"Universidad Brigantia de Estudios Mágicos" es un foro RPG basado en el mundo de J.K. Rowling con temática, tramas y personajes 100% originales creados por el equipo administrativo y los usuarios de este mismo foro"

OGMIOS: 275 PUNTOS
CERRIDWEN: 150 PUNTOS
ARIANRHOD: 35 PUNTOS
SMERTIOS: 175 PUNTOS

Últimos temas
» Plagio de idea!
Lun Jul 15, 2013 1:57 pm por Gerhard Immëndorff

» PANGEA RPG - !UN FORO DIFERENTE! Ven y conócenos.
Sáb Abr 06, 2013 5:04 pm por Morten J. Harket

» Anybody home?
Sáb Abr 06, 2013 4:57 pm por Morten J. Harket

» Morsmorde Era Tom Riddle {Elite} No es cualquier rpg de Hp
Sáb Mar 30, 2013 11:41 am por Invitado

» Morrigan's Mental Asylum FORO NUEVO DE JULIA MCREARY
Lun Mar 25, 2013 2:28 am por Julia McCreary

» San Valentín
Sáb Mar 16, 2013 12:17 am por Aldrich Burroughs

» Necronomicon [Normal]
Vie Mar 08, 2013 1:37 pm por Invitado

» Inferio RPG ~ Afiliación Elite {Nuevos Botones y Nuevo Dominio}
Jue Mar 07, 2013 5:49 pm por Invitado

» Partis Temporus [elite]
Lun Mar 04, 2013 5:04 pm por Invitado

» Into the darkness {Afiliacion Normal}
Lun Feb 25, 2013 6:34 pm por Invitado

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 49 el Miér Jul 19, 2017 4:26 am.

Titanic RPG Photobucket Los Vengadores Clash of Kingdoms Photobucket The Hunger Games RPG Image and video hosting by TinyPic Seven Kingdoms Photobucket The Hole Image and video hosting by TinyPic Guardianes Photobucket C.H.A.O.S. Image and video hosting by TinyPic Image and video hosting by TinyPic Party Is My Life Rol Pretty Little Liars BelovedHogwarts Dirty Passion http://24.media.tumblr.com/tumblr_mbutyvMPnl1rrtdjmo4_100.jpg 7th & Spring Wizards Army The Dark Tales Of Grimm The History of Camelot Prague Project Freedom University The Mundial War RPG Fateful
DISEÑO DE SKIN:Foroactivo.com GRÁFICOS:Julia McCreary
Este foro está creado enteramente para esparcimiento y diversión sin fines de lucro. La temática, tramas y personajes son 100% originales creados por el equipo administrativo y los usuarios de este mismo foro. Todo lo demás, pertenece a J.K.Rowling.

----------

"Universidad Brigantia de Estudios Mágicos" está protegida por una licencia creativa. Cualquier reproducción total o parcial del contenido del foro, así como el diseño, será considerado como plagio. Por favor, se original, no robes ni copies.

Entre tantos perros gringos.

Ir abajo

Entre tantos perros gringos.

Mensaje por Joseph Crawford el Miér Sep 26, 2012 8:13 pm

Por los cojones perfumados del primo travesti Ludovic, que en toda mi vida no recordaba haberme roto tanto la puta cabeza para pensar en un jodido regalo de cumpleaños!. ¿Qué queréis que os diga?, sinceramente no estaba pero ni un poco acostumbrado a esforzarme mentalmente en ese tipo de menesteres, y no estaba muy acostumbrado principalmente porque joder… jamás me había interesado regalar una mierda que de verdad me hiciera ganar puntos. ¿De quién estoy hablando?, no me rompan las bolas… seguro que pueden adivinar.

Exacto, dentro de unos pocos días se iba a festejar el cumpleaños de Pearlie Felicia Burroughs, esa chica de la que ya les he hablado yo anteriormente y a la que tenía muchas ganas de conquistar fuera como fuera. Mis intenciones con ella aún seguían siendo bastante claras: hacerme de su confianza absoluta, conquistarla, enredarla con mi labia y finalmente, después de algo de esfuerzo de mi parte, follar hasta la muerte.

En teoría, el plan sonaba bastante sencillo, pero las cosas con la cerridwen se habían modificado luego de estas primeras semanas del presente curso, después de ciertas cosas que habíamos vivido y sobre todo, luego de la fiesta que habíamos tenido en la casa de Angus. El plan podía ser sencillo, pero lo complicado en el asunto era que esta vez no deseaba cagarla de ninguna puta forma con Pearlie. ¿Por qué?, pues… joder no lo sé, porque sí y punto.

Lo del regalo como les decía, era una putada; pero se tenía que hacer, y la complejidad estaba en seleccionar algo adecuado porque ya saben, no era como si pudieras regalarle cualquier mierda como haces con tu madre y tal, esto era más serio, delicado… y completamente imposible para mí. Necesitaba la ayuda de una mente femenina de absoluta confianza, y quién más joder, ¿quién más podía ser esa mente femenina de confianza si no se trataba de Ann Star Starr Starrr Starrrr?.

Era viernes medio temprano cuando pensé en Ann y su posible ayuda, y pues como no conocía una mierda de sus horarios de clases y tal, terminando las mías decidí ir directamente hasta el puto salón de convivencia de Arianrhod y esperarla justo en uno de los sillones mientras pasaba el tiempo mirándole el culo a algunas chicas de la facultad y tal, ya saben (bastante simplones, la verdad... no como en el puto Smertios). No podía encender un puto cigarrillo porque había demasiado tránsito de personas y además me encontraba en una puta facultad ajena, así que tenía que esperar y controlar mi ansiedad a base de nada.

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
FICHA
Historia de la Magia
avatar
Joseph Crawford

Mensajes : 248
Fecha de inscripción : 08/09/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre tantos perros gringos.

Mensaje por Ann Star Starr el Miér Sep 26, 2012 8:58 pm

Estaba bastante contenta con la universidad, la verdad. Lo que no sabía era cuanto le iba a durar el gusto de la novedad antes de volverse loca otra vez y empezar a necear con que quería estudiar artes plásticas o música al estilo muggle y engañar al mundo con papeles falsos de estudios normales muggles y seguirse lamentando por haber estudiado cosas mágicas que ya no la interesaban tanto. La carrera que estaba cursando en Brigantia era lo suficientemente genial como para tenerla contenta, esperaba de verdad que eso le durara, para no decepcionar a Dave ni a Billy, que al fin y al cabo lo estaba haciendo por ellos.

Otro buen asunto era que salía más o menos agotada de las clases, así que mucho tiempo para pensar en tonterías, no tenía. Tampoco para hacer mucho el tonto y eso que era solo el inicio. Estaba bien así, no tener que pensar en encontrarse con Loulou y todas esas cosas. Lo malo era que tampoco le quedaba mucho tiempo para escribir música, ni para practicar. Desde que había comenzado ni había tocado su guitarra que seguía recargada sobre la pared de su habitación. Apenas y había cantado una canción tonta para sus compañeras de cuarto y ya estaba. Nada de práctica, nada de tiempo.

Su paso por el salón de convivencia era porque había quedado con una chica para ir a cenar al comedor. Supuestamente se esperarían ahí y claro que la encontró, siendo objeto de acoso visual por parte de Crawford que no paraba de verle el culo a la pobre Jess. -Oye, déjala pervertido.-Le saltó encima de sorpresa y le picó las costillas como si tuvieran cinco años. Jess se giró a ver qué pasaba y Ann acusó a Joe con todas las letras.-Este cerdo te está mirando el culo, pero no te preocupes, yo lo controlo.

Jess puso cara de contrariedad, pero hasta le sonrió un poco al degenerado en lugar de ofenderse al final y le terminó diciendo que se adelantaba con otros y la esperaba en el comedor. Ann asintió y los vio alejarse todavía medio encima de Joe, quitándose hasta que desaparecieron de su vista.-Que asco, no sé como no ahuyentas a las chicas, depravado. ¿Qué haces aquí? Estos no son tus territorios.Tú vas en la facultad de los ñoñitos que divagan.
avatar
Ann Star Starr

Mensajes : 15
Fecha de inscripción : 14/09/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre tantos perros gringos.

Mensaje por Joseph Crawford el Miér Sep 26, 2012 10:27 pm

Estaba yo, justamente, mirándole el culo a una chica que estaba de pie a cierta distancia de donde yo me encontraba. Se trataba de una chica rubia… en realidad no demasiado guapa, pero si con un buen culo digno de ser admirado al menos por unos momentos mientras mataba el puto tiempo esperando a la idiota de Ann. Como fuera, fue precisamente Star la que apareció justo en el momento en el que mi mente encontraba interesante que ese mismo culo era seguramente más estrecho y menos firme que el de la propia Pearlie, lo que no le quitaba lo bueno y que hacía que el de la cerridwen me pareciera todavía más atractivo.

Como fuera, me vi sorprendido por el ataque de Ann que comenzó a picarme las costillas como si tuviéramos cinco putos años. No pude evitar reírme a causa de ello pero no tardé ni dos segundos en empujarla para tomar distancias, y fue entonces cuando la muy cabrona me acusó con la chica a la que le había estado viendo el culo. Rápidamente puse cara de inocencia fingida, aunque en realidad me importara una mierda la forma en la que la chica juzgara ese hecho.

-Esta de coña, no le hagas caso…-

Por supuesto, la tal Jess en lugar de ofenderse, sonrió al menos un poco y después se despidió diciendo que se adelantaba a no sé dónde mierda. Esas reacciones eran las que debían tener más seguido las chicas, es decir joder… mirar el culo de alguien debía significar un puto cumplido, porque si tu culo llama la atención entonces significa que es lo suficientemente atractivo como para que lo observen y tal.

-Cierra la puta boca. En primer lugar, no las ahuyento porque lo que yo tengo es puro encanto natural; en segundo lugar… vengo por ti para que me hagas un puto favor; y en tercer lugar, mejor codearse con mentes interesantes a ser un maldito hippie que va a terminar tirado en una puta banqueta-

Tomé su cabello para jalarlo un poco mientras me reía y luego me acosté sobre el mismo sillón en donde estábamos. La ventaja de tener a alguien como Ann cerca era que no había ni un puto rollo extraño ni nada parecido con el que se tuviera que lidiar, es decir era alguien a quien le podías contar cualquier mierda sin importar absolutamente nada, y eso vaya que contaba. Me quité las zapatillas deportivas y acerqué mis pies a su cara nada más para joderla…

-Necesito que me ayudes con un regalo de cumpleaños. Ya sabes que por la puta pasta no hay problema así que… joder, puede ser prácticamente lo que se te ocurra. Es para una chica, si te interesa saber…-

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
FICHA
Historia de la Magia
avatar
Joseph Crawford

Mensajes : 248
Fecha de inscripción : 08/09/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre tantos perros gringos.

Mensaje por Ann Star Starr el Jue Sep 27, 2012 6:36 pm

Ann se rió a carcajada abierta por lo del encanto natural, que según él tenía. Tal vez si no lo conociera desde los pañales no creería que más bien era un depravado y que además era como su santo hermano intocable, pero las cosas habían sido así y pensar que era al menos un poco deseable equivalía a tener un pensamiento incestuoso y qué puto asco. Lo imitó mientras hablaba para sacarlo de quicio haciendo un ruidito parecido al “ñañaña”, pero en realidad le estaba prestando mucha atención y ya se le había metido en la cabeza que le iba a pedir un favor, aunque no se imaginaba el qué.

Frunció el ceño y lo miró con cara de que no le creía nada cuando le decía que lo ayudara a elegir un regalo de cumpleaños para una chica.-Pues la pasta no es el problema, el problema es quién es y qué impresión quieres dar. Lo que en tu lenguaje de depravado significa más bien qué quieres conseguir de ella.-todo eso que era muy importante se lo dijo mientras le pegaba a sus pies para que los hiciera a un lado como si le dieran muchísimo asco.

-Si es una zorra como las que acostumbras supongo que con que le regales unos calzones de lencería fina entenderán que quieres acostarte con ellas, aunque seguro que todas tienen altas expectativas de que un día les regales joyas por sus favores sexuales.-Ni conocía a las tipas con las que se había acostado Joseph en su vida, pero eso era lo de menos, ni le interesaba conocerlas ni nada. Para ellas todas entraban en el mismo costal como si fueran ellas las busconas, aunque sabía que Crawford no tenía remedio.

-No ya. En serio sí te ayudo pero dame datos, no puedes ser tan genérico con esto. Y también pongámonos un presupuesto o terminaremos comprándole un Ferrari mágicamente adaptable.-Eso no sonaba a mala idea pero si Crawford tenía dinero para gastar en algo así, mejor que se lo comprara a ella en todo caso, por ser tan buena amiga. -¿No tienes hambre?, iba a cenar con la chica a la que le estabas viendo el culo y con otras personas. O nos quedamos aquí, que no importa si los planto, son bien comprensivos.
avatar
Ann Star Starr

Mensajes : 15
Fecha de inscripción : 14/09/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre tantos perros gringos.

Mensaje por Joseph Crawford el Jue Sep 27, 2012 7:32 pm

Por supuesto que lo importante en el asunto era la persona para quien iba destinado el puto regalo, de otra forma ni siquiera me habría atrevido a pedir su ayuda. De hecho y para ser más claros al respecto, si fuera cualquier otra persona (sin contarla a ella misma, a Regina o a mi propia madre) probablemente ni siquiera pensaría en regalarle una mierda, porque pues venga… yo soy más de gastar el dinero al momento, no andar pensando en gilipolleces como un presente que me de puntos a favor, como era en ese caso.

Cuando dijo aquello de “qué quieres conseguir de ella” me quede callado porque… vaya, en teoría lo que deseaba de Pearlie era conquistarla para eventualmente darle la follada de su vida, pero incluso yo encontraba cierto problema en ese argumento tan simplón que definitivamente no me terminaba de convencer.

-No es ninguna zorra joder, si fuera una zorra no le regalaría una mierda… sabes a lo que me refiero. No, esto es… venga, diferente-

Amague con darle un revés en toda la cara aunque ella sabía perfectamente que jamás me atrevería a ponerle un puto dedo encima en ningún sentido. Luego me reí con lo del Ferrari, porque en efecto, tenía suficiente pasta como para pasar todos los fines de semana reventando mi puto sistema y regalarle droga a cualquiera que se me cruzara, pero tampoco era como si cagara galeones… que en todo caso más bien eran billetes, porque todo mi dinero venía directamente de las arcas familiares, ya fueran de los Miller o de los Crawford.

-Bueno te voy a decir ya. Se trata de Pearlie Burroughs, seguro te suena el nombre… ella estaba en la fiesta de Angus, es la que se encerró en el cuarto con su amiga Aquila y… ya sabes, todas esas tonterías. El punto es que va a ser su cumpleaños, ¿si?, y bueno… sabrás que estoy en la labor de conquistarla románticamente hablando, mierda ¿por qué me haces decir estas gilipolleces?. La estoy conquistando y punto, y pues quiero regalarle algo agradable… no necesariamente caro, solo que le guste y tal, eso es todo-

De acuerdo, acababa de sentirme como el puto sujeto más ridículo de la faz de la tierra, y ya veía yo a Ann soltar alguna carcajada para burlarse o alguna mierda. Antes de que sucediera, me anticipé levantándome del sillón, me una de las zapatillas deportivas ya que la otra estaba a punto de usarla para crear un puto traslador. Saqué la varita, un par de movimientos sencillos, conjurar el portus y ya estaba, el traslador a Londres.

¿Qué te parece si mejor yo te invito a comer y así compramos de una buena vez el puto regalo?, anda… vamos.-

Le agarré el brazo y luego toqué el traslador para… justamente transportarnos hasta un callejón olvidado en el centro de Londres. Cerca de ahí había un puto restaurante chino que me agradaba bastante y podríamos comer ahí para platicar más del asunto. Luego compraríamos el mentado regalito para Pearlie.

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
FICHA
Historia de la Magia
avatar
Joseph Crawford

Mensajes : 248
Fecha de inscripción : 08/09/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre tantos perros gringos.

Mensaje por Ann Star Starr el Vie Sep 28, 2012 4:26 pm

Todavía incrédula, pero cada vez menos, arqueó las cejas al darse cuenta de que Joseph hablaba enserio con lo de su chica era diferente. Y más se convencía conforme él más hablaba de la niña Burroughs, de la que había escuchado cosas pero que no había tenido tiempo de ver bien por todo su asunto familiar. La verdad fue que se enterneció tanto de las intenciones de Joseph y de que no dijera solo que se la quería follar, que se inclinó sobre el sillón para darle un beso en su cabeza horrible.

No se le ocurría todavía cuál podría ser un buen regalo para una chica como Pearlie pero sí se quedó pensándolo enserio. Para ella los mejores regalos serían un cuadro, un poema, una canción, un instrumento musical o un disco de su banda favorita, pero no estaba muy segura de que Pearlie viera con aprobación las mismas cosas que ella. Y no se burló de él, además, lo más que hizo fue sonreírle con socarronería.

No entendió lo que estaba haciendo con su zapatilla hasta que terminaron en un callejón. Al ver que por loco, por anticiparse a sus burlas, había convertido su propio calzado en traslador, soltó una carcajada que resonó en todo el callejón oscuro. Una carcajada ronca e ininterrumpida e incluso se dobló un poco consecuencia de la risa.

-Pero si eres un retrasado mental ¡mira como te tiene el amor! Si te vuelves a poner la zapatilla esa vas a volver al salón de convivencia y…-se interrumpió porque no podía de la risa, volvió a doblarse y terminó recargada en la pared del estúpido callejón.-Vas a andar caminando así ¿cómo un vagabundo?

Se dejó de reír y luego le pasó el brazo por los hombros a Joseph con algo de brusquedad.-Creo que primero y más importante, es que vayamos a algún lugar a comprarte tennis nuevos.Luego cenamos y pensamos en el maldito regalo. Ah creo que, a los chicas casi siempre nos gustan las criaturitas, ¿tiene alguna mascota? ¿le ves cara de que sea responsable y le gusten las cosas bonitas pero vivas?

Se aguantó al risa cuando bajó la vista y solo encontró una zapatilla en su puesto y en el otro pie nada más que el calcetín.
avatar
Ann Star Starr

Mensajes : 15
Fecha de inscripción : 14/09/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre tantos perros gringos.

Mensaje por Joseph Crawford el Vie Sep 28, 2012 8:57 pm

Después de unos cuantos putos giros en el anverso de nuestra dimensión (o una cosa así mágica que aún no me explicaba nadie), ambos caímos suavemente en aquel callejón medio oscuro en el centro de Londres. Para viajar mágicamente yo siempre había preferido las chimeneas por sobre los trasladores, y la aparición por sobre las chimeneas, principalmente porque usar trasladores siempre me provocaba cierto mareo que de todos modos se pasaba en unos cuantos minutos. Pero de Brigantia no podíamos aparecernos al exterior, y al no haber ninguna chimenea en las calles londinenses, pues… no quedaba de otra. Miré a mi alrededor para identificar en cuál callejón habíamos aterrizado y justo en ese momento miré con extrañeza a la idiota de Ann que de pronto soltaba tremenda carcajada.

-¿Qué cojones?, ¿qué?-

Pregunte medio impaciente mientras Starr casi se doblaba a causa de la risa, y después traté de entender su maldita explicación que salía vomitada de su garganta con mucha dificultad entre una carcajada y otra. Por fin entendí y mis ojos se asomaron al suelo encontrándome precisamente con el mentado detalle de mi pie izquierdo cubierto únicamente por un calcetín mugroso que ahora pisaba la suciedad del callejón. Ciertamente, era algo que no se me había pasado por la puta cabeza… por alguna razón.

-No pensé en ello-

No me reí, cojones. En lugar de ello solo le di un zape a la idiota y luego simplemente sonreí. ¿Cómo decirlo?, no sé si han conocido a gente que intelectualmente es un puto genio pero en ciertas ocasiones pueden distraerse con cosas muy idiotas, ¿o no les ha pasado?. Bien, pues yo era uno de ellos… ¿no?... a la mierda entonces con ustedes. El caso es que tuve que darle la razón a Ann y ambos salimos del callejón dejando el traslador exactamente en el mismo lugar y, como consecuencia por supuesto, pisar la humedad de las calles londinenses con la mitad de mi calzado fuera de su sitio.

Afortunadamente, para mi pie izquierdo, y para mi estado de ánimo, había una tienda de calzado a un par de esquinas de ese lugar y simplemente caminamos, transcurso en el que tuve que plantar cara primero a unos niñatos de mierda y luego a una pareja de cretinos que por supuesto, no habían dejado pasar la oportunidad para divertirse un poco.

Al final, y tras soportar las miradas mosqueantes de los propios encargados de la tienda, me compré un par de tenis de tela y de paso le dije a Star que también eligiera un par para ella, que ya que me estaba acompañando al menos tenía que devolverle el favor a base de materialismo puro. Salimos de ahí con calzado nuevo y en seguida nos dirigimos a Kenny’s Chicken para comer un buen pollo frito con arroz y papas y otras mierdas con una buena Carlsberg. Nos sentamos en una pequeña mesa cerca de la ventana y seguimos con nuestro rollo.

-Bien pues ya está decidido, en cuanto terminemos con esta delicia… vamos a la puta tienda de mascotas y le compro un maldito gato. ¿Qué te suena el nombre de… Humberto?, suena gatuno?-

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
FICHA
Historia de la Magia
avatar
Joseph Crawford

Mensajes : 248
Fecha de inscripción : 08/09/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre tantos perros gringos.

Mensaje por Ann Star Starr el Mar Oct 02, 2012 7:45 pm

Se rió más en cuanto sintió su zape, porque eso solo le corroboraba que era un tonto. Y le dio todavía más más risa que no se riera con ella, porque le daba un amplio rango para seguirlo humillando a su costa y no riéndose con él. Casi muere de la risa de nuevo cuando caminó sin uno de sus tennis como si nada. Solo no le hizo gracia cuando alguien más quiso reírse a costa suya, pero Joe los puso en su lugar antes de llegar a la tienda de calzado. Ella se quedó mirando los aparadores, enseñándole a Joe muchos modelos aunque él parecía elegir lo suyo de manera más básica.

Lo abrazó cuando le dijo que le compraría a ella también un par. No se negaba ni se ponía penosa con el regalo porque no sería la primera vez que se compraran cosas mutuamente y era normal, así que ni tarda ni perezosa, escogió un par que le encantó y se cambió los zapatitos que traía por los nuevos ahí mismo.

Joe olvidó la comida china y en vez de eso eligió pollo frito, a ella le daba igual porque ya tenía hambre y se notó por la manera en que impaciente comenzó a comer apenas tuvo el pollo enfrente.

-¿Un maldito gato? ¿por qué no mejor un gato normal?-Le sacó la lengua porque le gustaba sacarlo de quicio con esas preguntas tontas que hacían alusión a su horrible forma de expresarse, aunque nunca le había molestado en lo absoluto. -Humberto suena muy bien pero no se lo vas a entregar ya con nombre, ¿no? Si ella va a ser la mamá, el papá se tiene que aguantar al nombre que mami quiera ponerle.-Le dio una patadita por debajo de la mesa mientras se chupaba los dedos llenos de salsita. Ya se estaba burlando abiertamente de él pero le regaló una sonrisita de conejo frunciendo la nariz para que no se enojara.
avatar
Ann Star Starr

Mensajes : 15
Fecha de inscripción : 14/09/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre tantos perros gringos.

Mensaje por Joseph Crawford el Mar Oct 02, 2012 8:23 pm

Le lancé una servilleta justo a la cabeza tras escuchar su tontería acerca de comprar mejor un gato normal, y luego me reí por su estupidez. No sé muy bien explicar ese fenómeno, pero algo tenía la idiota de Ann que cada una de sus tonterías podía enojarme en un principio, y luego parecerme gracioso como tres segundos después, así había sido siempre y era probablemente la razón fundamental del por qué habíamos convivido tan bien durante tantos putos años. No era igual con las otras personas, definitivamente no era ni un poco parecido.

-De ninguna manera. Cuando adoptas a un niño ya un poco grande, ¿le cambias el nombre que ya tenía?, por supuesto que no joder, si le llevo el puto gato con el nombre de Humberto entonces ese es el nombre que debe prevalecer, ¿entiendes de lo que estoy hablando? Venga, vamos de una buena vez por el maldito animal antes de que cierren la tienda de mascotas-

Pedí la cuenta y dejé un par de billetes con orden de que el mesero se quedara con el puto cambio, que en realidad no era mucho… pero podía joderse si no le gustaba. Ambos salimos del Kenny’s Chicken y para ese momento el cielo ya estaba dejando caer una fina llovizna no lo suficientemente fuerte como para preocuparse por un puto paraguas, pero sí un poco toca huevos, ya saben. Apuramos el paso y caminamos un par de cuadras mientras le contaba una mierda que había pasado con el imbécil de Miller hace unos cuantos días, esas cosas que solo le podía contar a ella… y recientemente a Pearlie Burroughs, vaya.

-… y simplemente se acercó a la puta mesa como si entre nosotros existiera la mejor puta relación entre padre e hijo. ¿Puedes creerlo?, se acercó a invitarme tragos como si de verdad quisiera comportarse como un padre de verdad, y no tienes idea de lo mucho que me molesto eso… mierda, te juro que tenía ganas de partirle toda la puta boca, es un mal nacido. Es decir no es que tenga un puto trauma al respecto, me importa una mierda, solo me parece demasiado ridículo que trate de acercarse después de tanto tiempo, ¿sabes?.-

Dimos vuelta en una esquina en la que justamente se encontraba la puta tienda de mascotas, y antes de entrar nos detuvimos un momento en el aparador donde se mostraban varios animales, todos ellos por supuesto cachorros o crías de gato. Mis ojos vacilaron entre los seis putos gatos que se encontraban en una jaula grande justo a un lado de los malditos perros quienes se pegaban a la ventana como si imploraran ser comprados. Los gatos en cambio, solo jugueteaban entre sí u holgazaneaban sin mirar una sola vez a los humanoides que les observaban. Jodidos gatos, eran la puta leche…

-¿Y bien?... creo que ese de ahí tiene cara de Humberto. ¿Estás segura que es una buena idea? ¿no es como joderle la existencia a Pearlie con una responsabilidad extra?-

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
FICHA
Historia de la Magia
avatar
Joseph Crawford

Mensajes : 248
Fecha de inscripción : 08/09/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre tantos perros gringos.

Mensaje por Ann Star Starr el Sáb Oct 27, 2012 11:08 pm

(occ:¡Perdón por tardar tanto!)

-Sí tarado, por eso te digo que se lo lleves sin nombre, que ella se lo ponga, ¿qué tal que no le gusta el puto nombre de Humberto? ¡Qué necio eres!-Puso los ojos en blanco y siguió a Joe afuera del local donde habían comido para ir a comprar el gato. Por el camino, Joe le fue contando cosas de Simon. Anne le tenía cariño a Simon, por supuesto, siempre se había portado muy bien con ella. Por eso cuando Joe hablaba de él le costaba trabajo ponerse cien por cien de su lado y no decirle algo como “Solo hace las cosas a su manera, pero seguro que te quiere”, que además sonaría estúpidamente condescendiente, al mismo tiempo tampoco le podía decir “Maldito Miller cabrón” porque no sentía eso. Por eso, a cambio, solo hizo caras siguiéndole la corriente y respiró de alivio cuando llegaron a la tienda de mascotas.

Se quedó mirando a los gatos y a los perros, muriendo de ternura, pero ninguno le terminaba de convencer, ni siquiera el que tenía cara de Humberto. -Mira ese que está ahí, es muy lindo, mira su carita.-En nada, ella estaba mil veces más emocionada que él como una idiota, por lo que quiso entrar a ver qué otros ejemplares tenían y en lugar de convencerse por el primero que vio, jaló a Joe al interior de la tienda, donde tenían más especies de animales y más gatos y perros en el fondo.

-¡Mira esa estupidez de ahí, ¡es hermoso!-Dijo señalándole un bebé que estaba cargando la dependiente. De repente Ann negó con la cabeza.-Joe, esto no está bien. Si quieres impresionar a la chica y encima quieres darle una responsabilidad extra, que valga la pena. Ven…-Lo volvió a jalar y lo sacó de la tienda. Corrió con él hacia un callejón y se aparecieron en Diagon, en la tienda de animales mágicos.

Siguió jalándolo como un trapo, con esa mirada de que no dijera nada y confiara en ella.-Un kneazle es mejor, aunque el kneazle que tengo en mente te va a costar un ojo de la cara, pero puedes pagarlo, ¿no?-Lo había visto hacía nada cuando había pasado por ahí. Entró a la tienda y lo buscó como loca.-Ahí está-Le señaló una cría de kneazle, que para el cumpleaños de Pearlie se vería más grandecito. Era hermoso, con una colita de león que mataba. -Mejor así, si de verdad te la quieres ganar, que sea con algo que lo valga, no un gato común, para eso ya te tiene a ti. .
avatar
Ann Star Starr

Mensajes : 15
Fecha de inscripción : 14/09/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre tantos perros gringos.

Mensaje por Joseph Crawford el Dom Oct 28, 2012 3:20 pm

Nunca había sido de tener animales en mi casa y tal, es decir hace mucho tiempo había tenido un pitbull de pelaje blanco llamado Harvey, el cabrón había sido un buen compañero durante bastantes años, pero un mal día al hijo de puta se le fue la olla y joder… atacó al hijo de los vecinos (que seguramente lo había provocado) y estos llamaron a control de animales para que se llevaran a Harvey. Tuvieron que sacrificarlo y bueno, desde entonces no había vuelto a tener mascotas ni me interesaba tener una, pero aun así me parecía una buena idea regalarle una a Pearlie. No un puto pitbull, un gato estaría bien.

-Vale vale, sin puto nombre, bajo el riesgo de que se le ocurra ponerle “peludito” o alguna mierda… bueno, al final será suyo, que haga lo que quiera-

Y por supuesto, Ann de inmediato comenzó a morir de puta ternura y a hacer esos clásicos ruidos de amor que hacen las mujeres, no esos joder… los otros, y se ponía a señalar a una serie de gatos para luego hacerme entrar a la jodida tienda y enternecerse aun más con otros animales allí dentro mientras yo más bien me entretenía coqueteando con el gran par de tetas que cargaban al otro gato aquel. En cuanto eso sucedía, Ann se arrepintió de estar ahí dentro y me dijo algo acerca de realmente impresionar a una chica, y joder que yo no era quien para cuestionarla así que, después de lanzarle un último guiño a la dependiente, me dejé llevar por la loca Starr hasta darme cuenta que trataba de llevarme al mundo mágico.

Así pues, corrimos hasta llegar al callejón Diagon y en seguida me arrastró hasta la tienda de animales mágicos, en donde según yo no vendían mas que bichos raros que eran como todavía más difíciles de cuidar (y más caros también). Fruncí el seño al escuchar aquello del puto kneazle, que para el caso eran casi exactamente iguales que los putos gatos pero en efecto, más costosos. Solté un “por supuesto que puedo, mierda” refiriéndome a aquello de poder pagarlo y la idiota terminó señalando uno en particular, un pequeño gato que parecía cría de felino grande y tal…

-Venga joder, lo voy a pagar pero me parece un poco excesivo cuando los gatos no valen ni una décima parte de lo que vale esta puta criatura. Pero si tú dices que funcionará mejor, pues te haré caso… aunque si no le gusta a Felicia el regalito entonces serás tú la que me pague esos… joder ¿noventa galeones?.-

En efecto, noventa jodidos galeones, que no eran una millonada pero tampoco estaban como para tirarlos. Llamé al encargado y le indiqué que apartara al maldito animal en otro lugar no visible, le pagué los noventa galeones más el alimento de todo un puto mes. Me dio una puta nota en donde indicaba que yo era dueño del animal, y que el día indicado en el que yo lo requiriera, bastaba con decir las palabras que estaban en la nota para que de inmediato el felino apareciera entre mis brazos. Y eso era todo.

-Bueno ya está hecho. Joder no sé… ni siquiera sé si para entonces será mi chica o si sucede cualquier otra mierda. Hagamos esto, si no hay razón alguna para regalárselo el día indicado, te lo quedas tú, ¿vale?. Venga, vamos por unas putas cervezas-

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
FICHA
Historia de la Magia
avatar
Joseph Crawford

Mensajes : 248
Fecha de inscripción : 08/09/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre tantos perros gringos.

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.