y según Adair cada vez aguantaba más antes de empezar a hacer y decir incoherencias.

- La época en que mi hermano se metía en mis asuntos ya ha pasado. Y a fin de cuentas es él quien me mandó aquí a riesgo de que me encontrara alguno de sus compañeros a medio vestir. Estás a salvo.

Y aquello en verdad si era una buena novedad. En realidad en la fiesta del lago todavía había tenido que someterse a un interrogatorio de primer grado acerca de que estaba haciendo y con quien para terminar sangrando por el labio. Pero al parecer el haberse enfadado con él por haber montado tal reacción desproporcionada a un poco de sangre había surtido su efecto. No sólo había dejado el tema sino que le había asegurado que sería un poco más permisivo con los chicos y su vida privada. Todavía tenía que verlo para terminar de creerlo, pero era un buen principio. Quizás incluso podía empezar a poner a prueba que tan fiable era aquella promesa.

- ¿Sabes? No me saco de la cabeza que crees que aquí no sabemos beber. Que lástima que Ayres os tenga con esa dieta taaan controlada, sin alcohol ni tabaco... Mi orgullo inglés me haría retarte. Si me rindiera yo antes me podría comprometer a introducirte en la gastronomía inglesa, que es la única razón de haber venido de la que no estás seguro. Y si tu te rindieras antes... Pues me podrías enseñar algo interesante de Islandia. Quizás no pueda ir nunca... – dijo entonces como si nada, agregándole una sonrisilla inocente.

Y Hákan podría decir lo que quisiera, pero el haber entrado en el vestuario de los chicos, encontrarse a un jugador rezagado no del todo vestido, haberse tropezado y caído y haber terminado ahí, como si fuera el lugar más normal del mundo donde estar sentada haciendo propuestas poco oportunas a dicho chico si que entraba en su escala de situaciones más surrealistas de su día.

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Ficha
¡Dixie!:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Autumn Brackminster

Mensajes : 99
Fecha de inscripción : 08/09/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: Oh, vaya...

Mensaje por Hákan Kristjánsson el Vie Sep 28, 2012 3:44 pm

Si las fiestas llenas de borrachos no contaban, Hákan no tenía idea de dónde se podría sacar una media del aguante de los ingleses al beber. Pero le dejaría el beneficio de la duda con eso de que quizá se sorprendería. Para ser sinceros, no se imaginaba a una chica como Autumn bebiendo como vikingo, pero no era algo que quisiera poner a prueba, porque verla borracha e inconsciente tirada en una mesa no sería una imagen precisamente sexy. Se rió de sus propias presunciones y sonrió a Autumn apenas ella le aseguraba que estaba a salvo, porque el mismo Adair era quien la había empujado a ir a las taquillas con ese riesgo.

Y Autumn retomó el tema de beber, pero Hákan solo se rió. Su padre le había enseñado a beber por algo tan básico como mantener el calor, y así era como había comenzado, curtiéndose en las fiestas, pero acostumbrado al alcohol desde siempre. Pero lo dicho, no retaría a una chica, con una chica prefería hacer otras cosas que beber y esperar a que se pusiera borracha.

-Mejor comprométete a enseñarme gastronomía inglesa sin tener que perder en algo de por medio, ¿no? Es más, si me dejas vestirme, lo podemos hacer ahora mismo, ¿o tienes alguna clase?-Él siempre tenía hambre, así que sonaba a una buena oferta, aunque no tan buena como las cosas que se le ocurrían que se podía hacer con una chica en una casilla solitaria, pero que a la vez no se atrevía a decirle en voz alta porque no quería que Autumn pensara que le había dado una impresión equivocada.

-Ya estás con lo mejor de Islandia-Le dijo en una especie de broma, abriéndose de brazos poniéndose a si mismo como atractivo turístico, aunque se rió después de eso porque no lo decía enserio y no quería quedar como un patán pretencioso.-Puede que no puedas ir a Islandia, pero Islandia ya llegó a ti. –De nuevo se rió y terminó negando con la cabeza a sus tonterías. -¿Sabes qué? Es que el problema es que si te beso en medio de la competencia luego me puedes acusar de que me aproveché de ti porque estabas borracha, prefiero que estés todo el tiempo en tus cinco sentidos, así no tenemos excusas. - Por fin se puso la camiseta y le regaló una sonrisa, señalando con la cabeza hacia la salida, dejándole a ella las opciones.

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Hijo de islandés

Hákan Kristjánsson

Mensajes : 168
Fecha de inscripción : 08/09/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: Oh, vaya...

Mensaje por Autumn Brackminster el Vie Sep 28, 2012 5:28 pm

- ¿Vas a vestirte? Ya creía que lo de ir sin camiseta era una buena costumbre islandesa. – dijo bromeando mientras bajaba las piernas del banco y volvía a ponerse de pie, estirándose ligeramente. Con esto quería dejar claro que lo de llevarle en ese momento a probar algo de gastronomía inglesa le parecía buena idea. De hecho cualquier cosa le hubiera parecido una buena idea cuando la otra opción era irse a encerrar en la biblioteca a empezar a recolectar información para el montón de clases a las que se había apuntado de oyente

Su afirmación de que ya estaba con lo mejor de Islandia la hizo reír. Quizás no fuera lo mejor de Islandia, pero vaya que debía ser el mayor ego del país el que había ido a trasladarse a Brigantia. De algún modo le recordaba a su hermano, con toda aquella seguridad en si mismo, sin embargo en Adair ese comportamiento la ponía de los nervios y en cambio en Hákan no parecía que le importara demasiado.

- Es bueno saberlo. Me ahorraré el viaje entonces. Además tolero muy mal el frío y no conozco buenos trucos para hacerlo pasar. Me quedaré en climas más cálidos – aunque en realidad el húmedo clima inglés tampoco es que se pudiera considerar lo más cálido del mundo.

Fue entonces cuando él dejó como si nada su comentario del beso. Sus labios perfilaron una sonrisa coqueta mientras negaba ligeramente con la cabeza. Vaya que aunque hubiera bebido un poco más de la cuenta no iba a acusarlo de aprovecharse, porque no es que dejarse besar con Hákan fuera un gran sacrificio, sino más bien todo lo contrario. De hecho tenía la sensación de que se estaba pasando con el coqueteo desde el mismo momento que había puesto un pie en ese vestuario.

- Estoy de acuerdo, no se necesitan excusas para los besos. Aunque siempre podrías contarme que los besos islandeses también son un gran atractivo turístico que no puedo perderme. Te sorprendería la facilidad con la que me lo creo todo. – y ese comentario también fue medio en broma medio en serio, una especie de frase con segundas intenciones para no tener que decirle claramente 'Bésame ya'.

Se acercó a la salida que él le había indicado con la cabeza, porque realmente le tenía que salir de ahí e ir a comer algo para no continuar diciéndole barbaridades de chica fácil. Intentó centrarse un poco para pensar en las opciones de gastronomía inglesa que les ofrecía Brigantia, que no eran tantas ni tan variadas como si estuvieran en el mismo Londres, pero que de algún modo podrían servir.

- Bueno, no puedes perderte los fish&chips, todo un clásico inglés. Quizás una London Pride, una de las mejores cervezas del Reino Unido y... Ya otro día hacemos la introducción al típico desayuno inglés, que eso hay que comerlo a primera hora de la mañana. – y dicho esto de verdad que quería salir sin más y guiarlo a la cafeteria, pero sus hormonas que andaban inexplicablemente revueltas desde que había puesto los pies en la universidad la obligaron a que cuando pasaba por su lado para salir se girara sin previo aviso y le besara, un contacto que prolongó un poquito más de la cuenta, pero sin llegar a ser algo súper pasional – Un atractivo turístico islandés a cambio de un pedacito de cultura inglesa. ¿Que te parece el trato? – fue lo que le dijo después de su repentino beso a modo de explicación, mientras volvía a sonreirle coqueta manteniéndose todavía cerca de él. Al diablo con ser una buena chica.

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Ficha
¡Dixie!:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Autumn Brackminster

Mensajes : 99
Fecha de inscripción : 08/09/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: Oh, vaya...

Mensaje por Hákan Kristjánsson el Dom Sep 30, 2012 10:38 pm

Más le valía a Hákan dejar de decir estupideces, aunque a cada frase que decía Autumn se le ocurría una respuesta. Autumn se lo dejaba fácil con las cosas con las que lo provocaba aunque de hecho no sabía si lo estaba provocando o si la chica era de naturaleza coqueta solo porque sí. En caso de que fuera lo segundo, se vería muy mal que él pareciera muy emocionado contestándole a todo con un coqueteo directo, por más que se muriera de ganas de decirle que él tenía el mejor método para engañar al frío y que precisamente, incluía besos y no tener la playera puesta, que también eran buenas costumbres islandesas.

Le iba a hacer bien salir de esos vestidores de una buena vez y dejar de pensar cosas que no, dejar de comportarse como un loco que no estaba ahí más que por las chicas. Además necesitaba concentrarse, no ponerse a ligar. Comer siempre lo alejaba de malos pensamientos, trataría de no mirar a Autumn como una potencial chica a la que aprisionar contra la pared, por más guapa que estuviera.

Ahí estaba, pensando en que nunca había probado lo del orgullo inglés. Y planeando pedirle que mañana lo acompañara a desayunar entonces, pensando que si hacía las cosas bien y comenzaban a verse seguido se sentiría menos culpable de estar pensando en besarla aunque técnicamente fuera una perfecta desconocida. Estaba comenzando a controlar sus ímpetus con éxito pero ella se lo volvió a poner difícil al girarse para besarlo.

Le gustó su explicación, lo hizo reír, pero en lugar de contestar algo porque las palabras salían sobrando bastante para ese momento, Hákan la tomó por el brazo y la hizo acercarse más con un movimiento más rápido que suave por si Autumn se arrepentía en cualquier momento.

Fue él quien la besó por segunda vez, tomándola suavemente por el cuello. Recordó inmediatamente lo que había pasado en la fiesta del tipo del bar Radegast. Siobhan le gustaba mucho pero si se detenía en ese momento solo significaría que era un completo idiota. Su beso fue por cierto mucho más pasional que el que ella le había dado.

-No me des esas pruebas de cultura inglesa, me quedo con las ganas de saber más- No la soltó. El islandés dejó la mano pegada en el cuello de Autumn, el cuerpo cerca. Era una estupidez pensarlo en ese preciso instante pero agradecía que ella hubiera llegado ya después de que se hubiera bañado y no antes, era una verdadera suerte.

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Hijo de islandés

Hákan Kristjánsson

Mensajes : 168
Fecha de inscripción : 08/09/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: Oh, vaya...

Mensaje por Autumn Brackminster el Mar Oct 02, 2012 9:13 am

En realidad sus planes si que habían sido en un principio sólo besarle, y luego ya ir a cumplir lo de llevarlo a comer algo típico inglés. Y al contrario de lo que pudiera parecer no siempre solía dejarse llevar de ese modo, pero últimamente no se sentía del todo ella misma (o quizás estuviera pasando demasiado tiempo con su hermano y sus ideas liberales). El caso es que cuando Hákan le devolvió el beso, todas sus intenciones iniciales se fueron al traste. Porque le parecía lo suficientemente atractivo e interesante para haber querido besarlo tras los primeros minutos. Y porque besaba realmente bien. Y porque a pesar de todo era cierto que nunca había sido una criaturita inocente.

Por unos instantes se le pasó por la cabeza lo que podría pensar Hákan de ella. ¿Que iba haciendo eso con todos los chicos con los que se cruzaba? ¿Que era una fresca, una fácil? Y seguramente de no ser por la forma en la que él la besaba, hubiera continuado perdiéndose en el mundo de los remordimientos, aún cuando no era momento para hacerlo.

A su vez le pasó los brazos por detrás del cuello, dejándole claro sin palabras que no le dejaría irse demasiado lejos. Lo obligó a retroceder de nuevo hacía el interior del vestuario hasta volver donde se habían conocido hacía apenas nada, haciendo que la vocecita de su cordura volviera a reclamarle lo que estaba haciendo y en que la convertía eso. La apartó con la misma rapidez que antes mientras lo hacía apoyarse contra las taquillas devolviéndole el beso de la misma forma en la que él la besaba, incluso mordisqueando con suavidad su labio inferior.

- Me gusta tu forma de hacer tratos. – le dijo con una sonrisa, mientras se separaba un poco para tomar aire. - Cuando la curiosidad por un desayuno inglés sea insoportable, avísame. Te lo voy a deber.

Volvió a besarle, esta vez deslizando una mano atrevida por debajo de su camiseta y delineando los músculos de su abdomen. Lo había visto demasiado rato con el torso desnudo para no tener ganas de hacerlo.

- No entrará nadie... ¿verdad? – porque realmente el que entrara alguien, era la única cosa que podía hacer que recuperara la cordura y se comportara como se suponía que se debía comportar con un chico al que acababa de conocer. Y a esas alturas no le apetecía recuperar el sentido común. Al menos no en un rato.

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Ficha
¡Dixie!:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Autumn Brackminster

Mensajes : 99
Fecha de inscripción : 08/09/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: Oh, vaya...

Mensaje por Hákan Kristjánsson el Jue Oct 04, 2012 12:35 pm

La verdad era que Hákan no estaba pensando nada, o nada malo, para ser exactos. No era tan escrupuloso como para ponerse a juzgar a Autumn en medio de un buen beso, lo que menos importaba era saber si era una chica con un historial tremendo o si era la segunda vez que besaba a alguien. Daba por sentado que por lo menos lo había hecho con Joseph y era de lo único que no le quedaba duda, pero el resto de la cartilla ya le podía importar menos que poco. Pensar algo malo sobre ella sería una hipocresía de su parte y no tenía tiempo para pensamientos misóginos tanto como para meter la mano bajo su blusa para sentir la piel de su espalda y asir sus dedos a ella con insistencia.

Por el momento, la curiosidad por el desayuno inglés podía esperar, porque tenía más curiosidad de ver como era el cuerpo de la chica sin ropa. No lo podían culpar porque sus pensamientos fueran hasta más veloces que sus manos. De repente le daban ganas de hacer todo a la vez pero tenía que llevársela tranquilo.

Ante su pregunta el islandés se encogió de hombros, porque no tenía idea de si a alguien se le ocurriría pasar por ahí ya fuera alumno o peor, al mismísimo Ayres. Pero no quería pensar en eso y en un arrebato la tomó por el cuello y la besó más profundo, bajó las manos por la espalda de Autumn hasta su trasero, con el objetivo de comprobar su firmeza, su forma. O más bien de simplemente tocar.

En un único arrebato de cordura, se separó de ella y se alejó un poco para mirar hacia fuera y comprobar que no hubiera nadie en los alrededores. La puerta era muy grande, nunca la había visto cerrada pero asumió que con magia se cerraría y sellaría. La verdad él tampoco quería sorpresas, no tanto por las consecuencias como por la molestia de ser interrumpidos en cualquier cosa.

-Puedo intentar cerrarla si quieres-Dijo buscando su varita en los bolsillos sin encontrarla. De idiota y por estar coqueteando la había dejado metida en su taquilla. Se rió de él mismo y miró a Autumn-Necesito que me prestes la tuya-pero antes de que respondiera, y para no perder el calor del momento, la acorraló contra la superficie más cercana para besarla otra vez y que sus manos le recorrieran impaciente otra vez la cintura por debajo de la ropa, y que luego escalaran hasta sus pechos, un poco, lo suficiente como para no ponerla incómoda por la perspectiva de ser descubiertos, pero también para que supiera que sus intenciones seguían siendo las mismas, no importaban las pausas.

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Hijo de islandés

Hákan Kristjánsson

Mensajes : 168
Fecha de inscripción : 08/09/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: Oh, vaya...

Mensaje por Autumn Brackminster el Mar Oct 09, 2012 9:06 am

(Suposo que hay que avisar que a partir de aqui la cosa va que vuela hacia el +18 =P)

Pues si, realmente en algún momento le había preocupado el que la puerta quedara abierta, pero la parte racional de su cerebro quedó completamente desconectada cuando él volvió a besarla. Al diablo con la puerta. Le devolvió el beso mientras sus manos volvían a deslizarse por debajo de su camiseta unos instantes antes de tirar de la prenda hacía arriba hasta lograr quitársela.

- Olvida la puerta. - le confirmó cuando se separó ligeramente para tomar aire de nuevo. Intentar cerrar la puerta con un hechizo iba a ser lo mismo que perder el tiempo, y en esos instantes no iba a permitir que él se separara demasiado. Incluso levantó una de sus piernas para rodearle su baja espalda y hacer que se acercara un poco más a ella, antes de volver a besarle, sonriendo contra sus labios al notar sus manos en sus pechos, hasta llegar a soltar un casi imperceptible suspiro.

Si entraba alguien, a fin de cuentas, era su paz mental la que se vería afectada. Incluso podría llegar a tomarse su tiempo para lanzarle un Obliviate o algo si resultaba ser alguien realmente incoveniente, pero en esos momentos sus labios se deslizaron hasta su cuello donde se entretuvo besando la piel con avidez mientras sus manos incapaces de estarse quietas por mucho tiempo bajaban hasta su pantalón, se peleaban unos instantes con el botón y, cuando no lo consiguió deslizó una por debajo de la tela, decidida a no dejar que fuera él el único que dejara que sus manos estuvieran en zonas delicadas. Esbozó una sonrisa contra la piel de su cuello mientras rozaba su entrepierna con la punta de los dedos, sin todavia llegar a acariciar nada, con el único fin de provocarle.

- Empiezo a hacerme una idea de como aguantáis el frío nórdico. - fue todo lo que dijo antes de volver a besarlo en los labios, esta vez con más urgencia que antes.

Fue entonces que ella misma se llevó una mano a la espalda para desabrocharse el sujetador, aún cuando tenía todavia su camiseta puesta, pero de ese modo la tela no se interponía entre las manos de Hákan y su piel. Porque ya para ese entonces nada podría hacerla detenerse, ni la débil voz de su consciencia que le indicaba que estaba siendo una inconsciente y que estaban en un lugar público, ni su sentido de la decencia ni, mucho menos, sus hormonas que parecían llevar dormidas demasiado tiempo...

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Ficha
¡Dixie!:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Autumn Brackminster

Mensajes : 99
Fecha de inscripción : 08/09/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: Oh, vaya...

Mensaje por Hákan Kristjánsson el Miér Oct 10, 2012 1:34 pm

Autumn le provocó una sonrisa, aunque no terminaba de estar seguro de si dejar la puerta era una buena idea. No sabía cuales podían ser las repercusiones de ser descubiertos pero en lo que menos quería pensar era en eso. No quería interrumpir más, menos porque su piel ya ardía y sentía que la de ella también. Volvía a estar sin camiseta, de haber sabido que iba a pasar eso no se la hubiera puesto en primer lugar pero en su intento de ser falsamente decente…Recorrió la pierna que lo rodeaba con la mano, acariciando su piel.

Sintió un estremecimiento cuando la mano de Autumn pasando por encima de él, sin llegar a acariciarlo. Estaba torturándolo pero a él no le molestaba en lo más mínimo ese tipo de tortura. Le regresó la sonrisa por lo del frío nórdico. Dejó que Autumn terminara por quitarse toda esa ropa que le estorbaba, recreándose en su cuello mientras la dejaba llevar a cabo su tarea.

No dejaba de sentir escalofríos, ni que su piel aumentaba su temperatura cada vez más. Le gustaban los movimientos de Autumn porque eran decididos, parecía muy segura de sí misma y eso le daba muchos puntos a todo lo que estaban haciendo. Esa seguridad se le notaba en los movimientos, en la mirada.

Hákan terminó por tomar la muñeca de Autumn para guiarla por debajo de la tela otra vez, exigiéndole con la mirada que lo tocara y dejara la tortura de lado, para rodearlo y acariciarlo. Él también llevó una de sus manos por debajo de sus pantaloncillos de deporte, primero para acariciarle el culo, enterrando los dedos en su piel y luego pasando a recorrer su intimidad con los dedos.

Nunca se había follado a nadie en un vestidor, en el colegio islandés había escuchado historias al respecto pero no había formado parte de las leyendas. Ahora sentía la adrenalina recorrer todo su cuerpo, lo que lo empujaba a no detenerse sin importar los riesgos. Eso combinado con las ganas que también sentía en Autumn eran los alicientes suficientes, aunque ya pensándolo bien, lo habría hecho con ella en cualquier otro lado.

-Quítate esto-Le dijo, aunque no estaba muy seguro de si se lo había dicho en inglés o en su idioma natal, no importaba. Se refería a los pantaloncillos, que le estorbaban en demasía. No estaba siendo precisamente cuidadoso ni paciente, pero eso era en lo que menos tenía que pensar si tomaba en cuenta el lugar donde estaban. Le dejó espacio para que lo hiciera pero no esperó a que acatara la petición disfrazada de orden y terminó haciéndolo el mismo, desnudándola, porque no quería esperar más.

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Hijo de islandés

Hákan Kristjánsson

Mensajes : 168
Fecha de inscripción : 08/09/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: Oh, vaya...

Mensaje por Autumn Brackminster el Miér Oct 10, 2012 5:39 pm

Desde luego nunca habría esperado que aquel recado que estaba haciendo de mala gana para su hermano se tornara en uno de los episodios más excitantes que había tenido en su vida, al menos en los últimos meses. Y cuando se dio cuenta que el que pudieran ser descubiertos de un momento al otro sólo hacía que su cuerpo ardiera más de deseo, supo que había perdido definitivamente la cabeza. Y no le importaba.

Sonrió cuando él le tomó la muñeca para hacer que sus dedos se cerraran por fin en torno a su sexo. Era bueno para su ego saber que después de meses de sequía sexual todavía sabía hacerlo. Todavía sabía lo que había que hacer para provocar a los chicos a juzgar por la excitación de Hákan que ahora podía acariciar en toda su extensión. Volvió a besarlo con la respiración completamente irregular y el pulso disparado, haciendo que todo su cuerpo palpitase, al tiempo que iniciaba un movimiento arriba y abajo con su mano, muy lento al principio y aumentando progresivamente su velocidad, a medida que notaba los dedos del islandés en su entrepierna, ya completamente mojada para ese entonces. Se mordió el labio inferior y volvió a besarlo para ahogar sus gemidos, en un arrebato de cordura al recordar que la puerta seguía abierta, porque de no hacerlo terminaria alzando la voz más de lo que era recomendado.

Definitivamente Hákan sabía lo que se hacía, sólo estaban con los preliminares y ella ya se sentía como si fuera a explotar. Pero no pensaba dejar a su cuerpo hacerlo todavía, no hasta que lo sintiera en su interior cosa que empezaba a necesitar con cierta urgencia. Sus dedos se movían bien pero no eran suficiente, nada seria suficiente excepto la erección que seguía creciendo entre sus propios dedos con sus constantes carícias.

Fue entonces cuando él dijo a saber qué en un idioma que debía ser islandés, porque no se parecía a nada que hubiera escuchado antes. Iba a pedirle la traducción cuando por sus movimientos supo que lo que quería era quitarle los pantaloncitos de deporte. Bajó la pierna que había enroscado en su cintura para facilitarle la tarea, mientras con su mano libre volvía a intentar desabrochar los pantalones de él, consiguiéndolo esta vez, y bajándoselos juntamente con su ropa interior.

Y entonces ya si notó que no podía aguantar más. Apoyó la espalda contra una de las taquillas volvió a rodear su cintura con una pierna, obligándole con ese movimiento a acercarse todo lo que pudo a ella, y con la mano que todavía rodeaba su erección, la condujo hasta la entrada de su sexo que sentía quemar.

- Me excita oír tu idioma. Di algo más. – fue todo lo que alcanzó a decir con voz entrecortada por culpa de su respiración agitadísima, mientras iniciaba un movimiento circular con las caderas con el que notaba la punta de su sexo rozar las paredes de su entrada, incitándole a que finalmente terminara deslizándose en su interior. Quería desesperarle del mismo modo en el que sentía que lo estaba ella. - Hazlo ya. – volvió a casi ordenar mientras se inclinaba hacía delante y le volvía a besar, esta vez terminando ese contacto mordiendo ligeramente su labio inferior.

Definitivamente había olvidado lo bueno que podía llegar a ser el sexo.

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Ficha
¡Dixie!:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Autumn Brackminster

Mensajes : 99
Fecha de inscripción : 08/09/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: Oh, vaya...

Mensaje por Hákan Kristjánsson el Lun Oct 15, 2012 8:11 pm

Hubiera preferido escucharla sin que se callara nada pero el islandés también estaba consciente de que no era tan buena idea que los escucharan hasta las gradas. A esa hora era poco probable que entrara alguien pero siempre podía ser. Besarla para que no ocurriera ningún siniestro era una buena manera de mantenerse ocultos por el momento, aunque la discreción no fuera precisamente el fuerte de ninguno de los dos en ese momento en el que se dejaban llevar.

Él tampoco podía aguantar más en los preliminares, de hecho le estaba costando mucho trabajo controlarse y sentía que los segundos que se tardaba en bajarle los pantaloncillos de deporte, la ropa interior y su propia ropa, eran eternos. No le entendió muy bien lo que le pedía, como si un chip en su cabeza hubiera sido desconectado y adiós idioma inglés y su comprensión auditiva. Mucho menos se podía concentrar si estaba tan a punto de entrar en ella y al mismo tiempo seguía sin hacerlo, sentir apenas su entrada húmeda, invitándolo a que siguiera adelante, provocó que su ansiedad se detonara al máximo.

Ahogó un gemido por la manera en que Autumn se movía y lo provocaba, su respiración también estaba muy agitada. Para el islandés estaba claro que ella también sabía lo que hacía, porque la sola manera en que movió su cintura le provocó un espasmo desesperante que lo hizo empujar hacia ella con premura una vez que logró entrar, queriendo llegar a lo más profundo.

Sus manos se aferraron a la cadera de Autumn, le pidió en islandés que siguiera moviéndose sin detenerse a reconsiderar que estaba teniendo un choque de idiomas inevitable. Lo único que le interesaba era la manera en que Autumn se movía, el sonido de sus gemidos, aunque fueran discretos. También estaba inmerso en sus propios movimientos, en el empuje de sus propias caderas y las palpitaciones de su cuerpo hacia ella. No se había ni siquiera detenido a pensar en otros detalles técnicos aparte de la privacidad.

La mano que no se aferraba a la piel de Autumn estaba sobre la superficie contra la que la tenía acorralada. En esa posición no era difícil encontrar su boca y besarla, fundirse lo más que podía, en ese momento la humedad de su lengua le parecía casi tan crucial como la humedad de su sexo, que lo rodeaba por completo provocando certeras ondas placenteras que recorrían todo su cuerpo. Le gustaba su nuevo hogar, no podía haber duda de eso.

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Hijo de islandés

Hákan Kristjánsson

Mensajes : 168
Fecha de inscripción : 08/09/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: Oh, vaya...

Mensaje por Autumn Brackminster el Sáb Oct 20, 2012 10:44 am

Le estaba costando horrores mantener el volumen de sus gemidos en un tono bajo y discreto, aunque en realidad había tirado la discreción en la borda cuando había decidido que follar en un vestuario con la puerta abierta era una buena idea, de la que precisamente en esos momentos no se estaba arrepintiendo en absoluto.

Gimió contra sus labios cuando le notó por fin en su interior, rodeándole el cuello con ambos brazos mientras no dejaba de besarle. No podía hacerlo, porque de lo contrario toda la universidad terminaría por escucharla, y al mismo tiempo intentó subir un poco más la pierna que tenía rodeando su cintura, intentando con ese movimiento que él llegara más profundo, sin importarle demasiado lo incómodo de aquella posición que tenían, seguramente la única factible por el lugar en el que se encontraban.

Él volvió a hablarle en islandés, y aunque evidentemente siguió sin entender palabra, inconscientemente incrementó el ritmo de sus movimientos de cadera, porque no tenía suficiente, y si seguía así nunca tendría suficiente, a pesar de que sentía que no aguantaría aquel ritmo por mucho tiempo más.
No supo cuanto había pasado, porque perdió completamente la noción del tiempo, sólo concentrada en sus propios movimientos de cadera, en los labios de Hákan y en notarlo en su interior, no fue consciente de apenas nada que no fueran aquellos escalofríos placenteros que recorrían todo su cuerpo.

Su respiración se aceleró y ni siquiera con sus mayores esfuerzos o los besos que compartían constantemente era capaz de mantener bajos sus gemidos, que para aquel entonces seguro que ya se escuchaban más allá del vestuario, y más cuando notó que el placer que estaba acumulando culminaba en un orgasmo, que hizo que acelerara durante unos instantes sus movimientos para luego detenerlos prácticamente del todo, intentando recuperar el ritmo normal de su pulso y de su respiración, más cansada seguramente que si hubiera salido a correr, lo que había sido su intención inicial antes de encontrarse con él.

- Nos ahorraremos la parte en que esto se vuelve incómodo, ¿verdad? – le dijo todavía con la voz algo entrecortada, mientras bajaba la pierna que había tenido todo el rato entorno a su cintura.

Y hablaba en serio. Lo último que quería era pasarse el resto del curso cruzándose con Hákan y teniendo que evitarle por andar muriéndose de vergüenza por lo que acababan de hacer. Eran adultos, ¿verdad? Y ninguno de los dos esperaba que después de aquello tuvieran que declararse amor eterno. Se habían gustado lo suficiente para que les apeteciera aquello, y lo habían hecho. No había nada de lo que avergonzarse salvo quizás el lugar donde estaban y el hecho de que cualquiera podría haber entrado en cualquier momento.

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Ficha
¡Dixie!:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Autumn Brackminster

Mensajes : 99
Fecha de inscripción : 08/09/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: Oh, vaya...

Mensaje por Hákan Kristjánsson el Miér Oct 24, 2012 9:25 am

El islandés se sintió con suerte tanto porque no parecieran descubrirlos como por la decisión de Autumn de dejar escapar cada gemido que le provocaba el encuentro. Escucharla era tan estimulante como la elección del lugar y causaba que él aumentara su ritmo y también la potencia de sus embestidas.

Él tampoco se controlaba porque ya no había espacio para eso y poco a poco su mente se iba poniendo en blanco para nada más dejar los impulsos de su cuerpo, el sabor de la boca de Autumn y el imparable torrente de sensaciones placenteras que se acumulaban en él entre más profundo llegaba y más húmeda la sentía. Sintió que las piernas le temblaban un poco cuando se corrió, pero se mantuvo firme sosteniendo la espalda de Autumn, sosteniéndose de la carne de su cadera mientras terminaba, dejándose ir, provocando que todo culminara en un único punto.

Sabía bien que todo había sido una locura, pero no había podido resistirse y ella tampoco, así que no iba a ponerse a hacer una revaloración moral de lo que acababa de suceder, o a partirse la cabeza con las razones. Conforme fue despertando de todo eso, alcanzó a escuchar su voz, pero se tardó varios segundos en procesar lo que le decía.

Se rió después, cuando compuso la frase y la entendió. La tomó por la nuca para besarla un poco. –No puede haber nada incómodo después de esto- para él no eran así las cosas. Decididamente no iba a hacer como que no conocía a Autumn después, o no iba a empezar a perseguirla por los pasillos jurándole amor eterno, tampoco iba a subirse los pantalones y decirle que luego se veían para olvidarse eternamente de eso, tampoco iba a avergonzarse de repente por haber seguido sus impulsos.

Se separó un poco de ella para volver a subirse los pantalones. No dejaba de mirarla mientras lo hacía como si todavía no hubiera tenido suficiente de ella. Por lo menos quería retenerla en su mente. Tenía piernas trabajadas, una piel particularmente suave y un movimiento de cadera que cualquier pensaría estudiado. No paraba de repetirse lo afortunado que había sido. Casi quería pedirle que no se vistiera, pero sabía lo osado que sería eso, de mucho tentar a la suerte se le iba a terminar.

El ritmo acelerado de su respiración poco a poco volvió a su ritmo normal. También se sentía cansado pero era un cansancio placentero, mucho más placentero que cuando le quedaban los músculos adoloridos por los entrenamientos de Ayres. Seguía mirando a Autumn como hipnotizado- No me vendría mal un desayuno inglés ahora, aunque ya no sean las primeras horas de la mañana.- volvió a acercarse a ella para besarla suavemente en la mejilla, luego en el cuello. No estaba haciendo una declaración de intenciones pero luego de lo que habían hecho y sin muchas horas por delante, era imposible separarse de ella tan rápido, tendría que ser gradual.

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Hijo de islandés

Hákan Kristjánsson

Mensajes : 168
Fecha de inscripción : 08/09/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: Oh, vaya...

Mensaje por Autumn Brackminster el Jue Oct 25, 2012 2:09 pm

Poco a poco su respiración volvía a la normalidad, casi al mismo tiempo que fue siendo completamente consciente de lo descarados que habían sido. ¿Y si hubiera entrado alguien? ¿O Ayres? ¿O un decano? Tal vez fuera motivo suficiente para que les expulsaran... No quería ni pensarlo, pero a fin de cuentas, ya estaba hecho, y lo único que podía hacer era vestirse rápido de modo que si acababan teniendo compañía, lo único que encontrarían serían a un chico y una chica en un vestidor de quidditch, aparentemente cansados por el ejercicio. Sólo ellos sabrían de que tipo de ejercicio se trataba.

Aquel pensamiento hizo que sonriera, levantando la mirada cuando notó que él no apartaba la vista de ella, y ella hacía lo mismo mientras se agachaba para recoger su ropa, que había quedado tirada en el suelo de cualquier manera. Aprovechó esos instantes para observarle al detalle: tenía unos ojos que hipnotizaban, un cuerpo bien torneao por el quidditch y en general todo un conjunto muy atractivo. Definitivamente entendía a que había venido el revuelo con su llegada a la universidad.

- Me alegra ver que has recuperado la capacidad de hablar un idioma que pueda entender. – bromeó mientras se subía los pantaloncitos de deporte y luego se llevaba las manos a la espalda para intentar abrocharse de nuevo el sujetador, sin mucho éxito. Su cuerpo todavía estaba tembloroso y su respiración todavía algo acelerada no facilitaba las cosas. Al final dándose por vencida se dio la vuelta y se recogió con una mano todo el pelo a un lado, dejándole su espalda desnuda bien visible – ¿Me ayudas? – y si, tal vez lo miró por encima del hombro con una sonrisa coqueta, como si todavía no hubiera tenido suficiente.

Y tal vez no, no hubiera tenido suficiente, pero había recuperado lo bastante la cordura como para saber que no podrían arriesgarse a una segunda vez precisamente en ese lugar.
Terminó de ponerse la camiseta mientras escuchaba a Hákan decir lo del desayuno, y en seguida pensó que era una buena idea. ¿Que más daba que no fuera ni siquiera mañana, sino que más bien era plena tarde? ¿O que al único lugar que pudieran ir era la cafetería y seguramente les mirarían como si estuvieran locos por pedir desayuno a aquellas horas?

- Vayamos a desayunar, pues. Hemos hecho el suficiente ejercicio como para que podamos comer un montón de calorías sin que nuestros respectivos planes dietéticos se vayan al diablo. – dijo asintiendo con la cabeza antes de darse cuenta que aunque ella si sabía en que carrera estaba él, Hákan no tenía ni idea que ella iba para auror y que también tenía un control estricto de lo que comía y del ejercicio que hacía para poder llevarlo todo al día, así que inmediatamente se lo aclaró – Holland también es muy estricto con la alimentación de los futuros aurores. – y con esas palabras terminó por fin de vestirse, aprovechando también para recogerse el pelo en una coleta alta para que no luciera completamente desordenado, como única evidencia de lo que acababa de pasar. - ¿Nos vemos como en dos segundos en la cafetería? Voy a subir un momento a mi habitación a darme una ducha y a cambiarme de ropa. – y dicho esto le besó de forma muy parecida a como lo había hecho por primera vez antes de todo eso – Para que no cambies de idea. – le dijo con una sonrisa antes de dar media vuelta para salir del vestuario, para evitar que él hiciera algo que la obligara a quedarse en aquel vestuario perdiendo más la compostura.

Subió corriendo a su habitación, encendió la ducha del pequeño baño que tenía y tardó exactamente un minuto en pasarse por debajo, antes de salir, vestirse con la misma ropa que había llevado durante el día antes de que se pusiera su atuendo de deporte y sin más salió hacia la cafeteria, donde tuvo el tiempo justo a pedir dos desayunos ingleses , simplemente encogiéndose de hombros ante la mirada extrañadisima del camarero, antes de que viera aparecer a Hákan, a quien hizo una señal para que tomaran asiento en una de las mesas cercanas al mostrador.

- Bueno, el chico seguramente piensa que estamos locos, pero ahora nos prepara el desayuno. – le dijo con una sonrisa – Oye, tengo una pregunta para ti. ¿Como es eso del sol de medianoche? Lo leí en alguna parte y siempre pensé que debía ser impresionante... – y bueno, tal vez estaba hablando demasiado, pero todo era por culpa de las maravillosas endorfinas postcoitales.

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Ficha
¡Dixie!:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Autumn Brackminster

Mensajes : 99
Fecha de inscripción : 08/09/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: Oh, vaya...

Mensaje por Hákan Kristjánsson el Jue Oct 25, 2012 9:26 pm

Antes de abrocharle nada de sostén a Autumn, Hákan aprovechó para acariciarle la espalda y repartir suaves besos por la misma, también por su cuello. Luego la ayudó a vestirse. Autumn aceptaba ir a desayunar a pesar de las horas y eso le hizo dibujar una sonrisa. La miró sorprendido por mencionar a Holland como su profesor, lo que significaba que era futuro auror y eso le dio mucho morbo a habérsela follado en los vestidores a puertas abiertas. Él que había pensado que los aurores eran todos rectitud y ella lo había dejado follársela porque se les había antojado. Imaginársela combatiendo contra tipos horribles y saliendo victoriosa le daban mucho atractivo extra. Ahora entendía por qué su cuerpo estaba tan bien formado.

Se aguantó de decirle que usara las duchas de ahí con él. Ya habían corrido demasiado riesgo haciéndolo ahí como para seguir tentando a la suerte por más que se le antojara. Como respuesta a su propuesta y para evitar que saliera una estupidez de su boca, solo asintió y la dejó marcharse, con todo y las ganas que tuvo de retenerla especialmente luego de ese beso. Él se quedó ahí haciendo precisamente eso, duchándose de nuevo pero quedándose con la misma ropa, porque no tenía más en la taquilla y no quería ir hasta la facultad.

Cuando llegó, Autumn ya estaba ahí, esperaba que de verdad no se hubiera tardado solo dos segundos. Se sentó frente a ella, también sonriéndole. Había conseguido que les prepararan desayuno a una hora en la que no se tomaba. Era más persuasiva de lo que pensaba, más no se lo dijo.

- Ah, pues el sol brilla hasta la noche, no me pidas que te explique por qué es ese fenómeno, porque la verdad no sé, nunca me pegó investigarlo. Pero imagínate una noche anaranjada, con el sol como un faro pegado todo el tiempo en el cielo. A veces cuesta dormir. A los turistas les encanta como se ve pero luego por las noches no logran conciliar bien el sueño. –Una vez con sus hermanas gemelas se había quedado despierto toda la noche durante ese fenómeno, no porque no pudieran conciliar el sueño como los turistas, sino para jugar a que el día no se terminaba. Luego les había costado volver a sus horarios normales. No sabía si le había entendido todo con su marcado acento, a veces incomprensible, pero ahí estaba él también hablando bastante.

-Me gustan más las auroras- De pronto sintió mucha nostalgia por su hogar, por sus fenómenos y sus hermanas, a las que extrañaba. En Brigantia tenían ese nodo invisible e imponente, pero no esas cosas con las que había crecido- Te gustarían las dos cosas.

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Hijo de islandés

Hákan Kristjánsson

Mensajes : 168
Fecha de inscripción : 08/09/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: Oh, vaya...

Mensaje por Autumn Brackminster el Dom Oct 28, 2012 4:43 pm

Mientras le escuchaba hablar del sol de medianoche y de auroras boreales (también había leído algo sobre ellas no recordaba exactamente donde), el encargado de la cafeteria llegó con su pedido. La sola visión de toda aquella cantidad de comida en el plato hizo que suspirara ligeramente, porque hacía siglos que no comía de verdad, y porque su estómago rugió, reclamándole probar todo aquello, también compartiendo su opinión de que en verdad hacía demasiado que no le regalaba nada decente, más en aquellos momentos que notaba cansados todos los músculos de su cuerpo. Aunque en realidad era cansancio del bueno.

- ¿Ves a lo que me refería con lo de saltarte la dieta? Espero que te guste.

Mientras daba el primer mordisco a una de las salsichas dejó vagar ligeramente su mente para intentar imaginarse aquello que él le describía, pero había viajado tan poco que le era completamente imposible imaginarse no solo una noche en la que brillara el sol, sino ya cualquier otro país que fuera distinto a Inglaterra. ¿Que tan triste era aquello? Sólo había estado en Rumania cuando visitaba a su madre en la reserva de dragones, y aún así su conocimiento del país se limitaba a eso, a la maldita reserva.

- Como sigas hablando maravillas de Islandia vas a tener que llevarme. – dijo con toda naturalidad, casi sin pensar. Seguramente aquello era culpa que a pesar de que acababan de conocerse y de follar como si no hubiera mañana, todo se estaba dando con una normalidad que no podía dejar de parecerle extraña, pues en su historial de polvos, las cosas siempre se ponían incómodas cuando los efectos del orgasmo pasaban. Era una buena novedad que no fuera así con Hákan. - Supongo que podría pensar en algo que hacer cuando el sol de medianoche no me dejara dormir. – sí, la misma naturalidad con la que soltaba ese tipo de comentarios como si fuera algo inocente, y no acabara de insinuar con todo el descaro del mundo que no le importaria repetir en alguna ocasión lo de esa tarde.

¿Por qué iba a importarle? Vaya, era un chico atractivo, le gustaba ese acento curioso, que cada vez le costaba menos entender, y no era como si tuviera una larga cola de chicos esperando a prestarse voluntarios para mantener sus hormonas bajo control.

Intentó volver a centrarse en su plato para dejar de decir estupideces. No lo había asustado todavía con su comportamiento, pero no quería seguir tentando a la suerte. Mordisqueó la punta de una tostada mientras notaba la mirada extrañada del encargado de la cafetería sobre ellos, seguramente pensando que estaban locos.

- Bueno, ¿ayuda este desayuno en plena tarde a mejorar la imagen global que tienes de Inglaterra? – preguntó al final, porque sentía que esa tarde simplemente no podía quedarse callada.

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Ficha
¡Dixie!:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Autumn Brackminster

Mensajes : 99
Fecha de inscripción : 08/09/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: Oh, vaya...

Mensaje por Hákan Kristjánsson el Dom Oct 28, 2012 7:55 pm

El desayuno se veía más que bien, sustancioso y apetitoso. No le importaba la dieta porque en ese momento sentía que estaba a dos pasos de morir de inanición. Además quemaría todo eso y lo convertiría en músculo, su metabolismo ayudaría. Comenzó a comer como niño de hospicio sin sentir mucha vergüenza por sus maneras de comer enfrente de Autumn, que eran tan salvajes que siempre habían sacado de quicio a su madre.

-Yo te llevo si quieres, tú solo dime cuándo- Ya había perdido la cuenta del número de veces que había invitado gente a Islandia, pero dudaba que alguien fuera a terminar yendo de verdad, así que no se asustaba de que llegaran cincuenta personas a intentar pasar la navidad en su casa.

Captó el doble sentido de Autum y le dedicó una sonrisa significativa, a él tampoco le importaría repetir así que le lanzó una mirada obvia-A mi ya se me ocurre desde ahorita algo que podríamos hacer si el sol de medianoche no te deja dormir- No le estaba pidiendo matrimonio, ni le estaba jurando amor eterno y ella parecía entenderlo de la misma manera. Solo después de decir eso se sintió con la cordura necesaria para comer como mandaban las reglas civiles básicas.

-La imagen que tengo de Inglaterra no podría mejorar más de lo que se me quedó allá en las taquillas- También tendría que empezar a plantearse dejar de decir tonterías de todos modos, tuviera en mente o no tuviera en mente pedirle matrimonio, porque nunca se sabía qué tan peligrosos se podían poner esos jueguecitos. Y sobretodo tenía que recordarse que estaba ahí por ciertas razones que no incluían volverse un gigoló profesional.

No sabía lo que ella pensaba, pero él tampoco conocía mucho mundo. Islandia y Gran Bretaña. Hasta ahí terminaban sus miras, pero pensaba que Islandia era el mejor lugar, aunque podría ser que solo estuviera siendo un romántico empedernido enamorado de su país como un perdedor.

-Así que Auror, ahora entiendo de donde viene el cuerpo firme –Ahí iba otra vez- ¿por qué elegiste esa carrera? Es muy demandante, ¿cómo los trata Holland? Su fama lo precede, no siempre dicen cosas buenas de él, además.

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Hijo de islandés

Hákan Kristjánsson

Mensajes : 168
Fecha de inscripción : 08/09/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: Oh, vaya...

Mensaje por Autumn Brackminster el Miér Oct 31, 2012 6:10 pm

Al menos Hákan no había parecido asustado por su auto-invitación a una visita a Islandia sino todo lo contrario, le siguió el jueguecito acerca de en qué podían ocupar las noches, o en la buena impresión que se había llevado de Inglaterra después del sexo en las taquillas. Se llevó un trozo unos champiñones a la boca para evitar soltar otra barbaridad, porqué realmente no quería poner a prueba el límite de tolerancia que él pudiera tener para con sus comentarios inoportunos.

Por suerte la conversación se centró en temas aparentemente más seguros. Su carrera, la exigencia de Holland y el porqué se había metido donde se había metido. Realmente era una buena pregunta. Ella misma había pasado noches enteras preguntándoselo, mientras los músculos le dolían demasiado para poder dormir.

- Una de mis hermanas es auror. Ella es a quien siempre he querido parecerme en todo, excepto en lo de tener un crio a los veintidós. Me pareció una buena idea... - dijo encogiéndose de hombros mientras esperaba que Clarisse no llegar a enterarse nunca que le contaba lo de su maternidad a chicos que acababa de conocer - Holland es como un dictador, y como si no hubiera suficiente con hacernos memorizar leyes, normas y obligaciones, hechizos y no sé cuantas cosas más, es físicamente agotador. La mayoría de noches me duele tanto el cuerpo que no logro dormir. Y cuando no estoy en clase tengo que correr, o hacer otro tipo de ejercicio para mantenerme en la forma necesaria para poder aguantar las clases... - se detuvo cuando se dio cuenta de que si no se controlaba podría estar horas quejándose de las desventajas de su carrera. Sonrió medio avergonzada - Lo siento, hablo mucho. Supongo que la cosa mejorará cuando me acostumbre. Apenas llevo un semestre.

Terminó con los champiñones de su plato y siguió con los huevos fritos. En verdad estaba hambrienta como pocas veces, y por un instante pensó que lo que acababa de hacer era mucho más provechoso que media hora dando vueltas a paso rápido por el lago.

- Tu turno. ¿Siempre quisiste ser jugador de quidditch? Mira que si te haces muy famoso podré vender la notícia de lo que hemos hecho esta tarde y ganaré mucho dinero a no ser que me hagas una buena oferta para guardar silencio. - la frasecita hubo salido de sus labios antes de que su filtro para las tonterías pudiera detenerla. Definitivamente aquella tarde sus palabras parecían tener vida propia, casi igual que sus acciones - [colof=indianred]Creo que Ayres también les exige bastante, o al menos eso me explica mi hermano.
- agregó después en un intento de volver a normalizar la conversación a medida que sus platos iban vaciándose igual que la cafeteria donde pronto iban a quedarse solos.[/justify]

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Ficha
¡Dixie!:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Autumn Brackminster

Mensajes : 99
Fecha de inscripción : 08/09/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: Oh, vaya...

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.