"Universidad Brigantia de Estudios Mágicos" es un foro RPG basado en el mundo de J.K. Rowling con temática, tramas y personajes 100% originales creados por el equipo administrativo y los usuarios de este mismo foro"

OGMIOS: 275 PUNTOS
CERRIDWEN: 150 PUNTOS
ARIANRHOD: 35 PUNTOS
SMERTIOS: 175 PUNTOS

Últimos temas
» Plagio de idea!
Lun Jul 15, 2013 1:57 pm por Gerhard Immëndorff

» PANGEA RPG - !UN FORO DIFERENTE! Ven y conócenos.
Sáb Abr 06, 2013 5:04 pm por Morten J. Harket

» Anybody home?
Sáb Abr 06, 2013 4:57 pm por Morten J. Harket

» Morsmorde Era Tom Riddle {Elite} No es cualquier rpg de Hp
Sáb Mar 30, 2013 11:41 am por Invitado

» Morrigan's Mental Asylum FORO NUEVO DE JULIA MCREARY
Lun Mar 25, 2013 2:28 am por Julia McCreary

» San Valentín
Sáb Mar 16, 2013 12:17 am por Aldrich Burroughs

» Necronomicon [Normal]
Vie Mar 08, 2013 1:37 pm por Invitado

» Inferio RPG ~ Afiliación Elite {Nuevos Botones y Nuevo Dominio}
Jue Mar 07, 2013 5:49 pm por Invitado

» Partis Temporus [elite]
Lun Mar 04, 2013 5:04 pm por Invitado

» Into the darkness {Afiliacion Normal}
Lun Feb 25, 2013 6:34 pm por Invitado

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 49 el Miér Jul 19, 2017 4:26 am.

Titanic RPG Photobucket Los Vengadores Clash of Kingdoms Photobucket The Hunger Games RPG Image and video hosting by TinyPic Seven Kingdoms Photobucket The Hole Image and video hosting by TinyPic Guardianes Photobucket C.H.A.O.S. Image and video hosting by TinyPic Image and video hosting by TinyPic Party Is My Life Rol Pretty Little Liars BelovedHogwarts Dirty Passion http://24.media.tumblr.com/tumblr_mbutyvMPnl1rrtdjmo4_100.jpg 7th & Spring Wizards Army The Dark Tales Of Grimm The History of Camelot Prague Project Freedom University The Mundial War RPG Fateful
DISEÑO DE SKIN:Foroactivo.com GRÁFICOS:Julia McCreary
Este foro está creado enteramente para esparcimiento y diversión sin fines de lucro. La temática, tramas y personajes son 100% originales creados por el equipo administrativo y los usuarios de este mismo foro. Todo lo demás, pertenece a J.K.Rowling.

----------

"Universidad Brigantia de Estudios Mágicos" está protegida por una licencia creativa. Cualquier reproducción total o parcial del contenido del foro, así como el diseño, será considerado como plagio. Por favor, se original, no robes ni copies.

El Encierro

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El Encierro

Mensaje por Aquila Lillyvick el Miér Oct 03, 2012 11:40 pm

Había sido horrible, desde el momento en que había recibido la lechuza de Damien Holland. Era gente demasiado hábil, demasiado observadora de absolutamente todos sus pasos y los pasos de quienes consideraban enemigo, para hacer de cualquier debilidad una ventaja para ellos. Ese era su gran talento, lo sabía bien, su madre era exactamente igual. Octavian también, y desde que lo había visto regresar a casa con esa mirada triunfal que le resultó tan desagradable. Ahora sabía por qué habían insistido en que cenaran juntos esa noche.

Se sintió aterrada casi en el mismo momento en que supo que su hermano participaría, pensando que quizás Holland le habría contado los detalles de su pequeña reunión, aunque comprobó que el mortífago no había dicho nada, pues su familia sólo la veía hasta con cierta satisfacción de haberles conseguido lo que querían, como si lo hubiera planeado.

La única verdad era que estaba muriendo por dentro y peor aún de saber que Holland conocía su secreto aún sin haber tenido que confesarlo. Odiaba que alguien tuviera ese poder sobre ella, y que fuera precisamente un mago que jamás tendría una muestra de compasión con cosas así. Sabía que la despreciaba, pero el apellido aún le podía un poco. Tan difícil era de soportar que supo que tenía que verlo; calculó la hora en que no estaría en casa, y como había estado ahí antes tenía una manera no tan arriesgada de entrar.

La contraseña para entrar al vestíbulo no era complicada, y el elfo doméstico no se iba a poner como loco, la había visto. Pero estaba nerviosa, hacía las cosas con torpeza, hasta había roto una estúpida escultura de cristal con la que se había cortado y cuando llegó hasta donde creyó que podría estar, la mano le estaba sangrando. Allanar el hogar de un temido mortífago no era su idea más cuerda, pero no estaba pensando con claridad. Recorrió los lugares comunes, primero en los cuartos normales y después pensando en el sótano, una obviedad. Los cuartos bajo tierra eran los más seguros para alguien que no debía ir a ningún lado.

-¡Angus! ¿Estás ahí?

Dijo en una especie de susurro desesperado. Se asomó, por que era una puerta con una ventanilla. Sorpresivamente se dio cuenta que no estaba cerrada, pero sólo se atrevió a empujarla un poco, imaginando que de estar ahí tendría que estar bien asegurado. No mentiría pensando que no tenía ni un poco de miedo, pero tenía que verlo.

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Aquila Lillyvick
avatar
Aquila Lillyvick

Mensajes : 250
Fecha de inscripción : 10/09/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: El Encierro

Mensaje por Angus Finnerty el Miér Oct 03, 2012 11:59 pm

Estaba verdaderamente aterrado. Sabía perfectamente que ese día era luna llena, que no había manera de escapar de ahí por el momento y que no había tomado su poción. No sabía qué querían hacer con él, se sentía tan peligroso como idiota, asustado y solo. Estaba aterrado también porque no sabía qué había sido de Loreen y no dejaba de pensar en ella y en que hubiera la posibilidad de que estuviera encerrada en un lugar horrible como él, o que ni siquiera estuviera viva. Había escuchado ese bombarda al final.

Estaba reducido en una jaula como las que había visto en las películas de circos o zoológicos crueles. Se sorprendía de no tener una correa atada al cuello. No sabía cuantas horas había pasado sentado, luego de pasar un rato moviéndose de un lado a otro. No había dormido, toda la noche desde que había llegado ahí se la había pasado quejándose por una poción crecehuesos que le había devuelto la pierna después de que uno de sus atacantes se la quitara. ¿Para qué querrían devolverle una pierna? Entre más vueltas le daba a su asunto más se asustaba, más se enfurecía.

En algún punto del día, luego de volver a tener su pierna, se había ido contra los barrotes, había gritado, pero nadie había acudido a él, excepto por la entrada de un elfo doméstico que le llevaba agua y carne cruda que comió porque moría de hambre, sin temer que estuviera envenenada. Sentía la luna tan cerca que le daban ganas de matarse. Moría de miedo también porque nunca se había transformado sin matalobos. Era un animal asustado, nunca mejor dicho.

Entonces escuchó la voz de Aquila, la reconocía. Se levantó y se acercó hasta los barrotes de nuevo. Sentía un odio venenoso en todo su cuerpo. Había visto a su hermano, era ella la culpable, ella le había tendido la trampa. -SÁCAME DE AQUÍ, SÁCAME DE AQUÍ HIJA DE PUTA, TE JURO QUE VOY A MATARTE. ¿DÓNDE ESTÁ LOREEN? SÁCAME YA. –Gritó con todas sus fuerzas, sintiendo que en algún punto de ahogaba con su propia saliva. Nunca había odiado con tanta intensidad a alguien aunque eso se debía en parte a que nunca se había sentido tan engañado. No sabía cómo había podido ser tan estúpido como para creerle cada palabra y sentirse orgulloso de lo logrado. No había hecho más que ponerse en peligro, a él y a todos.

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
FICHA
avatar
Angus Finnerty

Mensajes : 258
Fecha de inscripción : 08/09/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: El Encierro

Mensaje por Aquila Lillyvick el Jue Oct 04, 2012 12:30 am

Se sobresaltó al escuchar sus gritos y hasta dudó sobre entrar a esa habitación oscura y con olor a humedad, pero al fina lo hacía aunque sus palabras le dolían como si estuviera suelto y hubiera ido a darle un revés por haber sido partícipe de semejante traición. Le quedaba claro que Octavian había estado ahí y se había mostrado, de otro modo aún podría darle cierto beneficio de dudar sobre la nota, o eso quería pensar. No cerró la puerta tras de sí, en caso de que tuviera algún hechizo para que quien entrara en la habitación se quedara encerrado, aunque lo dudaba pues aparentemente lo habían alimentado. Ella tampoco sabía qué iban a hacer, no era parte de los planes, sólo una ficha para mover en esa partida del juego.

-... No sé cómo

Murmuró con la voz quebrada de miedo y de ansiedad al verlo ahí, sabiendo que podía olvidarse de eso en cualquier momento, dar la vuelta, dejarlo pensando lo que quisiera y enmendar el grave error que había cometido enamorándose como una idiota, en el momento menos indicado y de la persona menos indicada. Era su última oportunidad, pero ni siquiera la manera en que le hablaba le había hecho pensar que debía olvidarse de todo. Estaba siendo una tonta y una necia, estaba jodiendo su vida y de paso la de otras personas, lo supo al escuchar el nombre de Loreen.

No se le hubiera ocurrido que le tendría un poco de consideración pero sintió un escalofrío terrible al escuchar su nombre, por que no podía decirle nada de ella, no sabía siquiera en qué manera estaba involucrada. No sabía nada, era una mosca en una telaraña exactamente como él, sin importar que estuviera al otro lado de los barrotes y eso significara que al menos tenía, todavía, oportuinidad de decidir. Daba igual, había entrado sin permiso a casa de Damien Holland sólo para buscarlo. Había matado a por menos que eso, o eso contaban. Le dio miedo acercarse, era el día de la luna llena, podía sacar los brazos y cumplir su palabra de matarla, pero ese miedo se podría interpretar como una duda, y si dudaba jamás iba a creerle.
Caminó hasta donde estaba, lo más cerca que las barreras le permitían. Rebuscó cerraduras, repasó con las manos el sucio metal donde se encontraba sin encontrar nada, como si hubieran hecho la jaula con él dentro, no había soldaduras, ni bisagras, nada.

-No sé cómo ... ¡No sé cómo! ¡No sé nada de Loreen, ni de todo esto, no se nada...! Le dijo en medio de la desesperación de buscar una cerradura o algo que pudiera abrirse. Ninguno de los hechizos que venían a su mente le parecía útil para vencer el metal sin lastimarlo o sin resultar completamente inútil. Escuchaba los pasos del elfo doméstico en el piso de arriba, lo que la ponía más nerviosa. No podían estar gritando como locos y esperar que no hubiera consecuencias. Lanzó un encantamiento sellador que insonorizó la habitación, aunque esperó que una estaca cayera sobre su espalda por haber hecho algo parecido. Nada fatal ocurría.

-Quiero sacarte de aquí ¿Sí? Encontraré la forma y te sacaré de aquí. Voy a sacarte de aquí

La culpabilidad no la dejaba mirarlo a los ojos y sólo rebuscaba alrededor de los barrotes y de lo que podía medio ver, ensuciándose las manos con el polvo, con la pegajosa humedad de ese lugar. Estaba llorando, pero no como se le daba tan bien hacer, queriendo que se notara, sino todo lo contrario.

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Aquila Lillyvick
avatar
Aquila Lillyvick

Mensajes : 250
Fecha de inscripción : 10/09/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: El Encierro

Mensaje por Angus Finnerty el Jue Oct 04, 2012 1:08 am

Angus la miró con los ojos encendidos de furia. No veía a la chica que pestañeaba lento y a la que había besado en la playa, sino a la que había conocido en Hogwarts convertida en una mujer peligrosa de la que se debía tener cuidado, porque siempre conseguía lo que quería. Que le dijera que no sabía nada de Loreen lo desesperó más, porque esperaba al menos respuestas aunque fueran respuestas terribles, pero que ya no lo tuvieran en la incertidumbre.

Golpeó con la palma de la mano los barrotes y se trató de alejar de ella porque tenía verdaderas ganas de tomar su cuello entre las manos y retorcérselo hasta cansarse. No podía creer haber sido tan estúpido. Y la veía perturbada pero ya no creía en nada de lo que pudiera decir o fingir, para él ella era una actriz perfecta. Angus no podía fiarse de nada, la razón de que estuviera ahí no era otra más que ella.

-Si no sabes qué hacer, si no sabes nada de ella, entonces no sé qué mierda haces aquí, lárgate. ¿O te mandaron a tranquilizarme?¿Te mandaron a seguirme llenando la cabeza de mierda como lo hiciste muy bien en estos días?-Le hablaba con todo el rencor que era capaz de producir.

Seguía los movimientos de Aquila con la mirada, pero el ritmo de su cuerpo no tenía el mismo efecto en él que había tenido el resto de los días. No le atribuía eso tanto a la ira como al influjo de la luna que lo hacía más animal que humano, un animal que no dudaría en atacar a nadie, incluso a una criatura tan hermosa. De pensar en eso otra vez volvió a sentir un escalofrío de miedo.

Al escuchar que lo iba a sacar de ahí sintió otro arrebato de furia que él creía justificable. No podía confiar en ella ni se iba a dar a la tarea de hacer el intento en esas circunstancias. Estaba desesperado. Al tenerla cerca pudo percibir el olor de su miedo combinado con un suave perfume. Tenía los sentidos maximizados y eso no ayudaba a nada. No contempló el detalle de saber que odiaba que la tomaran por el cabello. Se abalanzó sobre ella, sacó el brazo de los barrotes y lo hizo, la tomó con violencia y pegó su cara contra los barrotes. Su aliento a carne cruda y a cólera debía provocarle náuseas. No le importó ese detalle tampoco.

-Vas a sacarme de aquí, vas a decirme dónde está ella y me vas a decir por qué has sido una perra todo este tiempo. Si haces eso, me plantearé el no romperte la cabeza ahora mismo.- Nunca le había dolido tanto nada a nivel personal como le pasaba en ese momento. No se quería controlar, sus amenazas eran tan verdaderas que hasta él mismo se asustaba. ¿Sería capaz de hacerle daño en verdad? En esas condiciones parecía muy probable y en realidad esperaba que ella lo creyera porque sino, no le daría lo que necesitaba.

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
FICHA
avatar
Angus Finnerty

Mensajes : 258
Fecha de inscripción : 08/09/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: El Encierro

Mensaje por Aquila Lillyvick el Jue Oct 04, 2012 1:44 am

La peor parte era que no encontraba manera correcta de contradecirlo, de intentar decir lo que había ocurrido por que iba a sonar a una justificación egoísta, como de esas que se dicen para no sentirse culpable. Se sobresaltó al escuchar el golpe metálico de su palma contra los barrotes, que por cierto no encontraban manera de ser abiertos, o forzados. Damien Holland no pensaba las cosas a la ligera, y una muchachita asustada queriendo burlar sus lugares de seguridad no era ninguna amenaza. No necesitaba mirarlo directamente para verlo ahí con toda la confianza destruída, moviéndose desesperado en la incertidubre. La sensación de no poder hacer nada por él era insoportable.

-¡Nadie me mandó, nadie sabe que estoy aquí!

Y se había contenido antes de decirle que se calmara, por que eso sólo hubiera propiciado que de verdad estrellara su cabeza contra el metal. Comprendía el por qué de su furia, tanto física como mentalmente, pero por más que buscaba una manera de explicarle no se atrevía a decir nada, pues nada podía ofrecerle. Ni una solución, ni una certeza, mucho menos una escapatoria.

Qué importaba su cabello, sólo pudo sentir la fuerza de su brazo y cerró los ojos, pensando que de verdad iba a matarla. No había una sola razón para dudarlo, mucho menos sintiendo la manera en que la sostenía, que distaba mucho del modo en que se habían acercado, parecían otras personas. Jamás llegó a pensar que llegaría a mostrarse con tanto miedo y desesperación ante alguien, y tampoco que él pudiera ser capaz de manifestar tanta rabia, o mejor dicho, no creía que jamás llegara a ser testigo, mucho menos blanco. Seguía cerrando los ojos con fuerza y esta vez sí empezó a sollozar como una niña aterrada.

-No sé dónde está ella... Octavian no mató a nadie, se le nota cuando lo hace. dijo soltando una de las más oscuras intimidades familiares que podría pensar, aunque no podía tener la misma certeza de Damien. De todo modos, si lo pensaba con algo de frialdad, no podría estar muerta, ni encerrada. Todo el mundo en la Universidad lo hubiera notado, y no parecía ser alguien que les resultara de utilidad...o eso quería creer. Su respiración era superficial y entrecortada, estaba muerta de miedo, y aunque bien podía conjurar algo para que la soltara con la varita que tenía en la mano, no lo había hecho.

-Suéltame... por favor... no puedo ayudarte así.... También había contenido un último "me haces daño" por que seguro sería también una burla comparado con todo lo que tendría que haber soportado, sabiendo que ese encierro era un paso para algo peor. No tenía idea de lo que harían con él, y si en ese instante estaba muerta de miedo no era sólo por la clara amenaza del licántropo sobre ella, sino por lo que podía pasar si Damien Holland volvía a casa, o lo que podría pasar si completaba sus planes, cualquesquiera que fuesen.

Se atrevió a poner la mano con la que no sostenía la varita sobre la suya, la que la tenía fuertemente agarrada, con delicadeza, sólo queriendo recordar que le había dicho que lo quería y era una cobarde. Se sentía más cobarde que nunca -No te estoy mintiendo... nunca te he mentido. Y era verdad, pero la verdad también podía ser inútil cuando se decía demasiado tarde.

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Aquila Lillyvick
avatar
Aquila Lillyvick

Mensajes : 250
Fecha de inscripción : 10/09/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: El Encierro

Mensaje por Angus Finnerty el Jue Oct 04, 2012 5:14 pm

Lo que Aquila afirmaba de su hermano no lo dejaba tranquilo para nada. No había sido el único que había estado ahí. No estaba seguro pero habían sido alrededor de cuatro o cinco atacantes. Que su hermano Octavian no hubiera matado a nadie no era garantía de que Loreen estuviera bien. -ESO NO ME AYUDA EN NADA, TÚ NO AYUDAS EN NADA.-Ni pretendía que lo ayudara en verdad, para él, ella solamente estaba ahí para atormentarlo y lastimarlo más, para terminar de quebrar toda su voluntad. No le podía creer que no supiera cual era el plan siendo que ella había ayudado a su captura.

Escucharla sollozar lo hacía sentir incómodo y por eso la soltó. Su llanto la confundía. Apenas un día antes no hubiera soportado escucharla llorar, ahora quería provocarle el llanto, quería que se sintiera tan desgraciada como se sentía él. No creía que la pudiera ayudar, la soltara o no. Pero ya no sabía si era porque no podía de verdad o porque solo pretendía no poder.

-No puedo creerte ni una palabra. ¿Por qué me hiciste eso? ¿Por qué me haces esto ahora?-Para él era igualmente una tortura que se presentara ahí, tras los barrotes, alegando que quería ayudarlo cuando ya había hecho el daño. Se alejó de ella y volvió a reducirse como un animal asustado en el interior de la jaula, en una esquina. Se apretó la frente con la palma de la mano derecha, estaba haciendo un esfuerzo considerable por no gritar más.

-¿Cómo llegué aquí? ¿Por qué estoy aquí?. Dame respuestas, dame algo. -No quería ni iba a poder creerle nada de lo que diría, pero al menos se quería hacer ideas, que lo ayudaran a sacar sus propias conclusiones. Necesitaba tranquilizarse. Ya no quería hablar con ella, ni decirle más nada.

Sentía que en la mano le había quedado el olor del cabello de Aquila, que era una sensación permanente lo suave que se sentía entre su áspera piel. Nunca debió hacerse ideas falsas, pero en supuestos tiempos de paz, no se imaginaba que llegaría a ser engañado de esa manera, por más conservadora que hubiera sido la familia a la que pertenecía. No eran más que asesinos, como los que se habían enfrentado a su padre. Como los de Mott.

-Te juro que si algo malo le pasa a Loreen o a mi familia, a cualquiera de los míos, voy a salir de aquí y haré que lo pagues.-Ni Octavian, ni los que lo habían secuestrado. Sería ella la única culpable.

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
FICHA
avatar
Angus Finnerty

Mensajes : 258
Fecha de inscripción : 08/09/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: El Encierro

Mensaje por Aquila Lillyvick el Jue Oct 04, 2012 11:35 pm

Respiró con un poco más de calma cuando la soltaba pero aún así sentía que temblaba toda, que no tenía ya ni un ápice de fortaleza en el cuerpo y eso la ponía furiosa consigo misma. En ningún momento se le había ocurrido ponerse a la defensiva, decir algo que la dejara mejor parada, reclamar. Ella no era de las que aceptaban culpas, de las que pedían perdón, pero en ese momento se sentía capaz de arrodillársele con tal de que le creyera. No podía entender la magnitud de su devoción, no quería detenerse a pensarlo.

Cerró los ojos sabiendo que lo poco que podría decirle le haría aún más daño, pero era lo único que tenía para ofrecer. Se tocó el cabello sólo por haber dejado de sentir la presión sobre este y tomó un poco de aire, aún medio agazapada, preocupada por esperar que Damien Holland llegara en cualquier momento y esta vez ni su apellido ni nada pudieran justificarla.

-Damien Holland me chantajeó para enviarte esa nota. Supo que te había visto, supo todo. Y si no accedía, te hubieran hecho algo peor

Había algunas cosas que no podía saber con claridad, como que supiera todo, pero se había evidenciado cuando le había suplicado, con los ojos anegados en llanto, que no lo lastimaran. Era una obviedad de adolescente enamorada y se había odiado por eso. Que le hubieran hecho algo peor tampoco era una certeza dichamente, pero estaba segura que así hubiera sido. Su familia lo hubiera sabido ni podía pensar en lo que le ocurriría, y Jeremiah hubiera intentado matar a Angus, y no solo, por que era de los que se rodeaban de la gente adecuada para lograr sus fines. Siempre había pensado que era una cualidad, ahora lo veía como un detestable defecto en quien aún en ese instante, sería su esposo.

Además, cayó en cuenta que había soltado el nombre de Damien Holland. Su fama de vengador de la justicia era tanta que cabía la posibilidad de que nadie le creyera. Todo estaba en su contra, y no podía dejar de llorar. Además, podía hacer poco por librarlo de esa cárcel. Intentó un par de hechizos en vano, que sólo le devolvieron la fuerza de su varita empujándola un poco hacia atrás, con un resplandor inútil. Negó vehemente con la cabeza con su última amenaza.

-Yo sólo quería protegerte...- Se pegó a la reja estirando un poco su mano, buscando su contacto, aunque podía sentir en la manera en que se movía que en ese momento le causaba tanta repulsión como podía llegar a sentir por alguien, y concluyó que jamás se había sentido tan mal por el efecto que producía en alguien. -...No tuve opción, iban a hacerlo de todos modos, con mi nota o sin ella, Angus... te amo, te voy a sacar de aquí Le dijo todavía estirando la mano aunque seguramente se negara a su contacto, cerrando los ojos de desesperación por no encontrar manera de terminar con ese encierro.

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Aquila Lillyvick
avatar
Aquila Lillyvick

Mensajes : 250
Fecha de inscripción : 10/09/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: El Encierro

Mensaje por Angus Finnerty el Vie Oct 05, 2012 12:23 am

El nombre de Damien Holland le retumbó en la cabeza como si le hubieran dado el más duro de los golpes. Alzó la vista hacia Aquila buscando la verdad en su mirada, aunque la penumbra le impedía ser muy quisquilloso con eso. Se levantó y se volvió a acercar a los barrotes, aferrándose tanto a ellos que los nudillos se le ponían blancos.

Su padre nunca había estado perfectamente seguro de la fachada de héroe por lo que había hecho, pero dudar era un lujo que solo se podía dar en la intimidad de su casa y Angus sabía que incluso David a veces decía que era cierto, que algunos métodos eran cuestionables pero efectivos, y eso significaba que por momentos creía y justificaba a Holland. Angus le había temido unos cuantos años de su vida, a su nombre y lo que se decía de él, sobre la manera en que arrancaba ojos, arrancaba lenguas y destrozaba cuerpos, pero tras la caída de Mott, esos solo habían sido cuentos para asustar a los niños, al parecer. Que eso siguiera siendo una realidad palpable y que Aquila estuviera a merced de ello le provocaba miedo, aunque era él quien estaba tras los barrotes.

-¿QUÉ ES PEOR QUE ESTO? Dime que es peor que esto, ¿morirme? Lo prefiero, Aquila, lo prefiero a no saber qué va a pasar conmigo por la noche, o qué pasó con Loreen. ¿Qué van a hacerme?

En uno de los peores panoramas se le ocurría que lo iban a convertir y lo obligarían a morder a muchos mortífagos o puristas para crear un ejército. Pensaba en muchas cosas mientras la veía intentar hechizo tras hechizo sobre los barrotes, pero no creía que nada fuera a funcionar. Él estaba resignado.

Su furia había dimitido momentáneamente pero nada más porque estaba muy cansado. Le dolía la pierna cuyos huesos habían vuelto a crecer, tenía hambre otra vez. Podía tener 26 años pero deseaba con todas sus fuerzas estar con su madre, con pleno conocimiento de que ella lo cuidaría, que lo metería al sótano ambientado con David y que sería una noche de luna llena más que pasara en paz.

Angus se quedó congelado cuando escuchó el te amo de Aquila, inesperado. Sintió que el corazón se le detenía pero que no podía darse el lujo de creerle, por más que quisiera. Le había creído demasiadas veces y la última vez lo había llevado ahí, a esa jaula. Quería decirle que él sentía lo mismo pero no pudo, tampoco alcanzó su mano. Volvió a gruñir como respuesta y se agarró el desordenado cabello.Luego soltó un grito de impotencia y exasperación.

-Esto es lo que saqué de pensar en ti todo el tiempo, de desearte todo el tiempo y ser tan estúpido como para creérmelo. Me lo creía.-Volvió al rincón donde había estado, porque no le quedaba más que esperar y tratar de quitarse de la cabeza esas importantes palabras, porque seguro no eran más que una trampa para tenerlo sedado de una manera práctica.

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
FICHA
avatar
Angus Finnerty

Mensajes : 258
Fecha de inscripción : 08/09/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: El Encierro

Mensaje por Aquila Lillyvick el Vie Oct 05, 2012 12:59 am

Tampoco sabía el por qué de ese cautiverio. Sabía, por mucho, que no era una pieza importante en todo el plan del renacimiento de la sangre pura o como quisieran llamarle. Sabía que era una pieza para mover a conveniencia y que ni la vida ni Holland ni el destino conspiraban contra lo que sentía en ese momento. Era una artífice, si hubiera sido otra, lo mismo le hubiera ocurrido. Estaba consciente de nunca haber sido un miembro importante de la causa, como quizás llegaría a ser su hermano. Era mejor así, sin convicciones reales tampoco se sentía tan traicionera.

Y aún así, lo estaba siendo, desleal con lo que creía y sentía ¿Qué hubiera ocurrido de negarse, de oponer resistencia? Quizás sólo le hubiera llevado a Holland algunos minutos más concretar su plan, un par de explicaciones más que dar. Pero lo repetiría hasta el cansancio: era una cobarde.

-¡No sé...! ¡No sé qué harán!... no sé, me pude haber negado, pero me dio demasiado miedo, y ahora todo está jodido... Volvió a sollozar infantilmente en su impotencia, agachándose lentamente hasta quedar sentada frente a la jaula que la hacía sentir tan frustrada, todavía estirando la mano para tocarlo aunque se negara. Intentaba pensar qué habría ocurrido, pero era una posibilidad demasiado remota, por que dudaba. Dudaba de lo que sentía, de cuánto lo quería, estaba llena de dudas a cada segundo y aún así había llegado hasta ahí, arriesgándose a cualquier cosa. Holland la mataría de entrar en esa habitación, como mínimo.

Lo miró con tristeza y desesperación, cubriéndose la mitad del rostro con una mano mientras le decía esas cosas, sabiendo que se había ganado a pulso que dejara de confiar en ella, que quizás jamás lo volvería hacer. ¿Y qué le quedaba entonces, después de eso? Pasara lo que pasara, lo que sentía era algo de lo que no podría deshacerse, que le pesaría todo el tiempo como si cargara algo demasiado pesado para resistirlo. Iba a ser imposible mantener la apariencia si ya en ese momento sentía que se quebraba, que no encontraba manera de tranquilizarse y poner las cosas en perspectiva.

Le dio igual parecer insistente, arriesgarse a que montara en cólera de nuevo, se acercó al rincón donde estaba, también agarrándose de los barrotes, sonriendo con desesperación por un instante recordando que hacía unos días lo más grave le parecía haberlo besado, haber escuchado esas tontas canciones de The Smiths sólo por que se había puesto su camiseta, que nada podía ser peor que tenerlo en la mente. Se daba cuenta que era mucho peor.

-Créelo, por favor... Angus, mírame, por favor, mírame Estaba más cerca de él, pero no se atrevía a tocarlo -No sé qué hacer, lo arruiné todo...

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Aquila Lillyvick
avatar
Aquila Lillyvick

Mensajes : 250
Fecha de inscripción : 10/09/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: El Encierro

Mensaje por Angus Finnerty el Vie Oct 05, 2012 1:06 pm

Volvió a sentir su cuerpo temblando de furia porque Aquila admitía haber tenido opción de negarse, tal vez no como tal y él podía no entender su miedo y por eso en ese momento se le hacía fácil juzgarla y creer que si de verdad lo hubiera querido como afirmaba, se hubiera negado hasta el fin de los tiempos. En su cabeza no podía concebir que ese mismo miedo a las Marcas en el antebrazo, a la muerte y a todo eso que él había forjado de chico y que había olvidado hacia apenas unos cuantos años, se presentara de forma real y palpable en una persona.

El licántropo la vio de nuevo, insistiéndole, cerca de él. No sabía si creerle aunque su voluntad comenzaba a flaquear y no quería. -Si no sabes qué hacer lo mejor es que te vayas, deja ya de torturarme, suficiente tengo con estar encerrado aquí, este día. Solo quiero que te largues y me dejes en paz.

Así como Aquila escuchó los pasos del elfo doméstico arriba, comenzaron ahora a escuchar pasos de nuevo, pero de un nutrido grupo de personas. Un hombre gritaba mucho órdenes y maldiciones, los pasos se movían apresurados de un lado a otro. Angus se levantó de donde estaban, miró hacia arriba con un deseo profundo de que fueran por él de una vez y que lo mataran o que por lo menos pudiera descubrir lo que estaba pasando. Tenía mucho miedo pero no se iba a permitir mostrarlo frente a quienes fueran que lo tenían cautivo, ya bastante había demostrado enfrente de Aquila.

Los gritos traspasaban las paredes y el techo. Volteó a ver a la semiveela como una última oportunidad de ver sus reacciones, de encontrar en ella un atisbo de mentira respecto a lo que estaba pasando, aunque ya había llegado a un punto en el que desconfiaba de todo.

-Llegaron por mi ¿verdad?. -Se aferró a los barrotes con las dos manos otra vez, quería salir de ahí a como diera lugar pero como Aquila ya había comprobado, no era posible. Golpeó con sus puños una vez tras otra. Todo eso no podía estar pasando. Al besarla creyó que lo más grave que podía suceder era que desheredaran a Aquila, que Peach le diera una cachetada por imbécil, que Bleeker lo regañara más. No que quedara encerrado, secuestrado antes de la luna llena y con un futuro incierto por delante.


_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
FICHA
avatar
Angus Finnerty

Mensajes : 258
Fecha de inscripción : 08/09/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: El Encierro

Mensaje por Aquila Lillyvick el Vie Oct 05, 2012 5:02 pm

Ella misma sabía que no había sido la mejor de las ideas ir hasta ahí, ni para él, ni para su propia integridad, ni para nada, pero no había podido evitarlo. Ni en la Universidad ni dando vueltas en la habitación de su casa encontraba consuelo o un poco de calma, por que no veía más que errores fatales en todo lo que había ocurrido. En todo, desde el momento en que había enviado esas pociones para enmendar su capricho, y después se había retado a sí misma a convivir con él, sólo para probarlo. En adelante, todo había ido a peor.

Aún así, esa sensación de haberlo echado a perder, de verlo ahí odiándola, no era suficiente como para desear que nada hubiera ocurrido, borrar lo que había hecho y lo que había sentido. Lo que aún sentía. Se le daba bien la resignación, bajar la mirada y seguir adelante como pudiera, pero no en ese caso. No en ese momento, a pesar de los discretos pasos del elfo y posteriormente los de alguien más grande, caminando con decisión, acompañado.

-¡No, no te voy a dejar en paz! Voy a encontrar la manera de resolverlo, aunque no quieras, lo voy a hacer ¿Entiendes?

Dijo en un quedo murmullo, mirando a su alrededor por si había manera de saber qué harían, a dónde lo llevarían, o si ocurriría algo peor. Nada era una coincidencia, iban a valerse de su licantropía para algo que no terminaba de quedarle claro, él mismo ya lo sabía. Todo parecía sonar a demasiado poco. Too little, too late.

-¡Angus, detente! volvió a murmurar inútilmente cuando lo veía golpear los barrotes de desesperación y ella intentó un par de hechizos más que sirvieron para nada más que para terminar de frustrarse. Empezó a pensar en las cosas que ocurrirían si la encontraban ahí, quizás empeoraría lo que de antemano iba a ocurrir y empezó a ponerse paranoica.

-No tuve opción, Angus, no tuve... no quiero que sea la última vez que te vea. No lo será, tienes que creerme. Voy a resolver esto...

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Aquila Lillyvick
avatar
Aquila Lillyvick

Mensajes : 250
Fecha de inscripción : 10/09/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: El Encierro

Mensaje por Angus Finnerty el Sáb Oct 06, 2012 11:54 pm

Si Aquila realmente estaba dispuesta a encontrar la manera de resolverlo, si le estaba diciendo la verdad, Angus tenía que calmarse primero para encontrar una posible solución también o al menos, encontrarle una utilidad a la chica, aunque él nunca había actuado bajo ese tipo de preceptos. Tenía que ser cuidadoso, tenía que intentar calmar su furia porque si seguía de esa manera no iba a poder lograr nada. Ya había visto que era imposible salir de esa jaula, entonces tenía que pensar en otras maneras de dar sus avisos.

Respiró profundo y miró hacia el techo, el lugar de donde provenían las voces. Luego miró a Aquila y terminó acercándose a los barrotes para hablar con ella de cerca, ya no sentía tantas ganas de gritar, pero solo porque sentía que si Aquila estaba siendo sincera, era su única oportunidad de poder avisar a sus padres lo que estaba pasando. Confiar una última vez no iba a volver eso peor de lo que ya estaba hecho.

Si hubiera estado más cuerdo y más concentrado, hubiera exigido a Aquila que buscara a Peach para que le dijeran a su padre o le avisaran a alguien que pudiera presentarse sin miedo en esa misma casa, que lo sacaran de ahí antes de la luna llena. Le hubiera dicho algo como “¿Quieres resolverlo? Ahora tú traiciona a los tuyos”, pero Angus no estaba pensando con claridad y su única salida práctica en ese momento era simplemente encontrar la manera de que los barrotes desaparecieran.

-El daño ya está hecho Aquila, no hay nada que puedas hacer.-Le dijo con amargura agarrándose a los barrotes. Le dolían las palmas de las manos y también los nudillos. Conforme más pasaba el tiempo, más se deprimía. Nunca había estado en ese estado anímico y no sabía cómo manejarlo.

Ver a Aquila tratando de hacerle creer que lo sentía y llorando no le hacía al licántropo las cosas más sencillas. En alguna parte de él quería creerle, quería decirle que la entendía, que el miedo podía provocar en la gente cosas muy locas, pero no le quería creer, porque si lo hacía estaría vulnerable de nuevo a otra traición de ella. -Y yo tampoco puedo hacer nada por ti.

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
FICHA
avatar
Angus Finnerty

Mensajes : 258
Fecha de inscripción : 08/09/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: El Encierro

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.