"Universidad Brigantia de Estudios Mágicos" es un foro RPG basado en el mundo de J.K. Rowling con temática, tramas y personajes 100% originales creados por el equipo administrativo y los usuarios de este mismo foro"

OGMIOS: 275 PUNTOS
CERRIDWEN: 150 PUNTOS
ARIANRHOD: 35 PUNTOS
SMERTIOS: 175 PUNTOS

Últimos temas
» Plagio de idea!
Lun Jul 15, 2013 1:57 pm por Gerhard Immëndorff

» PANGEA RPG - !UN FORO DIFERENTE! Ven y conócenos.
Sáb Abr 06, 2013 5:04 pm por Morten J. Harket

» Anybody home?
Sáb Abr 06, 2013 4:57 pm por Morten J. Harket

» Morsmorde Era Tom Riddle {Elite} No es cualquier rpg de Hp
Sáb Mar 30, 2013 11:41 am por Invitado

» Morrigan's Mental Asylum FORO NUEVO DE JULIA MCREARY
Lun Mar 25, 2013 2:28 am por Julia McCreary

» San Valentín
Sáb Mar 16, 2013 12:17 am por Aldrich Burroughs

» Necronomicon [Normal]
Vie Mar 08, 2013 1:37 pm por Invitado

» Inferio RPG ~ Afiliación Elite {Nuevos Botones y Nuevo Dominio}
Jue Mar 07, 2013 5:49 pm por Invitado

» Partis Temporus [elite]
Lun Mar 04, 2013 5:04 pm por Invitado

» Into the darkness {Afiliacion Normal}
Lun Feb 25, 2013 6:34 pm por Invitado

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 49 el Miér Jul 19, 2017 4:26 am.

Titanic RPG Photobucket Los Vengadores Clash of Kingdoms Photobucket The Hunger Games RPG Image and video hosting by TinyPic Seven Kingdoms Photobucket The Hole Image and video hosting by TinyPic Guardianes Photobucket C.H.A.O.S. Image and video hosting by TinyPic Image and video hosting by TinyPic Party Is My Life Rol Pretty Little Liars BelovedHogwarts Dirty Passion http://24.media.tumblr.com/tumblr_mbutyvMPnl1rrtdjmo4_100.jpg 7th & Spring Wizards Army The Dark Tales Of Grimm The History of Camelot Prague Project Freedom University The Mundial War RPG Fateful
DISEÑO DE SKIN:Foroactivo.com GRÁFICOS:Julia McCreary
Este foro está creado enteramente para esparcimiento y diversión sin fines de lucro. La temática, tramas y personajes son 100% originales creados por el equipo administrativo y los usuarios de este mismo foro. Todo lo demás, pertenece a J.K.Rowling.

----------

"Universidad Brigantia de Estudios Mágicos" está protegida por una licencia creativa. Cualquier reproducción total o parcial del contenido del foro, así como el diseño, será considerado como plagio. Por favor, se original, no robes ni copies.

Doctora, Doctora...

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Doctora, Doctora...

Mensaje por Adair Brackminster el Lun Sep 10, 2012 12:44 pm

Quería romper cráneos, partir piernas y arrancar cuellos. ¿El por qué? Adair Brackminster acababa de recibir una lechuza de su padre y eso que a penas llevaba poco tiempo en la universidad. La carta rezaba las habituales recriminaciones del profesor de vuelo, “Tienes que asentar cabeza. Eres un vago. Si no vales para nada aplícate en la carrera” y eso no hubiera sido un mayor problema, estaba acostumbrado a las calumnias de su padre pero solo faltó que agregara un “y cuida a Autumn, ella si es un ejemplo a seguir no como tú que eres el último mono de la familia”. El comino entero.

Toda una vida a la sombra de tres medio hermanas perfectas porque sí, incluso Clarisse tras parir a Thaddeus seguía siendo la niña mona de papá, ¿Qué más daba si se tiraba al futuro prometido de su hermana? ¿Qué más daba si la otra hermana estaba loca? ¿Qué más daba si Autumn cometía un error? Eso no importaba, el problema de toda la familia, el que traía siempre los cotilleos a la puta familia, era él, solo él y eso le hinchaba las sacrosantas partes, hasta el límite. Estaba hasta los cojones de tener a su padre comiendo la oreja todo el día.

Abandonó el castillo como una exhalación, cruzó los terrenos sin mirar a nadie, entre sus manos solo llevaba una cajetilla de cigarros que lo que menos llevaba era nicotina. Adentro sus pasos hasta el bosque de Andarta, buscó el lugar más apartado bajo la sombra de un enorme árbol y ahí decidió quedarse. Tras quitarse la chaqueta de cuero negra que lanzó hacia un lado, se tumbó en el suelo y sacó tanto el canuto con marihuana como la varita. Tras colocárselo entre los labios para encenderlo, empezó a fumar hasta relajar por completo su estado alterado que bien podía terminar a golpes con media universidad.

Después de unos largos minutos, el muchacho ya se había olvidado hasta de su apellido así que ya no quedaba rastro de Darren Brackminster en su cabeza. ¿Y qué diablos? Disfrutaba de la naturaleza como nunca había hecho en su vida. ¿Adair y el verdecito? El que se estaba fumando. Ni picnics ni mariconadas. Estaba ya por la última calada del primer cigarro cuando el oído algo lento del joven percibió un ruido. Adair alzó una ceja para incorporarse poco a poco y mirar alrededor, sin prisa alguna. Tardó un par de segundos en vislumbrar la figura de alguien pero cuando sus ojos lograron enfocar a la chica se llevó una grata sorpresa, eran Loreen.

- ¡Ya recuerdo de donde había escuchado el apellido Luttrell! – y se echó a reír, recordando el encuentro con la pariente (o eso esperaba) de la chica. Tiró otra vez su cuerpo hacia atrás, acomodándose en el suelo y tomó otro cigarro de marihuana para dejarlo entre sus labios pero sin encenderlo. Todo felicidad, colocó las manos tras su nuca – Doctora, doctora, me duele la entrepierna, ¿me puede ayudar?– y dio un par de golpecitos a la hierba que quedaba a su lado para invitarla a sentarse y compartir un día de picnic (Bueno, eso era la versión oficial) – Alívieme la presión – con un simple hechizo encendió el cigarro y sonrío de manera torcida a su “amiga”.

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
ANIMAGIA REGISTRADA. ÁGUILA IMPERIAL
Ficha||Cuenta||Relaciones
Spoiler:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar
Adair Brackminster

Mensajes : 402
Fecha de inscripción : 08/09/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: Doctora, Doctora...

Mensaje por Loreen Luttrell el Lun Sep 10, 2012 10:44 pm

Salir a caminar y estirar las piernas no era nada raro para Loreen. Considerando que se pasaba la mayor parte del día con la nariz metida en pergaminos de anatomía necesitaba romper con aquel ciclo habitación-aula-biblioteca y salir a tomar aire fresco o a) el cerebro se le cortocircuitaba, b) iba a terminar perdiendo la capacidad de respuesta en sus piernas. Que para su buena suerte, el lugar en el que Brigantia estaba situado era uno que sí despertaba los deseos de ir a recorrerlo y disfrutar de la naturaleza.

Sin maquillaje ni nada, que para ir a caminar no lo necesitaba. Tan solo una camiseta que le quedaba cómoda y un par de jeans que de tanto uso ya llevaban las rodillas rasgadas y los dobladillos comidos de tanto pisarlos. De cualquier manera no era una chica que viviera al pendiente de su peinado y su reflejo... a menos que estuviera tratando de llamar la atención de alguien, pero ese era punto y aparte.

El sendero de caminata por el bosque era muy claro, cosa de que generación tras generación hubiera tenido la misma idea que ella tenía ahora al recorrerlo. Y no, en sus planes no había entrado en ningún momento encontrarse a Adair por ahí tumbado como lagartija tomando el sol. Una lagartija marihuana, había que decir, que a varios metros de distancia había olido la hierba (y va, tal vez había sido por eso y una curiosidad morbosa había doblado en aquella dirección en primer lugar).

Se detuvo frente a él bloqueandole el sol un segundo, manteniendo una mano sobre sus caderas. Que iba colocadísimo era obvio, pero eso ni le sorprendía ni le escandalizaba. Tan solo entornó lo ojos y se inclinó un poco hacia él apoyada en sus rodillas. - Si no lo hubieras escuchado en algún otro lado además de en mí comenzaría a pensar que llevas viviendo 19 años bajo una piedra. - Orgullosa de su nombre y su familia estaba, que no era lo mismo decir que estaba cien por ciento orgullosa de su apellido, después de todo había mucho Luttrell con filosofía completamente distinta a la que sus padres les habían inculcado. El punto, de cualquier manera, era ese: que los Luttrell eran muchísimos.

La manera en que la invitaba a sentarse fue tal que le arrancó al instante una carcajada que ni se molestó en contener. - ¿En serio? ¿De verdad follas tanto como dices? Porque con esa clase de líneas comienzo a dudarlo. - Le dio entonces un golpe en la pierna antes de sentarse, o mejor dicho, tumbarse a su lado.

- Paso, vas tan drogado que probablemente te quedes dormido a la mitad del examen y luego tendría que arrastraste de las orejas desde aquí. Cargar 70 kilos de peso muerto de vuelta al campus no es como pretendía pasar la tarde. - Rio un poco y sin preguntarle ni mucho menos pedirle permiso le robó el cigarrillo para darle una calada ella misma. Pues a fin de cuentas lo que había buscado desde un principio había sido relajarse y distraerse de sus estudios un rato.

avatar
Loreen Luttrell

Mensajes : 77
Fecha de inscripción : 08/09/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: Doctora, Doctora...

Mensaje por Adair Brackminster el Mar Sep 11, 2012 4:36 am

No había dado la primera calada a su nuevo cigarrillo de marihuana que la astuta y ágil de Luttrell, rápida cuando la situación requería, robó el dichoso porro. El chico giró con lentitud la cabeza hacia donde estaba Loreen y antes de reprocharle el robo de su diversión, recorrió con la mirada miel todo el cuerpo de la chica de pies a cabeza. Desaprobó internamente por obvias razones su atuendo, no era el apropiado y hacia de ella la antitesis de la chica que pone cachondo a los hombres pero por alguna razón evocó irremediablemente a la mente de Adair tiempos pasados en Hogwarts donde él le quitaba la ropa y ella hacia lo propio con él – ¿Y cómo esperabas pasar la tarde? ¿Metiendo las narices en los libros de medimagia? – habían perdido algo el contacto desde que ambos dejaran la antigua escuela pero procuró Brackminster saber de ella más allá del castillo así que estaba al día en cuanto a su vida.

Como pudo logró sentarse sobre la húmeda hierba. Apoyó la espalda en el árbol, dejó el brazo izquierdo apoyado sobre la rodilla de la única pierna recogida y miró con los ojos algo idos por la ligera droga a la muchacha. Sonrío de forma torcida vaticinando sus perversas ideas mentales antes de arrebatarle el porro. Escudriñó el canuto una vez de vuelta durante unos segundos antes de colocarlo entre sus labios para darle una larga calada. Retuvo el humo en su boca y con toda la osadía del mundo, bajó su cuello para buscar con sus labios donde estaban los de Loreen. Una vez los halló, la besó sin permiso y entreabrió los labios para dejar escapar el humo hacia el interior de la chica para luego terminar el beso algo más lascivamente, y si, iba caliente, no podía hacer nada – Yo tengo mejores opciones – susurró contra sus labios antes de besarla otra vez y sin desdibujar la dichosa sonrisa heredada de su sacrosanto padre, alzó la cabeza para apoyarla contra la corteza del árbol y perder la mirada en la maraña del bosque.

- Además, soy un erudito en anatomía humana – y si, el comentario iba cargado de dobles intenciones. Ella ya conocía como se las gastaba además con Loreen, Adair siempre se había esmerado tal vez fueran sus atributos (Véase su enorme pechonalidad), animaban a su libido a cometer todo tipo de actos inmorales y sin contar que esa actitud fuerte y peleona de la chica donde siempre acababan discutiendo para luego follar, había sido un buen afrodisíaco. Antes de permitir que Loreen robara otra vez su porro, se lo pasó con todo el altruismo del mundo y soltó el humo de la última calada hacia arriba.

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
ANIMAGIA REGISTRADA. ÁGUILA IMPERIAL
Ficha||Cuenta||Relaciones
Spoiler:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar
Adair Brackminster

Mensajes : 402
Fecha de inscripción : 08/09/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: Doctora, Doctora...

Mensaje por Loreen Luttrell el Miér Sep 12, 2012 12:11 am

- Tú te das cuenta de que esa es la razón principal por la que estoy aquí, ¿verdad? No es que las habitaciones compartidas y duchas comunales me hagan dar saltos de emoción. - Que era una irresponsable que muchas veces llegaba a su dormitorio al despunte del amanecer del día siguiente tan sólo para cambiarse de ropa y tomar sus cosas para marcharse a clases, pero Loreen se tomaba muy en serio su carrera. Su romance con la medimagia era uno muy ingrato y que implicaba mucho sacrificio la mayoría de las veces, pero a la vez era uno apasionado que no cambiaría por nada. Y le importaba un grano purulento de mandrágora adolescente como Adair le mirara que ella no había salido a pasear con intenciones de ligarse a nadie. Sí en su cabecita retorcida las mujeres andaban todo el día en lencería y tacones de 15 centímetros era cosa suya y de sus traumas pero a ella no le iba a mortificar nada.

Se notaba que a esas alturas Adair era ya más nube de humo que persona, porque un poco más consciente se habría visto venir que su intento de seducción no le iba a caer en gracia en lo absoluto. No correspondió a su beso, por muy caliente que pudiera ir y como si resultaba que llevaba empalmado media hora le daba igual. Apartó el rostro cuando le quiso pasar humo y con la palma de la mano bien abierta sujetó la carota del Smertios para hacerlo tomar distancia también. No era ninguna mojigata, pero si creía que un beso ahumado en marihuana era una buena manera de seducirla y se iba a bajar las bragas al acto para bajarle la calentura, mal lo llevaba. Que exigía más esfuerzo que eso para considerar el quitarse la blusa para nadie, a pesar que lo hubiera hecho más de una vez para Adair.

- Erudito en anatomía dices. Pues vaya. Como sigas fumando esta mierda no creo que ni coordines lo suficiente como para dar dos pasos seguidos. ¿Dónde la fuiste a conseguir? - La había fumado mejor, pero bueno, tampoco se iba a poner demasiado quisquillosa cuando no era ni su hierba e igual se la arrebataba con tanto descaro, lo que hacía la confianza. Y quién sabe cuanto tendría él fumando, porque en su rostro ya se leían bastantes estragos, y verle la expresión de idiota de ojos rojizos en el rostro le causaba bastante gracia.

- A ver, ya en serio, tú que te traes, y no me vengas a echar mentiras, carambas. - Que lo conocía bastante como para no saber cuando algo le ocurría, y si aquella fuera simplemente una excursión de aquellas de "tengo ganas de fumar porque sí", ya estaría vuelto una carcajada viviente imposible de callar. Algo traía además de las ganas de darse al vicio. Vicio que de cualquier forma no iba a espantarle, por lo que volvió a dar otra calada al cigarrillo antes de exhalar el humo (ella solita, gracias) y devolvérselo.



avatar
Loreen Luttrell

Mensajes : 77
Fecha de inscripción : 08/09/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: Doctora, Doctora...

Mensaje por Adair Brackminster el Miér Sep 12, 2012 9:42 am

Encogió sus hombros ante la pregunta sobre donde había comprado la marihuana. ¿El qué se acordaba en ese momento? Probablemente estuviera adulterada, quizás era de aquel pequeño alijo que aún tenía de sus aventuras por mugglelandia o el nuevo que había adquirido a un mago de dudosa reputación. ¿Quién sabía? Él ya no. Río entre dientes mientras dejaba caer su cuerpo otra vez al suelo, sin mucho esfuerzo que a penas sentía sus pies, y reptó hasta que su cabeza quedó dispuesta sobre el vientre de Loreen.

- Ya te dije, me duele la entrepierna y no me quieres ayudar. ¿Eso no va en contra de vuestro código deontológico? Negarle ayuda al desamparado… - susurró sin poder evitar la maldita risita que traía. Giró un poco la cabeza para encarar el rostro de la muchacha y sí, bajo el contorno rojizo producido por la droga, miró con sus ojos miel a la chica antes de tomar el cigarrillo que ella pasaba – La verdad es que no me acuerdo, no me culpes, es esta mierda – mencionó tranquilamente y volviendo a encoger los hombros antes de mirar el cigarrillo, el cual llevó a sus labios para darle una nueva calada más antes de dejar escapar el humo hacia arriba. Quedó unos segundos en esa posición, quieto, mirando como las hojas de los árboles se movían y como la intensa luz (o eso percibían sus ojos) se colaba por entre ellas. Intentó evocar en su mente el porque de toda aquella escapada para fumarse un par de porros en la más estricta soledad – Ah si – y si, la carta vino parcialmente hasta su cabeza.

¿Qué tanto quería escuchar Luttrell? Porque ella ya sabría de sobras que Adair no era mozo de ir soltando sus sentimientos o preocupaciones, él siempre bromeaba, él siempre ligaba y casi nunca acababa contando sus problemas a nadie pero Loreen fue la excepción desde que la conoció porque además del jodido sexo que era perfecto, podía hablar con ella y a su vez, ella parecía tener un don innato para saber cuando las cosas no iban del todo bien en su pervertida cabeza – Exactamente lo mismo por lo que me fui de casa – y así tan sencillo soltó todo. Ella probablemente sabría que Adair abandonó a su familia tras la graduación de Hogwarts por la pelea con Darren y también sabría que estaba hasta el forro de estar siempre a la sombra de sus perfectas hermanas que desde su punto de vista eran incluso más imperfectas que él pero claro, él tenía el peso de ser el único chico de la familia y el que amaba el Quidditch tanto como su padre – ¿Me echaste de menos Loreen? Te hubiera enviado más lechuzas pero el correo desde mugglelandia estaba algo complicado.

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
ANIMAGIA REGISTRADA. ÁGUILA IMPERIAL
Ficha||Cuenta||Relaciones
Spoiler:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar
Adair Brackminster

Mensajes : 402
Fecha de inscripción : 08/09/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: Doctora, Doctora...

Mensaje por Loreen Luttrell el Vie Sep 14, 2012 6:19 pm

Que así cambiaba mucho la cosa, obviamente. La cercanía física no era algo que le incomodara. Claro, a Adair ya lo había visto desnudo un millón de veces – por decir, no un millón literal -, pero no era por eso que se sentía a gusto aún y con él casi reptando como lagartija hasta quedar recostado sobre su vientre. No le dijo nada, ni palabras cariñosas ni chistesitos maleducados, solamente lo dejó estar y en algún momento le pasó con suavidad los dedos por el cabello. A ella le encantaba que le tocaran los rizos, pero sobre todo, encontraba el gesto como algo relajante. Claro que él parecía ir tan relajado como se podía estar gracias al influjo de la droga, pero de igual manera lo haría.

De todas formas le dio un golpecito con los nudillos en la coronilla cuando volvió a insistir en lo de la entrepierna hinchada. – Si tanta es tu urgencia eres bienvenido a sacártela y cascarla de una vez, pero a mí no me quieras echar la culpa de que se te baje la presión ni nada. – Se rio también con él aunque ella lo hacía con bastante más malicia, que él se reía por ir colocado. No volvió a arrebatarle el porro porque si ella también se drogaba entonces iba a terminar quedándose dormida ahí mismo en medio del bosque y con la enorme lista de trabajos pendientes que tenía por hacer no le era lo más conveniente. Ella afirmaba sin ningún pelo en la lengua, que bien, todas las carreras eran pesadas, pero medimagia lo era más, por eso no todos los que entraban conseguían llegar hasta el final. ¿Qué si se creía mucho por estarse preparando para volverse sanadora? Obviamente, se trataba de Loreen.

Chasqueó la lengua y lo miró suspicaz cuando le confesaba lo que le ocurría. Lo mismo por lo que se fue de casa. Que la familia Brackminster era un caso casi psiquiátrico con el intercambiadero de hombres entre hermanas y demases escándalos era cosa bien sabida, aunque para Loreen la cosa no era tan grave. Después de todo los mismos Luttrell no eran todos muy cuerdos que digamos. De todos sus tíos y primos –los casi dos docenas – con quien más relación tenía era con la madre de Sofie y la chica misma, pero aún así estaba enterada de las cosas importantes en las vidas de todos los demás. – Y si es lo mismo de todas las veces, ¿para qué te sigues enojando? – Quizá era muy fácil para ella decirlo, porque las relación con sus padres y con sus hermanos no podía ser mejor, aún y si al pobrecito de Garret le tocaba ser víctima de bullying por sus tres hermanos mayores al ser el único que no había vestido el rojo y dorado. Que si no fuera porque el chico era la mismísima imagen de Luis Luttrell alegarían que hasta adoptado era.

- Lo que tú necesitas es descargar adrenalina. – Y esta vez si que sonrió como quien oculta dobles intenciones, tan solo para reír levemente cuando le hablaba de mugglelandia. – Te recuerdo que mi casa de toda la vida donde crecí y todo queda en mugglelandia, así que si pretendes que te perdone por haberme tenido abandonada vas a tener que esforzarte más en tu excusa. Con todo y lo drogado que vas ahora. – Y entre risas volvió a pasarle los dedos por el cabello.

_________________
Ogmios [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] Medimagia
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Ficha [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] Relaciones [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] Bóveda
avatar
Loreen Luttrell

Mensajes : 77
Fecha de inscripción : 08/09/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: Doctora, Doctora...

Mensaje por Gerhard Immëndorff el Sáb Dic 01, 2012 5:59 pm

Adair gana 9 puntos de experiencia
Loreen gana 9 puntos de experiencia

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar
Gerhard Immëndorff
Admin

Mensajes : 374
Fecha de inscripción : 02/09/2012

http://brigantia.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: Doctora, Doctora...

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.