"Universidad Brigantia de Estudios Mágicos" es un foro RPG basado en el mundo de J.K. Rowling con temática, tramas y personajes 100% originales creados por el equipo administrativo y los usuarios de este mismo foro"

OGMIOS: 275 PUNTOS
CERRIDWEN: 150 PUNTOS
ARIANRHOD: 35 PUNTOS
SMERTIOS: 175 PUNTOS

Últimos temas
» Plagio de idea!
Lun Jul 15, 2013 1:57 pm por Gerhard Immëndorff

» PANGEA RPG - !UN FORO DIFERENTE! Ven y conócenos.
Sáb Abr 06, 2013 5:04 pm por Morten J. Harket

» Anybody home?
Sáb Abr 06, 2013 4:57 pm por Morten J. Harket

» Morsmorde Era Tom Riddle {Elite} No es cualquier rpg de Hp
Sáb Mar 30, 2013 11:41 am por Invitado

» Morrigan's Mental Asylum FORO NUEVO DE JULIA MCREARY
Lun Mar 25, 2013 2:28 am por Julia McCreary

» San Valentín
Sáb Mar 16, 2013 12:17 am por Aldrich Burroughs

» Necronomicon [Normal]
Vie Mar 08, 2013 1:37 pm por Invitado

» Inferio RPG ~ Afiliación Elite {Nuevos Botones y Nuevo Dominio}
Jue Mar 07, 2013 5:49 pm por Invitado

» Partis Temporus [elite]
Lun Mar 04, 2013 5:04 pm por Invitado

» Into the darkness {Afiliacion Normal}
Lun Feb 25, 2013 6:34 pm por Invitado

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 49 el Miér Jul 19, 2017 4:26 am.

Titanic RPG Photobucket Los Vengadores Clash of Kingdoms Photobucket The Hunger Games RPG Image and video hosting by TinyPic Seven Kingdoms Photobucket The Hole Image and video hosting by TinyPic Guardianes Photobucket C.H.A.O.S. Image and video hosting by TinyPic Image and video hosting by TinyPic Party Is My Life Rol Pretty Little Liars BelovedHogwarts Dirty Passion http://24.media.tumblr.com/tumblr_mbutyvMPnl1rrtdjmo4_100.jpg 7th & Spring Wizards Army The Dark Tales Of Grimm The History of Camelot Prague Project Freedom University The Mundial War RPG Fateful
DISEÑO DE SKIN:Foroactivo.com GRÁFICOS:Julia McCreary
Este foro está creado enteramente para esparcimiento y diversión sin fines de lucro. La temática, tramas y personajes son 100% originales creados por el equipo administrativo y los usuarios de este mismo foro. Todo lo demás, pertenece a J.K.Rowling.

----------

"Universidad Brigantia de Estudios Mágicos" está protegida por una licencia creativa. Cualquier reproducción total o parcial del contenido del foro, así como el diseño, será considerado como plagio. Por favor, se original, no robes ni copies.

The way you look tonight

Ir abajo

The way you look tonight

Mensaje por Jonathan Vercelli el Mar Oct 09, 2012 5:31 pm

Había estado planeando eso desde hacía mucho tiempo. Su padre le había recomendado muchos lugares a los cuales podía llevar a Lucy pero ninguno le parecía conveniente y creía que jamás sería suficiente para ella. Tenía que darle todo lo que se merecía y mucho más después de haberla hecho pasar todo eso en el pasado. Su madre a veces se preguntaba cómo era que Lucy quisiera casarse con él después de toda la situación que se montó: las drogas, los hijos, todo. Admiraba la bondad de Lucy y el amor que le tenía. Ojalá ella hubiera podido perdonar así a alguien pero la verdad era que le tenía rencor aún después de haber muerto.

Sus hermanos le habían ayudado. Siempre recordaba los consejos que Paula le había dado antes de morir. Tenía que hacerle algo especial a la rubia llegado el momento y ella siempre le dijo qué lugar sería el indicado. Habiendo elegido esa opción, Jonathan comenzó a trabajar el doble de lo que ya lo hacía. Tomó más guardias, más horas extras e incluso había comenzado a hacer cirugías privadas en Italia ganándose así bastante más dinero del que ya disponía para poder darse el lujo de consentir a su futura esposa de cualquier manera.

Luca se había encargado de hacerle la maleta a Lucy. Tenía un magnífico ojo para las medidas de las mujeres que le daba miedo muchas veces. Y Lucy aparentemente no había puesto ningún pero en cuanto Luca se lo había comentado. Su hermano era quizás el punto clave de todo lo que sería su futuro con Lucy. Además de planearle las citas y darle los puntos importantes sobre dónde podía llevarla, estaba planeando prácticamente toda la boda junto con Gianna. Jonathan siempre pensaba que deberían de iniciar un negocio juntos de planeación de bodas y estaba seguro de que prosperarían muchísimo.

Revisó que su maleta estuviera completa y finalmente dejó a Luca que se llevara las dos al hotel donde iban a hospedarse. Él se encargaría de dejarle un vestido a Lucy sobre su cama -en casa de Lucy, obvio- en una caja color crema con un listón color borgoña. La caja tenía unas letras grabadas en color plata con el nombre del diseñador –Luca, evidentemente- y unos zapatos en el mismo tono -unos Jimmy Choo que seguramente le encantarían a su futura cuñada- para que se pusiera para esa cita.

Jonathan llegó a la casa de los Brackminster diez minutos antes de la hora acordada para que Lucy no se sintiera presionada. En el bolsillo de su saco llevaba guardados los boletos y en el bolsillo del pantalón, junto con su varita, llevaba una cajita de terciopelo negro que había estado guardando como si fuera la vida de sus hijos.

Finalmente dieron las siete y se puso frente a la chimenea, con las manos en los bolsillos y dando un par de vueltas como león enjaulado hasta que la vio bajar por las escaleras vestida con lo que Luca le había dado. Su cabello rubio, sus ojos azules, toda ella. Incluso el color era demasiado para sus ojos. Sonrió y sintió como el nerviosismo comenzaba a apoderarse de él. No había día en que no la viera y su corazón quisiera salirse de su pecho. Era un romántico sin remedio.

Caminó hacia ella dándole un beso en el cuello-Te ves preciosa. ¿Lista?-no le había dicho aún a donde iban a ir. Luca se había encargado de obligarla a vestirse de esa forma con la amenaza de que si no lo hacía, lo tendría encima día y noche reclamándole no haberse puesto su vestido. No tendría remedio.-No usaremos la chimenea, no te preocupes.-Le extendió la mano para que terminara de bajar las escaleras.

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Ficha
avatar
Jonathan Vercelli

Mensajes : 25
Fecha de inscripción : 07/09/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: The way you look tonight

Mensaje por Lucy Jones el Miér Oct 10, 2012 4:21 pm

No podía negar que todo aquello no la estuviera matando de la intriga, y si no estaba como loca preguntando era porque en realidad sabía que no serviría de nada. Jonathan planeaba algo y todos los demás simplemente trabajaban a su favor. Por eso seguramente no puso pegas con nada, y menos si iba a ser Luca quien le preparara la ropa, ya que probablemente era la única persona en el mundo que sabría escoger mejor que ella (que ni sabía donde iba) que tenía que ponerse.

Y cuando sacó aquel vestido de dentro de la caja que reposaba sobre su cama, sus labios se curvaron en una sonrisa y supo que había hecho bien en confiar en Luca. Era una preciosidad, y casi ni la extrañó que se ajustara a su cuerpo a la perfección. Y los zapatos... ¡Los zapatos! Claro que con su pobre sueldo de residente de medimagia no se podia permitir unos Jimmy Choo, pero una vez se miró en el espejo sobre ellos sintió que nunca más debía bajar de aquellos tacones. Se veía más alta, más esbelta, más atractiva...

Se peinó con cuidado para que su melena cayera en suaves ondas por su espalda y se maquilló solo delineando sus ojos y resaltándose los labios para que fueran a conjunto con el vestido. Se dio un último vistazo en el espejo y ya, consciente de que Jonathan la estaría esperando y ella misma moría de impaciencia para saber de que trataría todo eso, más ahora que veía como de arreglados iban.

Le sonrió desde lo alto de las escaleras mientras terminaba de bajar aceptando la mano que él le tendía. Estaba guapisimo en ese traje, y una vez más se alegró de no haber sido una terca y haber terminado perdonándole. Y sabía que prácticamente nadie entendía el porque de sus decisiones pero simplemente ella no se sentía completa sin él, por cursi que sonara. Una parte de ella siempre había pensando en él, incluso cuando él no hacía más que drogarse y dejar embarazadas otras mujeres...
Pero no quería pensar en esa época. No esa noche. No cuando él le sonreía viéndose más guapo que nunca.

Bueno, eso es mérito de tu hermano. – le dijo con una sonrisa ante su cumplido antes de darle un suave beso – Tu también estás guapo.

La verdad es que si, por unos momentos había temido que fueran a usar la chimenea y ya iba a histerizarse por quedar toda llena de polvo, pero una vez más Jonathan sabía exactamente lo que estaba pensando.

- Me asustaste. Este no es vestido para la red flú. ¿Vamos en traslador entonces? ¿Y me dirás donde vamos o vas a seguir torturándome? – aunque en realidad sabía la respuesta a esa pregunta y, de todos modos, no le importaba donde fuera si era con él.
avatar
Lucy Jones

Mensajes : 7
Fecha de inscripción : 22/09/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: The way you look tonight

Mensaje por Jonathan Vercelli el Jue Oct 11, 2012 12:17 am

-Si, iremos en traslador. Aunque no creo que puedas aterrizar bien con esos zapatos.-Le señaló los zapatos. Le dio un último vistazo y sonrió, recordando su primera cita, en Brigantia. Uno de tantos bailes a los que habían ido juntos. Ese donde se había vestido de rojo y nadie podía quitarle los ojos de encima. Recordó haberle entregado una orquídea blanca. Volvió a sonreír con la insistencia de la sanadora-Seguiré torturándote, ya me conoces. ¿Ya llevas tu abrigo?

Sonrió a los padres de Lucy por última vez y afianzó la mano de Lucy para no soltarla. Le dirigió una última mirada con una sonrisa indescriptible en el rostro y se su reloj comenzó a brillar a la hora que había previsto. El destino era un callejón –uno limpio, no iba a llevarla a cualquier lugar lleno de vagabundos- al cuál ya había llegado previamente para hacer el scouting y saber exactamente dónde podía aparecerse sin atraer la vista de muggles curiosos y llegaron justamente ahí después de tan solo unos segundos de sentir ese tirón en el estómago.

Se acomodó el cabello rebelde hacia atrás de la cabeza y se acomodó la corbata. Le pasó un mechón de cabello por detrás de la oreja a Lucy y verificó que no hubiera ninguna mirada curiosa por ahí. Verificó que los boletos estuvieran en su bolsillo del saco y la varita y la cajita en el bolsillo del pantalón. Una vez sintiendo ese alivio, tomó a Lucy de la mano.

-Bueno, bienvenida a Nueva York.

Le señaló con una mano mientras la tomaba con la otra por la espalda. Habían aterrizado precisamente en Times Square. Las luces comenzaban a encenderse con los últimos rayos del sol poniéndose. La gente, como en las películas, pasando entre los autos y esquivando a los mismos peatones que pasaban apresurados porque a algún lugar tenían que llegar temprano y ya se les había hecho tarde.

Frente a ellos, estaban todos los carteles de los musicales de Broadway, carteleras de cine, boutiques, tiendas de disco. Todo lo que jamás imaginó ver, ahí estaba. A pesar de haber tanteado el terreno un par de días antes, no lo había hecho de noche y sinceramente, Nueva York se veía mejor de noche.

-¿Qué te parece? ¡Ah! Pero esta no es la sorpresa. No creas que solamente te traje a pasear.- sacó el sobre del bolsillo de su saco y se lo enseñó a Lucy, pero no se lo dejó sostener. No quería que viera a donde la llevaría.-Vamos para allá.

Le señaló una avenida larga. Atravesaron y caminaron entre peatones apresurados –otra vez- y estaba pensando que quizás Lucy terminaría arrepentida de haber llevado esos zapatos. Pero bueno, para algo eran sanadores, ¿no? Ya se les ocurriría alguna opción como un hechizo o algo por el estilo.

No soltó a Lucy de la mano en todo el trayecto –que en realidad no fueron más que unos quince minutos entre semáforos y peatones- y llegaron finalmente a Broadway y Lucy podría ya empezar a darse una idea de a dónde estaba llevándola. Jonathan no sabía si le gustaría, rogaba a los dioses que si y que fuera el mejor día de su vida. Respiró hondo y puso una mano en la espalda baja de Lucy.-Llegamos. ¿Sabes dónde estamos? ¿Sabes qué veremos? Te voy a dar una pista.-la movió un poco hasta quedar frente al cartelón de lo que verían. Jonathan nunca había ido a un musical y en realidad no tenía ni idea de qué se tratara, pero su madre y Luca se empeñaron en decirle que ese sería perfecto para esa noche.

Jonathan le entregó los boletos al encargado de la entrada. Tenían los asientos E107 y E108. Estaban a tan solo unas hileras del escenario y la orquesta y Luca le había dicho expresamente que comprara esos asientos ya que eran lo mejor de lo mejor. Era donde se sentaban los productores y las personas importantes. Y si, por supuesto eran los más caros del lugar. Pero una vez sentados, no importaba en absoluto.

Dejó pasar a Lucy primero para sentarse y luego se sentó él a su lado. Le tomó la mano y se la besó suavemente. Esperaba que estuviera igual de entusiasmado que él. Iban a ver algo nuevo –al menos él, porque nunca había ido a Broadway y no sabía si Lucy había ido alguna vez- y todo lo nuevo era una buena experiencia.

Respiró hondo y miró a Lucy. Se acercó a ella y le depositó un tierno beso en la hendidura de su mandíbula. Sentía que el corazón le palpitaba rápidamente y sabía que no habría manera de que se calmara hasta el momento en que terminara el día.

-¿Qué te parece hasta ahora? ¿Te gusta? ¿Me odias?

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Ficha
avatar
Jonathan Vercelli

Mensajes : 25
Fecha de inscripción : 07/09/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: The way you look tonight

Mensaje por Lucy Jones el Vie Oct 12, 2012 9:22 am

- Cariño, podría vivir para siempre sobre estos tacones. No te preocupes por el aterrizaje. – dijo con una sonrisa, evitando besarlo otra vez porque, aunque fuera una tontería, quedara poco para la boda y todo eso, todavía le daba cosa hacer según que frente a la mirada de su madre. Tomó el abrigo que también había sido preparado por Luca y se lo enseñó a Jonathan para indicarle que estaba lista, se despidió de sus padres y luego sin más tomaron el traslador.

No es que fuera su modo de transporte favorito en el mundo. De hecho aquel desagradable tirón siempre la había molestado, y hasta se sentía ligeramente mareada al llegar a destino y por eso evitaba tomarlos siempre que le era posible.
Cuando notó que ya había llegado tuvo que parpadear un par de veces, y aún así el callejón donde habían ido a parar no le daba demasiadas pistas acerca de donde estaban. Oía mucho tráfico a sus espaldas, por lo que seguramente era una ciudad grande, pero poco más. Por eso levantó los ojos dispuesta a preguntarle a él una vez más, pero tuvo su respuesta antes de tener que hacerlo.

- ¡Nueva York! ¿¡Es en serio!? – exclamó ampliando su sonrisa, porque ir a Nueva York siempre había sido uno de sus sueños, pero primero por falta de dinero y luego por falta de tiempo, siempre había terminado dejándolo para más adelante.

Se dejó guiar por Jonathan y no tardó en reconocer Times Square, encontrándose en que era todo mucho más inmenso de lo que parecía en las imágenes a través de las cuales lo había visto siempre. Seguramente de haber estado menos emocionada por todo lo que veía se habría dado cuenta de que incluso para pasear por Nueva York iban demasiado arreglados, pero en esos instantes estaba demasiado ocupada tirando de la mano de Jonathan porque tenía mucha prisa para ver todo lo que pudiera de la ciudad.

- Creo que es la mejor sorpresa de mi vida. – le aseguró cuando él le preguntó acerca de qué le parecía. Pero alzó las cejas con sorpresa cuando supo que el viaje en si no era la sorpresa. ¿Es que había más?

No preguntó más. Sabía que era inútil hacerlo porque él no iba a decirle nada. Le conocía. Así que simplemente se dejó guiar, maldiciendo el no haber traído ni aunque fuera una cámara de fotos muggle para inmortalizar todo aquello.
La gente pasaba rápido a su alrededor. Todos parecían tener algo urgentísimo que hacer, pero ella no tenía prisa, prefería saborear todo a su alrededor, y ni siquiera recordaba que andaba en unos tacones altísimos que de haber estado menos distraída hubieran empezado a dolerle.

Se detuvo en la acera cuando él le indicó que habían llegado, dio una vuelta alrededor y entonces identificó el teatro y el gran cartel del musical que al parecer iban a ver. Jamás había visto un musical entero en directo, y mucho menos en Broadway. Sus labios se curvaron poco a poco en una sonrisa y para cuando se giró completamente a mirarlo sonreía ampliamente.

- ¿Broadway? ¿Pero cuanto tiempo llevas planeando esto, bobo? – fue todo lo que dijo, rodeándole el cuello con ambos brazos y besándole sin tener que ponerse de puntillas, aprovechando aquellos centímetros extra que le daban los tacones, antes de dejarse guiar hacía en interior.

Y cuando ya creía que nada más iba a sorprenderla, al menos por el momento, se encontró con aquellas localidades que por la situación parecían de las mejores que se podían conseguir. Muy cerca del escenario y los músicos.

- Estoy algo abrumada por todo esto. O sea, me encanta y claro que no te odio! Siempre había querido ir a Nueva York... Pero Jonathan, no tenías porque haberte gastado tanto dinero... Yo hubiera sido feliz con cualquier cosa.

¿Pero la verdad? Le encantaba lo especial que se estaba sintiendo. Le encantaba todo aquello. Y se sentía más enamorada que nunca.
avatar
Lucy Jones

Mensajes : 7
Fecha de inscripción : 22/09/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: The way you look tonight

Mensaje por Jonathan Vercelli el Vie Oct 12, 2012 2:14 pm

-Es que esa es la cuestión, Luce. No puedo darte cualquier cosa porque tú no eres cualquier cosa. ¿Cuándo vas a comprenderme?

Sonrió y le depositó un suave beso en los labios. ¿Cuánto tiempo llevaba planeando eso? Ya no lo sabía, pero era ya muchísimo tiempo que llevaba planeando la cita perfecta para Lucy Jones desde el momento en que la había conocido. Quizás con algunos escenarios distintos, pero después de indagar por un buen rato entre los miembros de su familia y recordar algunas cosas que ella le había dicho a él, supo que Nueva York era el lugar ideal pues sentía que París y los lugares Europeos ya estaban muy vistos por ellos y que algo diferente le vendría bien por una vez en la vida.

Finalmente dieron las ocho en punto y las luces comenzaron a apagarse poco a poco. Jonathan miró hacia atrás y el teatro estaba completamente lleno. Era increíble cómo un musical que llevaba tantísimo tiempo en escena pudiera reunir a tantísimas personas todas las noches. Sonrió para si mismo sabiendo que aquello no era más que el comienzo de una noche que esperaba, Lucy jamás olvidaría, por que él tampoco lo haría. Por más ridículo que eso sonara.

Respiró hondo y se relajó en su asiento. El telón comenzaba a abrirse y comenzaba el musical del Fantasma de la Ópera. Desde sus asientos, no había música. Se veía en el escenario una subasta. Lotes 663, 664 y el 665 era un monito con platillos en las manos que sonaba una ligera música, bastante suave, como si fuera una caja de música. Se pelean por el dos personas hasta que se la dan al personaje de la silla de ruedas.

El lote 666, como el número diabólico, era un candelero y, entonces, la música comienza a sonar. Más fuerte y tan perfecta a la vez que Jonathan sintió como se le erizaba la piel. Después de eso, la Prima Donna y su Piangi, los Managers y el Vizconde de Chagny y, finalmente, el Fantasma de la Opera haciendo su primer aparición.

Think of me fue la siguiente canción, esta vez cantada por Christine Daae, hija del difunto violinista sueco Gustave Daae. Jonathan tomó la mano de Lucy y se la llevó a los labios. Le sonrió y se mantuvo unos segundos observándola. ¡Por Dios! ¡Pero que hermosa era! Y se veía tan bonita esa noche que Jonathan no podía esperar a llegar al siguiente punto en su cita, pero tenía que ser paciente. Respiró hondo y se concentró en la música que ahora sonaba. Según el panfleto que tenía en las manos, era “Angel of Music” Raoul, el ángel de la música y luego, finalmente, la música del Fantasma de la Opera comienza a sonar, esta vez el mismo fantasma está cantando y se lleva a Christine por el espejo que tiene enfrente.

Hubiera deseado que su madre hubiera ido –claro que después la llevaría porque ese día era solamente de Lucy y su madre ahí no vendría ni un poco al caso a pesar de que la adorara con toda su alma- porque sabía que disfrutaría mucho de ese musical. Quizás luego les regalara boletos a ella y a su padre en su aniversario o algo por el estilo.

Frunció los labios. La verdad era que el personaje de Carlota, o la Prima Donna, era bastante odiosa. Se podía remontar a sus tiempos en Hogwarts y pensar en muchas personas, como por ejemplo, Aquila Lillyvick y muchas otras personas. Soltó una risilla que se le quedó en la garganta y luego se aclaró la misma. Luego le contaría a Lucy lo que había recordado. Negó con la cabeza y volvió la vista al escenario. El acto terminaba y con ello se iba también la primer parte del espectáculo.

-Guau. ¿Qué te parece? ¿Lo estás disfrutando?-preguntó mientras se removía en su asiento. Llevó una de sus manos al cabello de Lucy y se lo pasó por atrás de la oreja, encontrándose con sus aretes tan bonitos. Ladeó un poco la cabeza y acortó la distancia entre ambos, para besarla suavemente, pero de forma apasionada. Se separó tan solo unos segundos y la miró a los ojos-¿Quieres que te traiga algo de tomar? ¿Algunos chocolates?

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Ficha
avatar
Jonathan Vercelli

Mensajes : 25
Fecha de inscripción : 07/09/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: The way you look tonight

Mensaje por Lucy Jones el Miér Oct 24, 2012 4:57 pm

Lucy consideraba que se desenvolvía lo bastante bien entre muggles, pero en esos instantes entendía perfectamente como se sentían los magos más puristas cuando se perdían en mundos que no comprendían. Todo le parecía nuevo y maravilloso, sus labios se curvaron en una sonrisa en cuanto las luces del teatro se apagaron y no pudo borrarla durante toda la primera parte. Y estaba tan completamente encantada con el espectáculo y la música que apenas reaccionó cuando Jonathan la tomó de la mano. Inclinó la cabeza ligeramente para mirarle y hasta le besó ligeramente en la mejilla, antes de volver a posar los ojos en el escenario.

La primera parte terminó en un suspiro, y antes que se diera cuenta las luces volvieron a encenderse anunciando que había llegado el descanso. Parpadeó un par de veces para acostumbrarse al cambio de iluminación antes de girarse para mirar a Jonathan, completamente maravillada con todo aquello. Definitivamente estaba resultando la mejor sorpresa del mundo.

- Me encanta. De verdad. Nunca voy a olvidar esto. – le dijo ante la pregunta de si lo estaba disfrutando. Vaya que sólo había que ver su cara para saber que de hecho si lo estaba haciendo. Muchísimo. - Pues... No sé. ¿Que más hay para comer? Tráeme lo que quieras. Me gusta cuando me sorprendes. – acompañó esas palabras de una sonrisita y otro leve beso en los labios antes de ver como él se alejaba para ir a comprar alguna cosa.

Lucy aprovechó su soledad temporal para levantarse de su asiento y avanzar las pocas filas que les separaban de donde estaban los músicos, sin poder evitar el acercarse a cotillear. Incluso encontró uno de los músicos que había quedado rezagado que le dejó ver de cerca el violín que había estado tocando y le preguntó si le estaba gustando. Su conversación se alargó unos minutos más hasta que vio que regresaba Jonathan, y ella se disculpó del músico para volver a su asiento.

- Estaba curioseando. – le dijo como explicación – ¿Que has traído al final?

Resultó que si habían sido chocolates. Lucy frunció ligeramente los labios porque llevaba semanas enteras sin probar nada dulce. De hecho estaba subsistiendo a base de verduras y un poco de carne, completamente obsesionada en su propósito de que su vestido de novia le quedara a la perfección. Pero al final decidió que aquella noche haría una excepción con todo. Después de todo no se podía estar en Nueva York y seguir pensando en dietas. Ya mañana volvería a la normalidad.

El tintineo de las luces les indicó que el segundo acto iba a empezar. Lucy se acomodó en su asiento y hasta recargó unos instantes su cabeza en el hombro de Jonathan, esperando a que la música volviera a empezar.
Lo que quedaba de función le pasó tan deprisa como lo había hecho el primer acto. Le gustaron todas las canciones y hasta se le escaparon algunas lágrimas por la emoción en algunos momentos. Cuando terminó hasta se puso en pie en su asiento para aplaudir, comentamente encantada con la experiencia.

- Ha sido la mejor sorpresa del mundo. ¿O hay más? – dijo medio en broma y medio en serio, porque ella ya estaría satisfecha sólo con aquello, pero conociendo a Jonathan podía esperar cualquier cosa. - ¿Hay tiempo para un poco de turismo? ¡Muero por ver toda la ciudad! – dijo, olvidándose de nuevo que ver toda la ciudad en aquellos tacones que vestía esa noche podría ser ligeramente problemático. Pero sentía que no le importaba nada, y no había manera de que le dolieran los pies cuando se sentía como si flotara.
avatar
Lucy Jones

Mensajes : 7
Fecha de inscripción : 22/09/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: The way you look tonight

Mensaje por Jonathan Vercelli el Miér Oct 24, 2012 5:55 pm

Sonrió cuando Lucy le besó suavemente y le decía que le estaba encantando. Por un momento pensó que no le gustaría o que sería demasiado cursi para ella, sin embargo, el saber que de verdad le gustaba lo hacía sentirse mucho más tranquilo y sentir que tenía unos cuantos puntos más a su favor. Había planeado todo eso con tanto cuidado que no había forma de que nada saliera mal, o al menos eso esperaba.

Bajó las pocas escaleras que había desde sus asientos hacia el final del pasillo y salió la Lobby del teatro para comprar una coca-cala y unos chocolates que venían en una cajita de plástico simulando una cajita de cristal que se veía bastante bonita. Llevaba un moño rojo con negro como alegoría al outfit del fantasma de la opera. Le parecía bastante apropiado. Además, compró una máscara blanca con una rosa roja de utilería y lo guardó dentro de su saco.

Sacó un billete y lo entregó al dependiente. Recogió el cambio y regresó al escenario. Se encontró a Lucy hablando con uno de los músicos y sonrió. Le pareció adorable verle el rostro emocionado.-Chocolates.-Le respondió con una sonrisa en el rostro. No quería que perdiera el apetito para la cena, pues aún tenía unas cuantas sorpresas más planeadas y una de ellas era una cena en uno de los mejores lugares de Nueva York.

Sabía que Lucy estaba siguiendo una especie de dieta estricta para entrar en el vestido de novia que aún no había visto y se moría de ganas de ver. Sin embargo, él siempre fue de la idea de que una no debía entrar en el vestido, sino que el vestido le quedara a ella. Nunca había vivido en carne propia los estragos que una dieta libre de azúcares y carbohidratos podía hacerle a las novias. Eran aterradoras. Por eso esa noche decidió darle unos cuantos regalitos y que se olvidara del estrés de la boda que cada vez se acercaba más.

Tomaron asiento nuevamente y aprovechó para abrazar a Lucy en cuanto ella recargó su cabeza en el hombro. Respiró hondo intentando que el nerviosismo restante desapareciera al menos por ese momento y cuando las luces se apagaron nuevamente y los primeros acordes de los violines comenzaron a sonar, Jonathan se llevó la mano al bolsillo donde llevaba la cajita de terciopelo negro para ayudarse en la quest de calmarse de una buena vez por todas.

Soltó una pequeña risa muda cuando las personas que iban delante de ellos saltaron cuando el fantasma interrumpió uno de los actos con su voz fuerte y aterradora –para algunos- hasta que, empezó el número de ballet. Sin embargo, ese susto anterior no sería el único ya que aparecería alguien colgado desde le techo de la opera y todos se asustarían y gritarían como las muchachas del escenario. Jonathan se sobresaltó, no lo negaría, y sostuvo más fuerte a Lucy –sin llegar a lastimarla, obvio- cuando Raoul y Christine aparecieron cantando juntos, demostrando el miedo que tenían.

La canción que vendría a continuación, “All I ask of you”, lo hizo sentirse identificado. Miró a Lucy y le pasó un pañuelo para que se limpiara las lágrimas que habían sido derramadas. Le besó en la sien, empapando su nariz de su aroma, disfrutando de la música con los ojos cerrados, recordando todo lo que habían pasado y como esa canción, por más triste que fuera, lo describía casi por completo. Y luego, como en su vida, aparecía el mal –las drogas y todo lo malo que les había pasado- representado como el Fantasma.

Carraspeó y justo empezó el número de las máscaras, alegrando un poco el ambiente. A ese punto, todo tenái que ver con Raoul, Christine y el fantasma. Madame Giry termina explicándole a Raoul quien era el dichoso Fantasma y todo se complica. Raoul le pide matrimonio a Christine y luego se hace su protector.

Una pelea en un cementerio, una ópera nueva titulada “Don Juan” y una Carlota muy molesta. Todos se ponen de acuerdo para atrapar al Fantasma. Se hace la obra, Carlotta no participa y al final Christine y Raoul llevan a los guardias para que lo apresen. Sin embargo, todo sale mal. El Fantasma se lleva a Christine, Raoul casi muere en el intento y Christine, para salvar la vida de su amado, decide quedarse al lado del Fantasma para siempre.

El Fantasma, cegado por su amor hacia Christine, se da cuenta finalmente, que el verdadero lugar de su amada es al lado de Raoul, así que la deja libre y él escapa por un espejo hacia algún lugar del cuál se desconoce y que, gracias a eso, jamás se volvería a saber del Fantasma.

Regresan a la escena del principio. La caja de música con la figura del mono con los platillos en las manos. Un cementerio. Una rosa roja con un listón negro en una lápida que reza el nombre de Christine Daae, Condesa de Chagny. El telón se había cerrado.

Como Lucy, se puso en pie para aplaudir. Le había encantado, pero ¡era tan triste! Ahora comprendía lo que Luca le había dicho cuando le ordenó llevar un pañuelo. Sonrió de lado. Siempre pensando en absolutamente todo. Ya le debía unas cuantas a su hermano.

-Hay más, ¿Qué no terminas de conocerme?-Tomó a Lucy de la mano para salir del teatro. Tiró el envase vacío de coca-cola en el bote de basura y salieran del edificio. Ya una vez fuera pensó muy seriamente eso de ir de turistas por la ciudad pero no creía que hubiera mucho tiempo en ese momento pues la reservación ya estaba hecha. Sacó un papel de su bolsillo y levantó la mano para pedir un taxi. Con Lucy a su lado, no tardaron nada para que se detuvieran. Le entregó el papel al chofer indicándole que necesitaban ir a esa dirección, Central Park.

Jonathan tomó asiento junto a Lucy y recargó el codo en el asiento. Sonrió de lado y la miró. Se veía tan bonita que le estaban entrando unas ansias terribles de ir mejor directamente al hotel, pero no, tenía que hacer las cosas bien. La besó en el cuello, en la hendidura que se formaba entre su mandíbula y su oído, susurrándole que la quería. Que quería estar con ella.

-No puedo esperar a que seas mía.-le susurró y depositó un fugaz beso en sus labios para luego girarse, aclararse la garganta y mirar al Chofer, que les decía que ya habían llegado a su destino. Jonathan le pagó y se bajó para ayudar a Lucy a descender. Habían llegado a Central Park -todo completamente iluminado por el cielo nocturno de Nueva York, la luna se veía perfecto y las luces de la ciudad y las farolas del mismo parque hacían su propio espectáculo-, pero no a su destino final. Tendrían que caminar un poco.-¿Puedes caminar? Podría cargarte, vamos un poco lejos. Bueno, quizás no tanto. Pero como querías algo de turismo, puede que caminar por Central Park compense un poco eso.

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Ficha
avatar
Jonathan Vercelli

Mensajes : 25
Fecha de inscripción : 07/09/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: The way you look tonight

Mensaje por Lucy Jones el Dom Oct 28, 2012 6:05 pm

Todavía estaba maravillada por Broadway y el espectáculo que acababa de ver cuando un taxi paró justo frente a ellos en la puerta del teatro. Sonrió al darse cuenta de que en realidad ya había esperado que hubiera más, conocía lo suficiente a Jonathan como para saber que cuando preparaba sorpresas lo hacía a consciencia, y seguro que no la había llevado hasta Nueva York sólo para ir a ver el musical.

Su intención era la de pegarse al cristal y tener una visión general de los lugares por los cuales pasaban, ya que al parecer no tendrían tiempo para una visita de toda la ciudad. Pero cuando notó como Jonathan le besaba el cuello, se olvidó de la ciudad que había más allá del taxi. Sus labios se curvaron en una sonrisa al tiempo que ladeaba ligeramente la cabeza para dejarle más espacio.

- Ya soy tuya. Desde hace mucho tiempo. – le susurró de vuelta.

Y de no ser por el taxista, que carraspeó para llamar su atención, se habría dejado llevar por aquel momento. Le costaba tan poco olvidarse de todo lo demás cuando estaba con él... Era precisamente ese amor ciego, que parecía perdurar pasara lo que pasara, el motivo principal por el que lo había perdonado a pesar de todo. El motivo que nadie parecía comprender.

Cuando bajó del taxi se sintió una vez más como si estuviera en un sueño. Ahí delante de ella estaba Central Park, el cual una vez más reconocía por la infinidad de veces que había visto imágenes de Nueva York. Ni siquiera acababa de creerse que estuviera ahí del mismo modo que todavía no terminaba de creerse que ella y Jonathan fueran a tener por fin su final feliz.

- Caminaré, no te preocupes. Te dije que nací para estos zapatos. – le dijo permitiéndose el dar una vuelta coqueta justo frente a él, para demostrarle que era perfectamente capaz de andar lo que hiciera falta, aunque luego cuando terminara la noche tuviera que aplicarse un hechizo calmante en la planta de los pies.

El viento soplaba frío en Central Park. Lucy tomó a Jonathan de la mano y se acercó todo lo que pudo a él para que no les impidiera el seguir caminando. En su paseo se cruzaron con varias parejas como ellos, con gente que corría vestida con ropas de deporte e incluso de algún que otro osado que aprovechaba para pasear a su perro a aquellas horas de la noche. De algún modo parecía que en Nueva York la vida nunca se detenía. Sentía como se podía quedar ahí semanas sin llegar a cansarse de todo aquello.

- ¿Donde me llevas ahora? – acabó por preguntar, todavía con la esperanza que él pudiera darle alguna pista. De algún modo a ella, que le gustaba siempre tener el control de las situaciones le era muy complicado dejarse llevar sin más sin idea de los planes que tenía o de que iban a hacer. Y Jonathan la conocía lo bastante para saberlo. La única cosa que tenía segura es que fuera lo que fuera, valdría la pena el misterio.

((Off: Sorry, no me dio para alargarlo más >_<))
avatar
Lucy Jones

Mensajes : 7
Fecha de inscripción : 22/09/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: The way you look tonight

Mensaje por Jonathan Vercelli el Dom Oct 28, 2012 11:22 pm

Sonrió mientras la tomaba de la mano y se juntaba más a ella. Guardó la otra mano en el bolsillo del pantalón, encontrándose con la cajita de terciopelo y con la varita. Sostuvo la cajita con fuerza simplemente porque si y siguió caminando al mismo paso que Lucy ponía. Él no creía que hubiera nacido para esos zapatos. Nadie nacía para esas cosas. Eran demasiado altas. La única vez que él se había puesto algo así había sido para cumplir una apuesta de Quidditch y terminó con el tobillo fracturado. Lo que hacían las mujeres por la belleza, aunque no necesitaran esas cosas para verse más bellas. Sin embargo, esa vuelta coqueta lo había hecho sentir un escalofrío que lo había recorrido entero.

-Preguntas y preguntas pero en realidad sabes que no te diré ni una sola palabra. ¿Para qué te haces sufrir?

Caminar por Central Park le hizo imaginarse como si estuvieran en una película de los años cuarentas y la voz de Sinatra sonara de fondo. Sonrió y agachó un poco la cabeza mientras “Singing in the Rain” comenzaba a sonar en su mente al pasar cerca de un poste de luz recordando a Gene Kelly y por un momento sintió el impulso de subirse y darse una vuelta. Le daban ganas de bailar pero sabía que no les quedaba mucho tiempo. Había hecho una reservación y tenían que llegar temprano, de lo contrario se perdería, y le había costado por lo menos un mes conseguir esa fecha en específico. No iba a desperdiciarlo.

Pasaron por la fuente Bathesda. Miró la fuente unos segundos y después de debatirse en hacerlo o no, le dio una vuelta a la chica, como si estuvieran bailando un vals y tomó a Lucy por la cintura e hizo que se inclinara un poco. La besó, como se besaban en las películas que había visto y luego la levantó para que se incorporara.-Si no lo hacía me arrepentiría toda la vida.

Sonrió y luego soltó una pequeña carcajada. Si su madre lo viera, se encontraría con el Jonathan del pasado, ese que estaba tratando de recuperar al cien por ciento. Ese que se había perdido en cuanto Lucy y él habían terminado la relación. Ese que tanto deseaba recuperar por fin estaba regresando y eso le gustaba a pesar de ser un romántico sin remedio, un cursi, un cliché. Si todo lo que era, era por Lucy, estaba bien.

Le ofreció su brazo para que se sostuviera. Jonathan se acomodó la corbata y siguió el rumbo. Las luces de Central Park le daba un ambiente bastante romántico y eso estaba bien. Estaba disfrutando ese pase que no le importaría quedarse a vivir ahí. La verdad era que Manhattan de noche era aún mejor que de día. Nadie podría negarlo.

-La voy a llevar a cenar, señorita Jones.-dijo al fin, rompiendo un poco el misterio de la situación. Sabía que a Lucy le costaba un trabajo terrible contenerse y no estarle haciendo preguntas, así que eso fue lo único que le diría por el momento.-Vamos a ir por allá. No lo vas a ver aún porque está muy oscuro, pero ya verás.

Le sonrió y luego emprendió el camino en línea lo más recta posible sin pasar por el pasto ni por el suelo de adoquín para que Lucy no tuviera problemas con los zapatos. Iba caminando a paso lento, lo suficiente para que ella no se apresurara ni pudiera caer o tropezarse. Iban con buen tiempo la última vez que había revisado su reloj –un reloj que había dispuesto con la hora de Nueva York- y no creía que desviarse un poquito hiciera mucha diferencia.

Finalmente, a la lejanía se distinguían unas pequeñas rejas color verde –aunque de noche se veía casi negras- rodeadas de luces amarillas provenientes de velas colgadas de los árboles. Al acercarse, Lucy podría leer en la entrada “The Loeb Boathouse, Central Park”. -Llegamos.-se acercó a la hostess en la entrada y dio su apellido para corroborar la reservación. La señorita asintió mirando a ambos muchachos. Jonathan sonrió y siguió a la hostess.

Los llevó a una mesa un poco apartada de las demás. Eran de esas que ponían en específico cuando eran momentos especiales, pues así lo había pedido Jonathan. Les había comentado de sus planes cuando había hecho la reservación desde Londres y no habían tenido ningún problema en llevar a cabo sus planes. La vista sería el lago, y en un lado, tendrían un pequeño muelle donde paraban las góndolas al puro estilo veneciano y los botes que la gente podía rentar, sin embargo en ese momento estaba completamente vacío.

Jonathan ayudó a Lucy a sentarse y luego se sentó él. No se quitó el saco, pues el clima otoñal comenzaba a sentirse en Nueva York, hacía un poco de frío, pero si dejó el abrigo en el perchero. El mesero se presentó como “Noah” y les dejó un par de cartas para que vieran el menú mientras les comentaba que la especialidad de la casa era un costillar de borrego y el vino que mejor podía acompañarlo era un Merlot de Blackbird, Napa Valley, cosecha del 2007.

Jonathan agradeció las atenciones del mesero y le pidió que trajera el vino para probarlo y el mesero asintió. Jonathan le sostuvo la mirada a Lucy y sonrió, como si fuera un niño pequeño. Miró el menú y ya sabía desde el momento en que Noah había hablado del costillar que eso pediría él.-¿Y? ¿Qué te parece? Creo que es muy bonito y el costillar se escucha delicioso. Creo que pediré eso. ¿Tú qué quieres?

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Ficha
avatar
Jonathan Vercelli

Mensajes : 25
Fecha de inscripción : 07/09/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: The way you look tonight

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.