"Universidad Brigantia de Estudios Mágicos" es un foro RPG basado en el mundo de J.K. Rowling con temática, tramas y personajes 100% originales creados por el equipo administrativo y los usuarios de este mismo foro"

OGMIOS: 275 PUNTOS
CERRIDWEN: 150 PUNTOS
ARIANRHOD: 35 PUNTOS
SMERTIOS: 175 PUNTOS

Últimos temas
» Plagio de idea!
Lun Jul 15, 2013 1:57 pm por Gerhard Immëndorff

» PANGEA RPG - !UN FORO DIFERENTE! Ven y conócenos.
Sáb Abr 06, 2013 5:04 pm por Morten J. Harket

» Anybody home?
Sáb Abr 06, 2013 4:57 pm por Morten J. Harket

» Morsmorde Era Tom Riddle {Elite} No es cualquier rpg de Hp
Sáb Mar 30, 2013 11:41 am por Invitado

» Morrigan's Mental Asylum FORO NUEVO DE JULIA MCREARY
Lun Mar 25, 2013 2:28 am por Julia McCreary

» San Valentín
Sáb Mar 16, 2013 12:17 am por Aldrich Burroughs

» Necronomicon [Normal]
Vie Mar 08, 2013 1:37 pm por Invitado

» Inferio RPG ~ Afiliación Elite {Nuevos Botones y Nuevo Dominio}
Jue Mar 07, 2013 5:49 pm por Invitado

» Partis Temporus [elite]
Lun Mar 04, 2013 5:04 pm por Invitado

» Into the darkness {Afiliacion Normal}
Lun Feb 25, 2013 6:34 pm por Invitado

¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados

Ninguno

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 49 el Miér Jul 19, 2017 4:26 am.

Titanic RPG Photobucket Los Vengadores Clash of Kingdoms Photobucket The Hunger Games RPG Image and video hosting by TinyPic Seven Kingdoms Photobucket The Hole Image and video hosting by TinyPic Guardianes Photobucket C.H.A.O.S. Image and video hosting by TinyPic Image and video hosting by TinyPic Party Is My Life Rol Pretty Little Liars BelovedHogwarts Dirty Passion http://24.media.tumblr.com/tumblr_mbutyvMPnl1rrtdjmo4_100.jpg 7th & Spring Wizards Army The Dark Tales Of Grimm The History of Camelot Prague Project Freedom University The Mundial War RPG Fateful
DISEÑO DE SKIN:Foroactivo.com GRÁFICOS:Julia McCreary
Este foro está creado enteramente para esparcimiento y diversión sin fines de lucro. La temática, tramas y personajes son 100% originales creados por el equipo administrativo y los usuarios de este mismo foro. Todo lo demás, pertenece a J.K.Rowling.

----------

"Universidad Brigantia de Estudios Mágicos" está protegida por una licencia creativa. Cualquier reproducción total o parcial del contenido del foro, así como el diseño, será considerado como plagio. Por favor, se original, no robes ni copies.

Secuestro y castigo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Secuestro y castigo

Mensaje por Damien Holland el Miér Nov 07, 2012 11:26 pm

No pensaba asistir al baile de Samhain, aunque ese día de todos modos se había quedado trabajando hasta tarde. A Immëndorff no le había hecho mucha gracia que con toda autoridad hubiera dicho que no iba a ir a hacer rondas de niñero, pero a últimas fechas pocos se atrevían a negarle nada a quien seguía siendo el salvador y salvaguarda de la paz del mundo mágico. Ni siquiera le importaba presentarse como para seguir manteniendo la fachada en sociedad, porque no le interesaba hacer ninguna declaración presencial frente a un montón de chiquillos que no le importaban en lo más mínimo. Al menos no para ciertos fines.

De cualquier forma esa noche estaba de suerte, porque cuando caminaba por los pasillos intrincados del Consejo Escolar, se topó con Leslie Ayres, quien parecía bastante afectada por quién sabe qué razón y que seguramente iba en dirección al despacho de su padre. No lo pensó mucho. En lugar de seguir su camino, Damien Holland giró sobre sus pasos. Lanzó a su espalda un silencius y la alcanzó. La tomó por el brazo sin consideraciones aprovechando que no podría gritar y luego la apuntó a la cabeza para lanzarle un desmaius.

Leslie Ayres quedó inconsciente y Damien se la llevó a su despacho, donde tenía un baúl de siete cerraduras que abrió con cuidado. El baúl se desplegó y también mostró unas pequeñas escaleras que daban hasta el fondo del mismo. Un lugar oscuro y bastante frío. Bajó con el cuerpo inerte de Leslie flotando tras él y una vez que la tuvo ahí, todavía lánguida e inconsciente, hizo que grilletes mágicos adosados a la pared con cadenas aparecieran en muñecas y tobillos de la chica. Los Ayres podían decir que habían sufrido ya demasiado, pero nunca iba a ser suficiente, provenían de la escoria.

La volvió a apuntar con la varita para conjurarle un ennervate y que despertara. Estaba iluminado solo por una tenue luz que provenía de la misma madera mágica, así que Leslie podría verlo directamente. Damien no le dijo nada, solo se arremangó la túnica y la camisa y le enseñó la Marca serpenteante. Tan seguro estaba de lo que iba a hacer y sus fines, que no le importó que le viera la cara, ni mostrarse como lo que quera, como quien era. El baúl quedó iluminado aunque seguía teniendo la apariencia de un lugar al que apenas llegaba un poco de luz, como un sótano con ventanas cubiertas de polvo a primeras horas de la mañana.

La varita de Damien fue directamente hasta la marca, que se oscureció por completo y se movió todavía más sobre su piel, como si quisiera saltar de ella. Llamaba a algunos estudiantes, que inmediatamente sentirían el escozor en su piel, una llamada inclemente y dolorosa.

-Espero que te hayas divertido en tu baile, porque no vas a salir de aquí.

No sabía lo que había pasado en el comedor, ni la manera en que habían enloquecido los estudiantes, pero ese sería el menor de los problemas del decanato en los días consecuentes.
avatar
Damien Holland

Mensajes : 47
Fecha de inscripción : 11/09/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: Secuestro y castigo

Mensaje por Leslie Ayres el Jue Nov 08, 2012 1:15 am

No tenía la menor idea de lo que había ocurrido. Me había puesto a llorar como una tonta de camino a la oficina de papá y pensé en enviarle un patronus para que me abriera la puerta en vez de tener que esperar afuera, pero no lo hice por que tenía demasiadas cosas en mente, cosas horribles. Horribles en medida de lo que creía que eran mis problemas, por que jamás esperé de pronto perder la conciencia en medio de un pasillo y despertar encadenada. Seguía pensando que no era cierto.

Lo único que había pensado de camino era en lo humillante que había sido todo, en lo que iba a decir la gente, el periodiquito chismoso del que yo me valía para echar unas risas ahora seguramente estaría hablando de mi y eso iba a ser por demás incómodo, ahora sentiría lo que todos los agraviados desde que eso circulaba en Hogwarts. Pensé que lo que pasaba con Martin era el peor de mis problemas, pero todo eso se hizo nada en cuanto tuve enfrente a Damien Holland. Lo miré con los ojos muy abiertos. Todo el mundo lo tomaba por héroe nacional o algo parecido, los escépticos no tenían argumentos de peso, lo sabía por que uno de los escépticos era mi padre, que no se fiaría nunca de él como tampoco lo había hecho en su tiempo con Daniel Holland hasta que perdiera la vida.

Me demoré demasiado en negar con la cabeza, lentamente, como pasmada. Angus no nos había contado nada del tiempo que había pasado secuestrado, por que yo le había creído a Loreen pero había sido suficientemente cobarde como para no decir nada y dejar las cosas pasar... me pregunté si había ocurrido lo mismo, si detrás de lo que había ocurrido en la anterior luna llena también estaba Holland y tuve una horrible sensación en la boca del estómago, la de saber que eso era sólo el comienzo.

-No... yo no se nada, no tengo nada, déjeme ir...

No, no había disfrutado ese baile en particular pero era lo que menos me importaba. Moví los pies por reflejo, viéndolos encadenados, pero con la imagen mental de la marca tenebrosa moviéndose en su antebrazo como un ente vivo. Ni reflexioné mis palabras por que fueron tan reflejas como mover los brazos para darme cuenta que tampoco los podría mover. El miedo casi me doblaba las piernas y un sabor amargo llenó mi boca, sólo podía escuchar los propios latidos de mi corazón al darme cuenta de que estaba atrapada, sin remedio.

Justo como cuando huí del Comedor, tuve el mismo pensamiento en la cabeza: lo único que quería era correr a la oficina de papá a buscarlo como una niña necesitada.

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
^o^
avatar
Leslie Ayres

Mensajes : 53
Fecha de inscripción : 18/09/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: Secuestro y castigo

Mensaje por Noel Cerise el Jue Nov 08, 2012 1:00 pm

Me tomo una pequeña libertad para justificar el no ir como burro en primavera

No era el mayor entusiasta de eventos como lo era el Samhain en Brigantia. La formalidad y el protocolo de las fiestas que la gente de bien, los magos de alta cuna, se empeñaban en dar tres o cuatro o cinco veces al año en sus residencias era algo que siempre había encontrado por demás tedioso. No que un baile escolar se rigiera bajo las mismas estrictas reglas de etiqueta, pero el principio era el mismo, el asistir o no y si lo hacía con quien llegar, no se encontraba dentro de aquellas cosas que le quitaban el sueño.

Aún así había acordado llevar a Florence. Por regla sabía que a las chicas toda la parafernalia del vestido y el baile era algo que solía entusiasmarlas bastante, y la había notado con ánimos decaídos desde que el problema con Aquila había surgido. Esperaba que ayudara a animarla un poco, aún y si veía más que probable que la semiveela y su bestia supuestamente domesticada fueran a dejarse ver juntos en el evento en una especie de declaración absurda. A decir verdad, casi que prefería que fueran, que fueran y se los encontraran, a ellos y a Pearlie y a todos los demás. Que supieran que no los perdían de vista, y que recordaran que una transgresión como esa no llegaba muy lejos sin que hubiera consecuencias.

Había ido a recoger a la Smertios a su facultad, pero no habían recorrido mucho camino hacia el comedor cuando comenzó a sentirse inquieto, inquieto y desconfiado. Por lo general esa clase de ideas eran algo a desechar sin mayor importancia, pero cualquier vidente que se respetara de serlo sabía que la intuición era algo a tomarse muy en serio. No sabía de lo que Bonhomme había hecho con las bebidas y a Florence no había podido darle más explicaciones que un hazme caso, nos quedamos en la facultad. No podía ser más concreto en cuanto a su presentimiento pero no iba a exponerla a nada que le diera desconfianza, la quería demasiado.

Se había entretenido con ella hablando de cualquier cosa y prometiéndole llevarla a mil y un lugares para compensarle el haberla hecho arreglarse para después ni ir al baile. Eventualmente le había preguntado directamente lo que pensaba con respecto a las locuras que últimamente sus amigas estaban cometiendo. Traición era traición, no había puntos intermedios, tal vez se había confiado demasiado creyendo que Aquila lo tenía demasiado claro. Desconocía que en el comedor la fiesta terminaba antes siquiera de que la banda pudiera comenzado con la segunda canción, pero no había transcurrido mucho tiempo antes de notar que su brazo ardía como si lo estuvieran grabando con metal ardiente. Sabía bien lo que significaba eso.

Se despidió de Florence abruptamente, sin dar más explicaciones porque no era necesario, y acudió hacia donde su Señor lo llamaba. Era de noche, y todo Brigantia estaba demasiado ocupado con lo acontecido en el baile como para tener problemas en encontrar un lugar seguro y discreto en donde desmaterializarse en neblina negra hasta llegar a donde su Señor, volviéndose corpóreo de nuevo inclinado tras él. – Aquí me tiene. - No dijo una sola palabra más ni se mostró tampoco receloso por llevar el rostro descubierto. Si su Señor se mostraba tal cual era con más razón no había necesidad de ocultarse. Se irguió, clavando la mirada en la cautiva, los ojos negros en los que no había más que el reflejo de la nada.

_________________
avatar
Noel Cerise

Mensajes : 17
Fecha de inscripción : 28/10/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: Secuestro y castigo

Mensaje por Alessandro Selvaggi el Jue Nov 08, 2012 1:38 pm

Apenas había oído muy por encima, por palabras de su padre, que al parecer trataban de movilizar un poco mas las cosas dentro d lo que era la universidad, queriendo, de nuevo, que aquél fuera en un principio el foco desde donde volver a armar jaleo para que volviese a extenderse la noticia de que lo sucedido con anterioridad en las grutas no había sido solo como una especie de aparición y listo. Era más, y para que quedase completamente claro, no se iban a quedar con los brazos cruzados para dar de nuevo tiempo a que la gente dejase de hablar de que el señor oscuro había vuelto.

Selvaggi se encontraba leyendo los libros que necesitaría para ponerse al día en las clases, aquellos que hubo adquirido gracias a una compañera de clase. Pero entonces fue el momento en el que el brazo empezó a dolerle de aquella forma que ya era tan conocida para él. La marca dolía, y aquello significaba que estaba siendo llamado para acudir..., aquél escozor tan característico como aquél, y eso mismo era lo que iba a hacer en ese mismo momento. Dejó los libros a un lado, sin siquiera recogerlos, y tras hacerse desaparecer en una neblina negra, apareció en el lugar al que se le había sido llamado.

No se había molestado en cubrirse el rostro en ese preciso instante, e incluso llevaba el pelo recogido en coleta por el estudio que había sido interrumpido.

En cuanto sus ojos se acostumbraron a la zona oscura en la que se había aparecido, viendo algo mas adelantado a un par de personas y a una chica amarrada, caminó para acercarse. Al parecer uno de ellos era algún otro mortífago que no había conocido, y el otro... casi que resultaba irónico incluso. Sonrió para sus adentros y miró a Holland un momento a los ojos, y entonces tras hacer un gesto educado como saludo, mirando de reojo a su compañero, miró a la chica.

- ¿Qué necesita? - Dijo en un tono igual de seguro que tranquilo. Haría cualquier cosa que fuera necesaria por el señor oscuro, así que simplemente, lo que le fuese a pedir, Alessandro lo haría.

Estaba claro que simplemente moverían algún que otro cordel más que la vez anterior, utilizando algún que otro peón que diese igual sacrificar. A fin de cuentas había que, era necesario, deshacerse de la escoria que rondaba por el mundo mágico.

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Boveda - Alessandro Selvaggi - Relaciones
avatar
Alessandro Selvaggi

Mensajes : 61
Fecha de inscripción : 18/09/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: Secuestro y castigo

Mensaje por Othilia van Lieshout el Vie Nov 09, 2012 6:01 am

La fiesta había resultado tan insustancial como Othilia creyó en un primer momento y un hervidero de hormonas descontroladas. Pronto la chica volvió a colocarse la capa, tomó a Charles de la mano y enfundando la capucha empezó a caminar para ir directa a la cama, estaba indispuesta con tanta imagen corrosiva para su cabeza. En el camino dejó con palabras plasmado el gran error que había resultado aceptar su invitación, no por acudir con él, más bien por el Samhain por ella podían haber quedado en cualquier otro lugar e ir a cenar.

Fuera como fuera, estaban avanzando por las grutas, ella prendida de su brazo, cuando Othilia notó un dolor ardiendo de forma corrosiva justo donde tenía la marca recién adquirida. Apretó el brazo de Charles para que detuviera el avance, aguantando la mueca que la marca empujaba a que hiciera, negó con la cabeza, miró a su prometido y tras ponerse de puntillas, besó su mejilla – Tengo que irme. Mañana quedamos en la cafetería para desayunar – fue todo lo que Othilia llegó a decir antes de avanzar unos pasos por las grutas y desaparecerse en una neblina negra hacia su destino, allá donde la marca la llevara.

El menudo cuerpo de van Lieshout apareció justo detrás de los dos chicos. La chica avanzó hacia delante, descubriendo la capucha que ocultaba su rostro pálido en el camino y se dejó ver, mirando a los otros dos chicos, uno de ellos reconociéndolo como Selvaggi, la pareja de Daphne. Tras parpadear miró hacia el frente, donde estaba Holland, segura y decidida, determinada como siempre había resultado ser, hizo una leve reverencia con la cabeza para mostrar su total disposición a realizar cuanto fuera su deseo para demostrar su aptitud para tal cometido, tal y como era su querida familia.

Volvió a parpadear tranquila aún sin despegar sus labios carmín, desviando la mirada hacia la chica cautiva, escudriñando con su mirada azul su cuerpo y volviendo la mirada otra vez hacia el frente, esperando indicaciones o más bien órdenes del señor oscuro. Tenía curiosidad por saber el motivo por el cual había sido llamada.


_________________

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar
Othilia van Lieshout

Mensajes : 143
Fecha de inscripción : 08/09/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: Secuestro y castigo

Mensaje por Pauline Lefebvre el Vie Nov 09, 2012 2:12 pm

Por demás estaba decir que el baile había resultado un completo desastre. Había perdido los hilos de su mismo comportamiento en el momento en que había decidido besar a Aldrich por alguna razón que aún no comprendía. Ella no hacía eso, jamás. Se disculpó con Aldrich y fue hasta el salón de convivencia de Émilienne para darle todos los pormenores del acontecimiento. Que si unas iban vestidas de cierta forma, que si las demás de otra, que si habían más putas que señoritas que si los rumores sobre Pearlie y Aquila eran ciertos, entre otras cosas. Tampoco omitió detalle sobre lo que sucedió con las “parejitas” y sus orgías fallidas, solamente se calló el detalle de Aldrich que aún tenía que cavilar.

Afortunadamente, en el salón de Convivencia de Smertios no había nadie aún, ni siquiera Aldrich había llegado y agradeció por ello, porque comenzó a sentir un escozor terrible en su antebrazo izquierdo. Era como si le estuvieran poniendo metal al rojo vivo sobre la delicada pie que ahora portaba la Marca Tenebrosa. La observó mientras el maquillaje comenzaba a desaparecer y terminaba descubriendo el reciente tatuaje que el mismo Damien Holland le había puesto un par de días atrás.

Había mandado una lechuza a sus padres, informándoles del acontecimiento con gran emoción. Recordaba que su madre, Odille, había conseguido la marca más o menos a su edad y por primera vez le había respondido el mensaje con un simple “Enorgullécenos” . Se había sentido tan bien haber recibido algo así porque para Odille, Pauline no era más que el patito feo de la familia en la que no se podía confiar demasiado porque dudaban de sus capacidades. La abuela Amelia le envió una carta que guardaba debajo de su almohada, camuflada entre varios papeles de Zoología.

Miró a Émilienne mientras se ponía la mano sobre la marca, delineándola con el níveo y delgado dedo. Había llegado el momento. Ni siquiera le importaba poder arruinar su vestido. Ese era su momento de probarle al mundo que no era simplemente una más del montón. De probarle a sus padres.

Se hizo viento y, junto con Émilienne, llegaron a donde Damien Holland y un pequeño séquito de estudiantes los esperaban. Se materializó en su forma humana y al bajar al pequeño cuarto lleno de oscuridad, logró vislumbrar a Othilia una vez sus ojos se acostumbraron a la falta de Luz. Noel Cerise también estaba ahí y otro chico al que, sinceramente, no recordaba. Lanzó una mirada fugaz a Émilienne y luego centró toda su atención en Leslie Ayres, sin decir palabra alguna, simplemente limitándose a observar la situación y escuchar todo lo que Holland tendría que decir, manteniéndose a la expectativa, nerviosa, pero manteniéndose completamente serena.

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
FICHA
avatar
Pauline Lefebvre

Mensajes : 11
Fecha de inscripción : 25/10/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: Secuestro y castigo

Mensaje por Damien Holland el Sáb Nov 10, 2012 5:15 am

No tardaron en llegar. Damien hasta se permitió una ligera sonrisa. Los inspeccionó con la mirada, notando en ellos, al menos en la mayoría, un ímpetu que no se demostraba actuando como un desquiciado, sino con decisión, con convicción. A él le había faltado mucho de ese temple que Noel y Alessandro parecían portar cuando había tenido su edad. Él siempre había sido impulsivo, impertinente, a veces sacaba de quicio hasta a los suyos, por eso le habían repetido toda su vida: que no llegaría a nada. Se lo habían dicho incluso en los últimos minutos antes de lograr terminar con el reinado de Carlisle Mott en su círculo, que no lo iba a lograr.

Al final lo había hecho, había cosechado durante toda su vida una necesidad casi desesperada de demostrarse superior, pero también de llenar los huecos en sí mismo únicamente con una acumulación de poder mágico que le quemaba las entrañas, pero que lo valía. Los que estaban ahí frente a él podrían notarlo: no era, en lo absoluto, el prototipo de un Señor Oscuro como los que había habido hasta el momento. Damien era desgarbado, casi siempre parecía nervioso, apretaba mucho la boca y cuando miraba a los ojos parecía ansioso por desviar la mirada en el mismo segundo. No vestía túnicas imponentes. También parecía demasiado joven. A simple vista, no parecía precisamente imponente. Y sobretodo, parecía nunca dar órdenes, sino imponer retos.

De todos modos las cosas tenían que hacerse como él decía. Miró momentáneamente a Leslie Ayres, le lanzó otro silencius porque no quería ser interrumpido. Alessandro Selvaggi, Noel Cerise, Pauline y Émilienne Lefebvre, Othilia Van Lieshout y Florence Sangster. Dos chicos y cuatro chicas, no las menospreciaba pero debía hacer, urgentemente, un nuevo reclutamiento.

-Hay una poción, una muy antigua, que sirve para aumentar el poder del mago. A tales grados que ese mago puede hacer cierto número de cosas, les enumero: convertirse en licántropo consciente a su voluntad, lanzar hechizos sin posibilidad de fallo, impedir la muerte. Controlar el nodo mágico de Brigantia. ¿Me siguen?

Su voz resonaba en la oscuridad, también sus pasos. Miró a Leslie una vez más y se le puso de frente.

-No es algo comprobado, pero quiero tratar. Y estoy seguro de que ustedes también querrían un poco de la poción que estoy dispuesto, porque soy benévolo, a compartir con ustedes. Un poco.

Podía estar mintiendo, podía estarles prometiendo cosas que jamás les iba a cumplir, pero con él se jugaban el todo por el todo. De todos modos decía la verdad, Damien había aprendido a no ser malagradecido con los que le eran fieles.

-El aumento de poder es proporcional al poder que ya se tiene. A ustedes los haría mejores magos que al promedio.

A él, le daría, si todo salía bien, las facultades para por fin manipular ese nodo.

-Y lo que queremos es ser más fuertes, ¿no?

No era ninguna mentira que mestizos y sangresucias los superaban en número. No había falta ser una lumbrera para entender eso. Por eso ahora, la estrategia era distinta.

-Sangre de una virgen martirizada. Suena dramático, ¿verdad?. Pues así son esos libros antiguos…como sea aquí la tienen.

Señaló a Leslie y le quitó el hechizo que la silenciaba. Que la garganta se destrozara a gritos también era parte del martirio, suponía él.

-Por favor, sean creativos. Los estoy evaluando, algunos se ganaron esa marca muy rápido.

Se refería a las señoritas Lefebvre y a Van Lieshout, naturalmente, dándoles a entender que no las tomaría en serio hasta que no hicieran algo de provecho. Todavía podía quitarles la marca tirando de ella con una navaja. O quemándoles la piel hasta el cansancio con la punta de la varita, como había hecho con su propio hermano, tiempo atrás.

-Y dije martirizada, no muerta. Es más, ¿cuánto tiempo quieren tenerla aquí para desestresarse después de sus clases? ¿una semana? ¿dos semanas?. Se lo merecería al fin y al cabo, por ser producto de un sangresucia

Hizo un gesto con la mano como diciéndoles "adelante". ¿No esperaban que hiciera el trabajo por ellos o que les dijera paso por paso qué hacer o sí?.
avatar
Damien Holland

Mensajes : 47
Fecha de inscripción : 11/09/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: Secuestro y castigo

Mensaje por Alessandro Selvaggi el Sáb Nov 10, 2012 2:24 pm

Había visto como tras él aparecían unas cuantas chicas, mas concretamente cuatro, que también habían sido llamadas para presentarse en aquél lugar.

Alessandro permaneció con la mirada fija en Holland, escuchando todas y cada una de sus palabras, oyéndole decir aquellas cosas sobre la poción, la información que les estaba dando sobre las capacidades que podrían adquirir. Damien estaba dispuesto a compartir aquello, por extraño que pudiese sonar, y Sandro simplemente asintió un poco con la cabeza.

A él realmente no le importaba tener mas o menos poder, tener alguna capacidad más o no; a él lo que realmente le importaba era poder hacer justicia, por llamarlo de alguna forma, y que solo quedasen magos de verdad, magos puros en el mundo mágico. Los malditos sangre sucia y los mestizos, ensuciando la verdadera sangre... si por él fuera, con poder que todos desapareciesen, sería lo mejor. Él mismo se desharía y de hecho, se había desecho de esa escoria en alguna que otra ocasión.

Sonrió un poco cuando las palabras finales de Holland resonaron en la estancia en la que estaban todos reunidos, y miró en esta ocasión a la muchacha que se encontraba amarrada contra la pared. Al menos era seguro que no saldría de allí, al menos no con vida. Aquello sería casi imposible, por no omitir directamente el casi. Siete personas, siete mortifagos con ganas de derramar sangre inútil por el bien de todo sangre pura...

No vio que ninguno de sus compañeros fuese a tener ninguna iniciativa ante la propuesta que el profesor les había dado, así que él mismo, sin esperar a que nadie dijese nada más, se adelantó unos pocos pasos y no tardó en sacar la varita para con la misma, apuntar fijamente hacia la chica, haciendo que en su rostro se dibujase apenas una media sonrisa.

Apuntó mas concretamente hacia el rostro de ella, a la mejilla, y susurró en voz baja sin haber dudado ni siquiera un instante en el mismo momento en el que revisó entre los hechizos que conocía. - Flagrate. - En la mejilla de la chica empezaron a escribirse letras a fuego poco a poco, siguiendo el gesto de muñeca de Selvaggi, con su caligrafía, la palabra “escoria”.

Cuando acabó con aquello retrocedió apenas los mismos pasos que hubo dado para volver a su sitio inicial. Ahora solo les tocaba actuar al resto. Él, por su parte, ya había actuado... ya quizás después haría algo más, o no.

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Boveda - Alessandro Selvaggi - Relaciones
avatar
Alessandro Selvaggi

Mensajes : 61
Fecha de inscripción : 18/09/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: Secuestro y castigo

Mensaje por Othilia van Lieshout el Sáb Nov 10, 2012 3:11 pm

La presencia de las hermanas Lefebvre hizo que por un segundo, Othilia desviara la mirada fija del frente para centrarla en Pauline. No hacía mucho que habían mantenido un encuentro casual en la asquerosa fiesta pero la rubia siempre creyó que compartían mucho más que la necesidad de tener las cosas en orden y era mantener el orden en su sociedad. Paulatinamente los ojos de la holandesa fueron a posarse de nuevo en Damien Holland que pasó a explicar los beneficios de una poción experimental. El rostro de la chica se mantuvo impasible, no había sorpresa aunque si un deje de curiosidad en sus ojos por ver que tan efectivo podía llegar a ser, si bien Othilia no terminaba de confiar en los resultados positivos de tan milagrosa poción, fuera cosa de su apartada educación, sí concedía la supremacía de su inminente superior además había resultado ser la persona que había escogido para que sirviera de guía en la labor de cumplir su futuro, iba a obedecer ciegamente por ideología y creencias a cada palabra que el hombre expusiera a través de sus labios.

Un leve asentimiento vino de su cabeza ante la pregunta que no esperaba respuesta sobre la condición de incrementar su fuerza para oprimir a la enfermedad o más bien, tal como había dicho Holland, convertirse en la enfermedad para destruir desde dentro a esos que habían osado adueñarse con una sociedad pura y decente como la suya. Desvió la mirada hacia Leslie Ayres cuando la mención de sangre virgen llegó a sus oídos, Othilia intentó eludir el tema sobre como había llegado Holland (con todos los respetos) a adivinar que la mugrosa era virgen y centró su atención en sus palabras, sintiendo el leve toque de la responsabilidad sobre sus hombros. Había llegado el momento para demostrar que era tan digna como su padre y sus abuelos de estar haciendo aquello.

No respondió con palabras tampoco a la pregunta sobre el tiempo de tenerla encerrada allí, Othilia estaría yendo día a día si fuera preciso, hasta hacerlo suficientemente mártir y sufrida para hacer óptima la poción que Holland deseaba realizar así que dio otro leve asentimiento mientras Sandro Selvaggi tomaba la iniciativa. Othilia quedó mirando a su compañero, parpadeó calmada, inmutable pero repasando en su mente las palabras que su padre algún día dijo “a veces no se trata de usar el hechizo más complicado sino aplicar correctamente el más sencillo” y ella misma había experimentado una muestra sobre su cuerpo, era la única forma de aprender preciso.

No había dado Sandro dos pasos que Othilia ya estaba avanzando hacia la chica. La miró dejando fluir el desprecio por sus ojos y sin arrodillarse, ella no merecía eso, la tomó por la cara con toda la fuerza que tenía (Gracias a los Magos llevaba los guantes), apretó la mejilla que no ardía para abrir su boca y aplicó un mero – Engorgio – sobre su lengua. Eso sí, tuvo cuidado de no ahogarla con su propia lengua, no debían matarla, solo pretendía quitarle el aliento, que se desgarrara por sentir la necesidad de respirar y a su vez, que no tuviera aliento que coger. Después de cesar en el hechizo, la dejó tomar otra vez aire, una, dos veces y entonces volvió a aplicar el hechizo y cuando creyó oportuno que ya había suficiente, por el color de su rostro, y no había que abusar de la paciencia de sus compañeros, cesó el hechizo, dejando que respirara para hacerse a un lado y dejar el turno a otra persona.

((OFF: Si debía esperar a la aportación de Leslie o algo, por favor avisen y edito)).

_________________

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar
Othilia van Lieshout

Mensajes : 143
Fecha de inscripción : 08/09/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: Secuestro y castigo

Mensaje por Adnan K. Yesenes el Dom Nov 11, 2012 9:28 am

Había sido muy incómodo. Adnan había tenido que aguantar el tipo, tanto por Rang, que no se había dado cuenta (y no la había visto, para que mentir, no habían estado juntos y desnudos nunca) como por Vernice Orloswsky, la decana.
No podía hacer nada por la enorme molestia que sentía en la pantorrilla, la marca le quemaba la piel, de la manera más literal posible. Sabía lo que significaba y sabía que si le llamaban de otra forma no podría evitar aparecerse en el lugar donde estaba siendo llamado y eso lo metería en un lio, y no uno pequeño, sobre todo porque podría parecer que estaba fugando del lugar.
Pero logró mantener el tipo por un rato, el que la decana tardó en mandarle a desaparecerse del lugar, de una forma muy oportuna, miró a Rang de medio lado, como en una forma de despedirse y sin tardar demasiado se apareció en otro punto de la facultad, apenas quedaban cinco minutos, contados, de la poción, llevaba otra dosis para alargar el tiempo (la hora que duraba la misma), esperaría porque no quería llegar convertido, se negaba.

En cuanto notó esa desagradable sensación de que estaba volviendo a ser él y todo pasó se apareció en el lugar donde había notado la llamada, sabía que iba “tarde” pero al menos había acudido y si alguien le pedía explicaciones se las daría, pero al llegar al menos le dio tiempo a oír el final de la explicación de lo que hacían allí, no tenía idea de para que era, pero lo justo ¿tortura? ¿Después de lo que le acababa de pasar? Pues sí, se le hacía grato, bastante además… bueno, iba cabreado.

Vio como antes de que le diera tiempo a actuar Selvaggi, al que ya conocía, y otra chica actuaban. Sonrió ante la actuación del muchacho, él se había aparecido un poco atrás, pocos habrían advertido su presencia hasta el momento en el que se adelantó. Esperó a que ambos compañeros se hubieran apartado para evitar daños colaterales y entonces ondeó su varita, haciendo una floritura que pocas veces usaba pero que conocía demasiado bien, cosas familiares.

-Corium Servitutis – pronunciación rápida, floritura excelente y de pronto unas cuerdas de látigo bien tensado aparecieron, moviéndose con fuerza ante el impulso que él le había dado, dirigiéndose hacia ella. Su idea al realizar aquello siempre era la de “atar” con el látigo, pero en ese momento no, quería hacer daño, que las tiras rompieran su ropa y rasgaran su piel (como ya tantas veces había visto o experimentado), hizo que se dirigieran a su busto, golpeándola en el hombro con la punta y cayendo con fuerza sobre su cuerpo. Con un chasquido el látigo en el que se había convertido la varita abandonó el cuerpo de ella y quedó colgando inerte en su mano, miró entonces a Holland, nunca antes había imaginado que él pudiera tener nada que ver con el movimiento purista actual, pero si los había llamado y había dado esa orden supuso que sería a él a quien debía dirigirse – siento el retraso.

Agachó un poco la cabeza, una forma de demostrar respeto o algo así, y dejó espacio, que siguieran actuando, él había visto como los otros dos habían parado y por eso mismo no siguió. Si había que martirizar por turnos, pues bueno, esperaría o algo, aunque ya le estaban entrando ganas de probar en ella algún conjuro nuevo que estaba desarrollando.

_________________
Ficha ~ bóveda ~ relaciones
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Habilidad en Defensa Contra las Artes Oscuras. Nivel 1
(bonificador +2 en las tiradas de conjuración de protección y maldiciones)

avatar
Adnan K. Yesenes

Mensajes : 479
Fecha de inscripción : 08/09/2012
Edad : 26

Volver arriba Ir abajo

Re: Secuestro y castigo

Mensaje por Leslie Ayres el Lun Nov 12, 2012 10:56 pm

((Asuman todo, a fin de cuentas narrativamente no puedo defenderme u_u))

Me llegó otro mareo que casi hacía flaquear mis piernas, pero logré controlarlo aunque por poco. Esa sensación me volvía, como al no poder despertarse de una pesadilla. Las palabras de Holland se quedaban resonando en mi interior, no sólo por la incapacidad que tenía de defenderme, de hacer nada. No estaba temiendo sólo mi dolor, sino lo que había dicho sobre lo que iban a lograr, como si eso me transformara en el vehículo de algo horrible, en parte de su plan, tan parte como los que estaban ahí.

Eran ridículos, estaban olvidándose de que una vez jugaran con esas cosas jamás volverían a lo que antes, aunque me aterrorizó la idea de que ni siquiera eso les importara. Que las ideas estuvieran aún por encima de su humanidad, de gente como esa, compañeros suyos, tipos a los que recordaba de Hogwarts o de cualquier otro lugar. Querían construír un nuevo mundo a partir de esto... con bases en esto. Voltée la cara, no quería ver la expresión de suficiencia de nadie, levantando la varita ante alguien que ni siquiera podía defenderse. Detestaba ser ese alguien, pero no iba a darles lo que querían.

El ardor de la mejilla empezó a calarme demasiado pronto y los dedos de mis pies y manos se apretaron con fuerza para intentar resistir sin gritar, aunque mis ojos no me dejaban mentir y de inmediato me salían lágrimas de dolor que sólo empeoraban todo al empapar de agua salada la herida que me quemaba en el rostro. Mi respiración se había vuelto superficial, y eso se vio empeorado cuando sentía que no podía respirar escuchando el nuevo hechizo. Entre el dolor de la herida anterior y la falta de respiración mis rodillas se vencieron por un momento, haciendo que me hiciera daño en las muñecas por la presión de mis ataduras. Me costó levantarme.

¿Por qué lo hacía? No lo tenía muy claro, pero apreté más los labios al sentir un cruel latigazo que dejó su marca de dolor sobre mi piel aún después de haberlo sentido. ¿Querían escuchar ruegos? No los tendrían. Eran inútiles. Pero no sabía por qué buscaba fuerzas para estar de pie y con los ojos abiertos, no tenía sentido, el orgullo en ese momento no valía de nada. Estaba muriéndome de miedo y las lágrimas no dejaban de aflorar en mis ojos, haciendo que el rostro me escociera aún más.

No quería sentir rabia, pero empezaba a hacerlo. Crecía dentro de mi, era insoportable, más que el dolor que pudiera sentir en ese momento, que aún era tolerable, o eso, o mi cuerpo ya estaba intentando sobreponerse como reacción natural. No quería sentir rabia por que no me iba a llevar a ninguna parte, o eso decía siempre mi padre. Pero no sentirla tampoco. Eso era lo peor, que mi voluntad en ese momento no valía para absolutamente nada.

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
^o^
avatar
Leslie Ayres

Mensajes : 53
Fecha de inscripción : 18/09/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: Secuestro y castigo

Mensaje por Pauline Lefebvre el Mar Nov 13, 2012 12:04 am

Aún sin decir palabra, asintió ante las palabras de Damien Holland. Escuchaba con atención todo lo que decía sobre la poción que podría, entre muchas otras cosas, controlar el nodo mágico de Brigantia. Había escuchado hablar de él y de lo poderoso que era. También, hasta Lyon, habían llegado las habladurías sobre el sangresucia que había regresado a la vida gracias al mismo nodo hacía unos cuantos años cuando Pauline aún estudiaba en Beauxbatons.

Observaba los pasos de Damien, como si estuviera vigilando, pero más bien se sentía ansiosa por seguir escuchando lo que tenía por decir sobre esa poción pues, si se mostraba tan benévolo como decía, quizás Pauline podría utilizar eso a su favor en el momento justo, cuando llegara el momento de utilizarlo, para que de una vez por todas supieran el potencial que Pauline Lefebvre tenía, o al menos así le decía su abuela y ella lo creía firmemente. No sabía si alguien más lo hacía, pero le bastaba con saberse lo suficientemente capaz de conseguir las cosas por las que había llegado a Brigantia con su hermana.

El ingrediente que les había mencionado Holland le resultaba curioso. Miró a Leslie con mirada altiva y se preguntó cómo estarían seguros que ella verdaderamente era virgen. Para Pauline, la Universidad estaba llena de gente horrenda que no bajaba de prostitutas. Era extraño encontrar gente así, como la que necesitarían en ese momento. Así pues, después de sus preguntas mentales que omitió más bien porque no les veía el caso de ser mencionadas, supuso que Holland ya se había encargado de eso haciéndole el examen médico correspondiente para verificar que en efecto, su virginidad estuviera intacta.

Ladeó un poco la cabeza al darse cuenta de que Leslie era un presente del benévolo Damien Holland. O podían tomarlo como un reto, o como bien dijo él, como una evaluación. Estaba consciente de que había obtenido esa marca muy fácil y que ni siquiera había tenido que hacer la mitad del esfuerzo que hicieron sus padres para obtenerla, así que ahí le demostraría a Holland que podía estar dentro de las líneas oscuras igual que cualquier otro recluta que estaba ahí en ese momento.

No fue la primera en comenzar. Quería ver qué más podrían ofrecer sus compañeros. Se mantuvo al lado de Émilienne y observó primero al mayor de los Selvaggi escribirle en el rostro a Leslie. Luego fue Othilia. No dijo nada, pero su hechizo no le parecía tan efectivo como para martirizar a alguien a menos que bueno, empezara a ahogarla con su propia lengua y ese no era el propósito. Pero aparentemente si estaba funcionando. Quiso sonreír al ver sufrir a Leslie e intentar ponerse en pie aún después del latigazo de Yesenes. Le recordaba tanto a un ejemplar de hipogrifo que había atendido junto con algún pariente en el verano. Estaba sufriendo, pero no se dejaba vencer.

Miles de ideas pasaron por su mente. ¿Qué sería más interesante? Podría utilizar un Sectusempra y luego comenzar a cerrarle la herida poco a poco. O tal vez aprovechar la ropa rasgada del busto y escribirle algo digno de su herencia genética. O simplemente hacer algo más sencillo que podría resultar un poco más efectivo para lo que querían lograr. Si la cuestión era martirizarla, eso haría. Eso había hecho durante la última mitad de su educación en el Colegio Mágico.

Finalmente llegó su turno. O al menos no esperaría a nadie más. No miró a nadie, simplemente se limitó a ir con la prisionera. Con la varita tocó su rostro y la miró de forma altiva, imperturbable. Usó toda la fuerza que tenía para hacer que cayera al suelo de un empujón contra la pared, poniendo su pierna detrás de las suyas sin importarle si se golpeaba al caer. Y si lo hacía, mejor para ella.

Se movía con parsimonia, como si quisiera hacerlo con cuidado, pero en realidad, era como si estuviera examinando un animal sucio. No le importó ensuciarse las manos ni las rodillas al hincarse frente a ella y sostenerle uno de los pies y quitarle el zapato que llevaba puesto. Sostuvo con fuerza el pie, enterrándole las uñas para que no hubiera forma de que se zafara de su agarre. Encajó la punta de su varita la división entre los dos primeros dedos de su pie-Diffindo-y donde tenía la varita comenzó a chorrear un hilillo de sangre. La herida quizás fuera superficial pero lo suficientemente dolorosa como para no aguantar mucho tiempo de pie. Y uno a uno de sus dedos, fue rasgándole entre los mismos hasta terminar con el primero pie. Luego seguiría con el siguiente a menos claro que alguien quisiera imitar su experimento. Ella no tendría problema alguno.

Se puso en pie y dio dos pasos hacia atrás. Se miró las manos manchadas de sangre e hizo una mueca de asco. Se apuntó a sus manos y con un aguamenti se las limpió. Parte de su manía de lavarse las manos siempre incluía la sangre y todo tipo de suciedad. Y esa sangre estaba muy sucia. Leslie era un animal, uno como los sucios ejemplares que observaban en la clase de Zoología. Nada más que eso.

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
FICHA
avatar
Pauline Lefebvre

Mensajes : 11
Fecha de inscripción : 25/10/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: Secuestro y castigo

Mensaje por Alessandro Selvaggi el Vie Nov 16, 2012 3:44 pm

En silencio observó las estrategias que habían tenido sus compañeros. Como ahora la sangre sucia aquella tenía marcada la palabra con su caligrafía en el rostro, como parecía estar con la angustia de sentirse ahogándose, el latigazo que había mellado su busto y ahora, como toque final, otra de sus compañeras de tarea acababa de tocar a aquella mugrosa para rajar la suela de su pie. Puso una clara mueca de asco al verla hacer, en realidad también cuando Othilia agarró por el rostro a Leslie, pero no habíapunto de comparación entre sostener por el rostro, además de con unos guantes a... lo que Pauline acababa de hacer.

Ahora la chica tendría más complicada la tarea de tratar de ponerse en pie para dejar de sentirse magullada por las cadenas o grilletes que le tenían sujeta por las muñecas.

Sonrió al ver que Ayres se resistía a mostrar lo que realmente le hacía sentir todo aquello. Parecía tratar de ser valiente, de hacerles ver a todos que no estaba dispuesta a rebajarse para suplicar ni nada semejante. Y no haría falta: al menos, por parte de Alessandro.

A él uno de sus superiores le había dado una orden lo suficientemente clara, con un fin, y la cumpliría todo lo posible, haría todo lo que estuviese en su mano para cumplir lo que se le pedía, tal y como siempre hacía.

Volvió a acortar distancias, tanto que llegó incluso a quedar a apenas ni un metro de distancia de la chica y tras pensar apenas un momento qué hechizo podría realizar, alzó la varita, que en ningún momento soltó, y apuntó en la zona entre el hombro y el cuello, a sabiendas de que ahí había un músculo importante, el trapecio.

- Sectum. - Susurró y en el mismo momento en el que el que el corte se realizó, hundió la punta de la varita en la herida, hurgando con la misma, haciendo que se volviese más profunda y brotase algo mas de sangre de la misma, sin ningún gesto en el rostro, indiferente, clavando la mirada, fría, helada en los ojos de Leslie.
Sin piedad. Le impediría mover el hombro, y dolería bastante.

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Boveda - Alessandro Selvaggi - Relaciones
avatar
Alessandro Selvaggi

Mensajes : 61
Fecha de inscripción : 18/09/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: Secuestro y castigo

Mensaje por Adnan K. Yesenes el Vie Nov 16, 2012 4:06 pm

En la cara de Adnan si que había un gesto, una expresión, diversión. Muchas personas podrían considerar de cobardes ese tipo de actos. Acatar a alguien encadenado. Herir a una chica que ni se podía defender… ese tipo de cosas no pasaban por su mente, ni siquiera un licántropo convertido podría oler esa idea pasando de manera lejana y sutil entre sus pensamientos. Ni rastro. No. Para él, que había pasado media vida entre torturas, por demasiados flancos a la vez. Sabía lo que se sentía, sí, pero ahora era su turno de disfrutarlo, no solo con Leslie, era ella porque estaba ahí, lo haría con cualquiera que pudiera y cada día mejoraba para poder hacerlo con más, era divertido. Se disfrutaba más siendo el que se encontraba de pie… además, esos putos sangres sucias, los muggles de mierda, eran los que más se merecían aquello. Si por él fuera no se mataría a ninguno antes de un ratito de diversión similar a aquel.

Desde el punto en el que se había quedado, ligeramente apartado y viendo el espectáculo, frunció un poco el ceño. Miraba de reojo a Holland de vez en cuando, esperaba que todo estuviera yendo bien con aquello. Él ni siquiera había llegado a oír la parte de la poción que le permitiría manejar el nodo, pero no le importaba, tan solo sentía muchísima curiosidad ¿Por qué él? ¿Qué hacía un profesor torturando a una alumna en un día festivo de la universidad? Ni siquiera pensó en ello más de la cuenta cuando de pronto sintió que aquello se estaba retrasando, él mismo se habría agachado junto a Pauline a rasgarle el otro pie y hacer del intento de incorporarse una tortura, le había gustado la idea. O él mismo le habría rajado un poco en alguna zona poco peligrosa para simplemente desgarrar músculo. O cortado hasta llegar a hueso en la zona de la espinilla, evitando las venas más importantes… había como mil formas, solo usó el látigo en principio porque era su forma de empezar, su poco amado padre le había enseñado cuan profundas podían ser esas heridas.
Pero no, no haría nada de eso, un paso adelante y un par más, no le importó si alguien más estaba actuando, su conjuro la tendría a ella como objetivo y esa vez, con tanta tranquilidad, sabía que no podría fallar.

-Crucio – se había plantado frente a ella y la varita apuntaba a su busto, justo donde se veía, entre la ropa ajada que había dejado su anterior ataque. No sabía que magnitud tendría, no era la primera vez que lo conjuraba, pero aún seguía esa curiosidad de que efecto tendría en ella, y bueno, habían dicho tortura ¿no?

_________________
Ficha ~ bóveda ~ relaciones
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Habilidad en Defensa Contra las Artes Oscuras. Nivel 1
(bonificador +2 en las tiradas de conjuración de protección y maldiciones)

avatar
Adnan K. Yesenes

Mensajes : 479
Fecha de inscripción : 08/09/2012
Edad : 26

Volver arriba Ir abajo

Re: Secuestro y castigo

Mensaje por Damien Holland el Miér Nov 21, 2012 1:54 pm

No había movido ni un dedo, al menos no enfrente de ellos. Se había quedado, casi rezagado, observando la inventiva de los jóvenes mortífagos notando algunas cosas: su indispensable capacidad para seguir órdenes y también su aparente necesidad de demostrar que podían hacer bien las cosas. Había notado la mirada de Yesenes, como preguntándose qué hacía él ahí, torturando a Leslie Ayres, sin intuir que era él quien le había hecho el llamado. Ya habría tiempo, estaba también descubriendo quienes eran los leales, quienes valían la pena, a quienes había que someter con un juramento inquebrantable y quienes eran absolutamente sensatos.

En cuanto a Leslie, era casi palpable su orgullo, pero los muchachos hacían un buen trabajo. Damien no creía que hubiera ningún tipo de dignidad en no gritar aún cuando se estaba mancillando el cuerpo. Una hora de esa noche había sido suficiente para llevar a Leslie a la inconsciencia.

-Aquí va a estar, dos semanas. Ustedes serán los encargados de mantenerla viva, pero también de seguir con esto.

Lanzó una rápida mirada a Leslie y frunció el ceño. Tenía una gran cantidad de huesos y de piel que no iba a necesitar posteriormente, que probablemente no fuera a necesitar nunca más. Durante dos semanas los alumnos iban y venían de su despacho. No era nada raro ya que no eran los únicos que visitaban a Holland, al menos más de la mitad de los alumnos de Entrenamiento para Aurores acudían a su despacho para revisiones personales casi dos veces por semana. La cantidad de gente que entraba y salía de su despacho era bastante.

Generalmente cuando los mortífagos volvían, Leslie parecía todavía más maltrecha que antes, casi irreconocible. Su cabello rubio estaba cubierto de una costra de sangre y la mitad de su rostro no parecía el de ella misma. Había partes de su cuerpo en las que directamente faltaba piel, había zonas que parecían deformadas, sin hueso, o con algo fuera de lugar. Pero Damien hacía todo por mantenerla despierta de todos modos.

Aquél día avisó que no iba a necesitar a nadie más, solo a Yesenes. El chico se haría cargo de ayudarlo a fabricar la poción, en caso de ser cierto que tenía un don en pociones. Pero también sería el encargado de encontrarse con su hermano Ayyûb para la misión de llevar el cuerpo de Leslie a la casa Ayres, donde la dejarían en la puerta, ya muerta. No podían aparecerla en la universidad porque habría una exhaustiva investigación interna.

Le dio a Yesenes el baúl, con Leslie al fondo todavía viva, aunque ya al límite de sus fuerzas.

-No pesa, tiene un encantamiento. Usa este traslador, te llevará con tu hermano. Terminen con el trabajo y tráeme de vuelta su sangre. Dejen su cadáver en la puerta de su casa. Sin que nadie los vea. Conjuren una Marca Tenebrosa. No dejen ningún cabo suelto. Ayyûb tiene la dirección.

Con un gesto le hizo hacia delante la botella de whisky de fuego vacía que serviría como traslador y de la que, obviamente, Adnan también se tendría que deshacer. Claro que estaba interesado en la poción, pero también sabía que estaba declarando intenciones y que, poco a poco, entre el secuestro del licántropo y esta desaparición, estaba dejando bien claro que no se habían ido, aunque él mismo, afuera, insistiera en lo contrario.


Pueden/deben seguir en este mismo tema, ¡NO MÁS de dos rondas por favor!
avatar
Damien Holland

Mensajes : 47
Fecha de inscripción : 11/09/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: Secuestro y castigo

Mensaje por Adnan K. Yesenes el Jue Nov 22, 2012 9:29 am

Aquello, por decirlo de algún modo, resultó de lo más placentero. Si te estresabas no tenías más que ir a visitar al profesor de Aurores y distraerte un rato viendo como aquel intento malo de maga iba poco a poco perdiendo la vida. Era divertido ver como su cuerpo luchaba por morir, así, a las claras. Pero no se lo permitían, ni ellos mismos (que cada vez tenían más cuidado pues parecía más frágil) ni Damien, él sobre todo…
Ya le había dicho todo lo que se perdió en aquel encuentro, que tendrían que hacer una poción y que él estaría allí para ayudarle a hacerlo. Sabiendo para lo que era, el fin que tendría y que sin la poción sería mucho más difícil que al fin aquel justo movimiento mortífago saliera de nuevo a la luz, se sentía aún más orgulloso de poder colaborar, aunque fuera de pinche, como si tenía que dedicarse a cortarle las uñas de los pies a aquella asquerosa para echarlas en la poción (por suerte no, qué asco, por Merlín y los siete infiernos).

En fin, a lo importante. Se presentó el día reclamado en el despacho, terminó de recibir órdenes de quien, ya no había dudas, estaba al mando con todo aquello. Si había alguien más alto que él en la jerarquía actual, no había modo de saberlo, pero tras ver como había tratado el tema y lo que había hecho Adnan comenzaba a sentir un profundo respeto por aquel hombre, aún sin saber más de él.

Cogió el baúl que tal y como decía el profesor no pesaba, y en la mano libre el traslador. No había posibilidad de fallo, si lo hacían, sabía que estaba declarándose como inútil y además estropeándolo todo, de modo que, totalmente concienciado esperó a que la botella hiciera su trabajo y apareció de pronto baúl en mano, frente a su hermano, que con gesto aburrió parecía llevar un rato ya esperando.

- Yub… supongo que sabrás lo que hay que hacer – esta gente no dejaba nada a la imaginación, no habían dado instrucciones concretas pero Ayyûb y se había encargado de estar en un lugar adecuado para recibirlo, parecía un almacén y seguramente estuvieran bastante alejados de todo. Vio lo que había preparado ya todo y sonrió, si que lo sabía. Abrió el baúl tal y como el profesor le hubo indicado y sacó el cuerpo con un conjuro de levitación (el Levicorpus)- encárgate de ir preparándolo, voy a deshacerme del traslador.

Dejó la botella en el suelo, un poco alejado de ellos, y en menos de un momento se había hecho añicos, con un simple Reducto.

_________________
Ficha ~ bóveda ~ relaciones
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Habilidad en Defensa Contra las Artes Oscuras. Nivel 1
(bonificador +2 en las tiradas de conjuración de protección y maldiciones)

avatar
Adnan K. Yesenes

Mensajes : 479
Fecha de inscripción : 08/09/2012
Edad : 26

Volver arriba Ir abajo

Re: Secuestro y castigo

Mensaje por Ayyûb K. Yesenes el Jue Nov 22, 2012 9:56 am

Le habían dado órdenes, no demasiado extensas pero lo suficientemente claras como para indicarle que tenía que matar a una maldita sangre sucia, con el detalle de que debía de conseguir dejar la sangre de la misma a buen recaudo, a parte, y las consiguientes ordenes de abandonar aquél cuerpo ya una vez la tipa estuviese completamente muerta, y hacer aparecer la marca para que todo el mundo supiese, si aún no lo sabían, que toda aquella estirpe seguía viva a pesar del paso de los años.

Se había ataviado, para su propia desgracia, con una capa negra con capucha, para después cuando les tocase salir de allí, ir cubierto. Estaba a un lado, apartada en un lugar donde no pudiese mancharse de sangre y simplemente se quedó sentado en una especie de caja de madera esperando a que su hermano apareciese, que era con quién Holland le había dicho que debería de reunirse para ejecutar aquello.

Asintió. Claro que lo sabía.

Vio el cuerpo de la tipa tras que su hermano lo hubiera sacado y se alejase para deshacerse de aquello que dijo y alzó una ceja. Estaba claro que habían estado jugando con ella, pero dejaba mucho a la imaginación... apenas tenía cortes, alguna que otra perforación, marcas de latigazos que supo enseguida que habían sido de su hermano, quemaduras... - Podíais haberos divertido un poco más... - Comentó mientras se acercaba a Leslile y con un suave toque con la punta de la bota hizo que el rostro de ella se girase para verla un poco mejor, poniendo una mueca de asco y terminando por hacer que se quedase en el suelo tirada bocarriba.

- Las ordenes son claras. Matarla, desangrarla, quedarnos con la linfa y abandonar el regalito en la puerta de su casa. -Se rió un poco y se giró a mirar a su hermano. - No sé si tendrás alguna idea, pero yo ya lo traigo pensado. - Sonrió ladeado y tras sacar la varita, volvió a girarse un poco para alzar a la chica por los aires con un sencillo conjuro. Estaba mas muerta que viva.

Habían algunos ganchos, cadenas, grilletes... algunos oxidados y otros no. Multitudes de cajas tiradas por los lados y la higiene del lugar dejaba mucho que desear, pero no pasaba nada. El cuerpo de la chica fue directamente a parar a uno de aquellos ganchos, fue soltado bruscamente haciendo que el hechizo se deshiciese, escuchándose un sonido no muy agradable que indicaba que la carne de la misma se había resquebrajado y quizás incluso habría tocado algún hueso.

- Podríamos girarla, rajarla y que la sangre caiga a su debido tiempo... - Miró a su hermano de reojo, ahora que se acercaba a él y se encogió de hombros. - Tú ocupate de rajarle muñecas y estómago... - Musitó mientras volvía a hacer un gesto con la varita, haciendo que las cadenas que había alrededor se encaramasen a los tobillos de ella y con un nuevo simple gesto, con de nuevo aquél sonido producido por el gancho que la chica tenía insertado en la espalda, el cuerpo quedó suspendido en el aire, no a demasiada altura, bocabajo.

Hizo que con otro simple movimiento de varita un recipiente se desplazase hasta situarse bajo el cuerpo, y haciéndole un gesto a su hermano de que pusiese un bote donde se acumularía la sangre, en una boquilla que tenía aquél barreño, hecho aquello, ambos Yesenes se pusieron a repartir cortes en los lugares mencionados, añadiendo un profundo corte en la garganta de donde no tardó a caer la sangre con algún que otro borbotón... sin escatimar realmente en los mismos, terminando por culminar aquello con un Sectumsempra.

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Ficha . Relaciones . Bóveda
avatar
Ayyûb K. Yesenes

Mensajes : 174
Fecha de inscripción : 28/09/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: Secuestro y castigo

Mensaje por Adnan K. Yesenes el Jue Nov 22, 2012 10:27 am

Estaba seguro de que su hermano se había picado porque él no había tenido acceso a donde estaba el cuerpo de la chica para poder torturarla también, pero no diría nada, no porque lo único que lograría sería hacerlo molestar más, así que simplemente le dejó hacer, aceptó su idea, dejó que hiciera todo aquello, la moviera la pusiera bocabajo, cortara donde debía y lo dejara todo listo.
Por un segundo Adnan se había preguntado si aquel método no sería demasiado lento, pero claro, teniendo cortes en todas las articulaciones necesarias el barreño no tardó mucho en empezar a llenarse, la sangre caía por lo que le quedaba de cara, por las manos y las piernas, cualquier podría haber dicho que no podía tener ya tanta sangre tras todo lo que le habían hecho, pero si, había más que suficiente para lo que necesitaban, siempre habían tenido eso en cabeza.

Mientras aquello terminaba el egipcio se preparó un poco para salir, él iba con la ropa normal de clases, pero ni modo podía presentarse así, si alguien lo veía lo podría reconocer. Se colocó una capa totalmente negra y dejó sobre su cabeza la máscara que siempre habían portado los mortífagos. Conocía su historia y se sentía orgullo de casi todo – de todo, menos de las derrotas, claro – una vez estuvo preparado vio como su hermano se entretenía haciendo que, con un conjuro muy parecido al accio pero que podía dirigir las cosas a donde quería, iba vaciando del todo a la chica, que cada vez estaba más blanca, ya muerta del todo, claro.

- En cuanto esté lleno el frasco podemos largarnos – lo miró, era la medida necesaria (un poco más, siempre se sabe, por los imprevistos), ya se veía como las gotas comenzaban a caer más lentamente excepto aquellas que el chico se entretenía bajando con su magia, Adnan para acelerar el proceso le ayudó por un momento y no tardó demasiado en sentirse satisfecho. Bajó el maltrecho cuerpo sin vida del gancho donde estaba colgada y miró a su hermano - la cargo yo, nos aparecemos, la suelto y tu invocas la marca, lo más rápido posible, debemos ser sutiles. Nos vemos aquí antes de que me largue a la facultad de nuevo a llevar esto.

Dicho y hecho, en cuanto ambos estuvieron listos el mayor de los Yesenes se apareció en la puerta, dirección estipulada y sin pudor ni cuidado dejó el cuerpo apoyado contra la madera, son una suave sonrisa, antes de mirar a su hermano y volver a aparecerse de vuelta.

_________________
Ficha ~ bóveda ~ relaciones
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Habilidad en Defensa Contra las Artes Oscuras. Nivel 1
(bonificador +2 en las tiradas de conjuración de protección y maldiciones)

avatar
Adnan K. Yesenes

Mensajes : 479
Fecha de inscripción : 08/09/2012
Edad : 26

Volver arriba Ir abajo

Re: Secuestro y castigo

Mensaje por Ayyûb K. Yesenes el Jue Nov 22, 2012 10:40 am

Hicieron lo previsto, ayudándose de la magia para que todo aquél jodido proceso se acelerase un tanto, y cuando estuvieron listos, el bote quedó cerrado mágicamente para evitar que ni la gota más pequeña de sangre se echara a perder.

Ayyûb se negaba a tener que ponerse aquella mierda de mascara, es más, siempre iba descubierto puesto aquello no le preocupaba y si acaso, si se lo pedían, hacía lo mismo que en esa ocasión. Se puso la capa y la capucha que ya había preparado para ir cubierto, y que se dieran por satisfechos. Se aparecieron en donde les mandaron, viendo como su hermano dejaba el cuerpo inerte de Leslie en la puerta prácticamente, y él mismo se encargó de apuntar hacia el cielo para invocar la marca, tal y como le habían impuesto, con un sencillo y tan bien aprendido Morsmordre.

En el mismo instante que la misma se dibujó, se apareció de vuelta al lugar en donde habían hecho todo aquél proceso. Miró a su hermano de reojo y enseguida se pusieron a eliminar todas las pruevas de lo sucedido. Por suerte no necesitaron mancharse, utilizando nada más que algún que otro hechizo para limpiar las salpicaduras de snagre que habían manchado el lugar, y volvieron todas y cada una de las cosas al lugar inicial en el que habían estado.

El menos de los Yesenes alcanzó el frasco y se lo tendió a su hermano, sonriendo ladeando. - Supongo que yo ya terminé aquí. Nos vemos, Adnan.

Dicho aquello se desapareció del lugar, no tardando por el contrario en tomar su ejemplo, cada uno yendo a donde debían.

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Ficha . Relaciones . Bóveda
avatar
Ayyûb K. Yesenes

Mensajes : 174
Fecha de inscripción : 28/09/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: Secuestro y castigo

Mensaje por Gerhard Immëndorff el Jue Nov 29, 2012 1:34 pm

TEMA CERRADO


Leslie gana 20 puntos de experiencia y 28 galeones
Noel gana 10 puntos de experiencia y 23 galeones
Alessandro gana 21 puntos de experiencia y 22 galeones
Othilia gana 20 puntos de experiencia y 79 galeones
Adnan gana 30 puntos de experiencia y 61 galones
Ayyûb gana 20 puntos de experiencia y 53 galeones
Pauline gana 20 puntos de experiencia y 35 galeones


PARA UBICARNOS EN TEMPORALIDAD: Encontrarán el cuerpo de Leslie Ayres a la mañana siguiente de la fiesta. Adnan está convocado para fabricar la poción.

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar
Gerhard Immëndorff
Admin

Mensajes : 374
Fecha de inscripción : 02/09/2012

http://brigantia.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: Secuestro y castigo

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.